espectaculos

Martes, 14 de febrero de 2006

MUSICA › ESPERANDO A JOAQUIN SABINA

El día y la noche por una entrada

Los fans hicieron guardia frente al Gran Rex desde el sábado al mediodía.

Con bolsas de dormir o agazapados tras las frazadas, con sillas o pequeñas carpas, o –más improvisados– en el suelo, amenizando la espera con una ronda de mate con guitarreada, los fans de Joaquín Sabina hicieron guardia frente al Teatro Gran Rex desde el sábado al mediodía con el objetivo de conseguir localidades para los cuatro conciertos que el cantautor español agregó a su gira por Argentina. Cuando se abrieron ayer las boleterías a las 10 de la mañana, la cola superaba los 400 metros: allí estaban cientos de fanáticos uniformados con el rostro del artista en la remera y los imitadores que, con guitarra en mano, interpretaron durante toda la noche canciones del autor de 19 días y 500 noches para estirar la espera.

La popularidad de Sabina en Argentina quedó demostrada cuando las localidades para los cuatro conciertos que tenía programados originalmente en el teatro de la calle Corrientes se agotaron en apenas seis horas. Ante semejante demanda, los organizadores de la gira de presentación de Alivio de luto –el último disco del cantautor– decidieron añadir funciones el 28 y 29 de marzo y el 1º y 2 de abril a las previstas el 14, 15, 18 y 19 del mes próximo. También se agotaron en pocas horas las entradas para los conciertos de Sabina en el interior del país, que serán el 21 de marzo en el Estadio Provincial de Rosario, el 23 en el Orfeo de Córdoba y el 26 en el Polideportivo de Mar del Plata.

Como si jugara de local, el autor de Princesa –que hace cuatro años que no presenta un show en Argentina– no sólo convocó al público que lo viene siguiendo desde siempre. También atrajo a una camada de jóvenes que formaron fila durante toda la noche y el día para no quedarse afuera del gran evento. Mientras que las cuatro primeras fechas habrían sido acaparadas por los fans más antiguos, una recorrida por la larga cola frente al teatro de ayer reveló la presencia de una gran cantidad de chicos y chicas que presenciarán el show del español “por primera vez”.

Por ejemplo, una estudiante de medicina proveniente de la ciudad bonaerense de Pigüé, llamada Sabina –sí, curiosamente ése es su nombre–, confesó: “Es la primera vez que vengo a un show de Joaquín y estoy en la cola desde ayer a la madrugada”. Lleva de nombre el apellido del cantautor, aunque “no es por Joaquín, sino por una profesora de francés de mi mamá” y, sin embargo, afirma que el músico español la ha marcado con sus letras: “Me sirven para saber un poco más, conocer gente, especialmente chicos”, confesó la pigüense.

Para otros, especialmente los varones –algunos ya creciditos– que se inician en la sexualidad, Sabina es una especie de “prócer” del levante. Bruno, de 23 años y de Lanús, aseguró que para él las canciones del español son “todo un manual de frases para ganarse chicas”. Al igual que la estudiante, Bruno verá por primera vez una presentación en vivo del autor de Calle melancolía. También será la primera vez para Eva, de 20 años, quien prefiere a los chicos que escuchan a Sabina. “A ellos les facilita las cosas –aseguró–; Sabina cuenta historias muy buenas en sus canciones, que ayudan en la vida.”

Compartir: 

Twitter
 

La cola tuvo su premio: un ticket para alguno de los cuatro conciertos que debió agregar Sabina.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.