espectaculos

Viernes, 30 de octubre de 2009

MUSICA › BOB MARGOLIN TOCO CON MUDDY WATERS

Blues de pura cepa

Cuando Bob Margolin conoció a Muddy Waters, éste ya era una leyenda viviente: bordeaba los 60 años y se lo consideraba, sin grises, como el padre del blues eléctrico de Chicago. Y Margolin era apenas un guitarrista blanco de Brooklyn, con 23 años y todo por hacer. Su primer paso fue la banda de Waters. Era 1973 y el prócer sumó al joven como compañero de ruta casi hasta el fin de sus días. “Haber tenido a un maestro musical de su magnitud fue una oportunidad para aprender. Traté de hacer lo mejor para mí y para darle a Muddy lo que él quería oír”, le dice Margolin a Página/12 a través del teléfono. Es la previa del recital que el guitarrista, más Willie Smith (bajo) y Bob Stroger (batería), los dos músicos negros que completaban la última banda de Waters, darán esta noche en el ND Ateneo (Paraguay 912).

El trío, devenido en la Muddy Waters All Star Band, fue el mismo que le puso sal a la decena de discos que Waters grabó antes de morir, en abril de 1983. Entre ellos, el sobresaliente Hard Again (1977) o King Bee (1981). Y se los puede ver “prendidos fuego” junto al legendario blusero en el clásico documental The Last Waltz. “Muddy fue uno de los pocos músicos que tuvo verdadero carisma. Ha influido a la gente, tanto con su música como personalmente. He tenido un montón de emociones mientras estuve en su banda, pero la mayor satisfacción fue haber tocado su blues con él en el escenario”, sigue Margolin.

El músico fundó su propia banda cuando Waters, cansado y poco antes de morir, colgó la guitarra. Lleva una decena de discos grabados, entre The Old School (1988) y el reciente In North Carolina, y unos cuantos premios que lo sindican como una especie de guardian de la tradición. “¿Cómo negarlo? Claro que me encanta el blues tradicional, e incluso los músicos de la antigua escuela de Chicago son mis mayores influencias, pero no siento que esté obligado a hacer todo por él. Aunque estoy seguro de que con los buenos músicos con quienes zaparemos en América del Sur vamos a tocar blues en su mayoría tradicionales. Espero que podamos disfrutar de sus contribuciones, incluso si no son tan tradicionales. Así es como crecemos”, sostiene Margolin.

–¿Qué momento atraviesa el género en Estados Unidos?

–Artísticamente es emocionante, pero hay muchas dificultades económicas. Estados Unidos debería estar orgulloso de que todo el mundo guste del blues. Me entusiasma lo que músicos de todo el mundo que aman el blues están haciendo por el género y sé que, pese a que nunca estuve allí, en la Argentina le han aportado un color interesante al género.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.