espectaculos

Sábado, 20 de julio de 2013

MUSICA › LA ORQUESTA TIPICA FERNANDEZ FIERRO PRESENTA SU NUEVO DISCO

“Esta música proponía un sonido nuevo”

Así explican Yuri Venturin y El Ministro las decisiones aplicadas a su nuevo material, que fue producido por Tito Fargo, que nunca se dedicó al tango, pero posee un largo y rico historial de experimentación sonora. Esta noche actúan en su propio club.

 Por Sergio Sánchez

La Orquesta Típica Fernández Fierro ya no es una joven promesa; se convirtió en referente para nuevas generaciones de autores de tango. Su aporte fue indispensable cuando el género estaba estancado. De a poco abandonaron a Pugliese, Piazzolla y Discépolo, y se animaron a construir repertorio propio, y privilegiaron la interpretación de obras de autores contemporáneos. Tan Idiotas Como Siempre (TICS), su quinto disco, da cuenta de su madurez y confirma su mirada actual. “Como punto de partida tomamos el sonido de la orquesta de Pugliese de los ’60 y ’70”, explica a Página/12 el contrabajista y director musical, Yuri Venturin. “Pero nos fuimos alejando cada vez más, en sonido, en la estructura compositiva y en la estética. Necesitamos que la materia prima para las interpretaciones sea acorde con nuestra estética actual, porque la orquesta ha avanzado.” El disco recrea la adrenalina y la fuerza escénica que los caracteriza cada miércoles en el CAFF (Sánchez de Bustamante 764), espacio que autogestionan desde 2004. Además, la FF presentará el disco hoy y el viernes 26 a las 23 en ese lugar.

En el nuevo disco, los músicos dejan de lado las piezas instrumentales y apuestan a la particular voz de Walter “Chino” Laborde. De los nueve temas, ocho son cantados. Y por primera vez decidieron convocar a un productor artístico a la hora de entrar al estudio. El camino los llevó naturalmente a Tito Fargo, quien nunca antes había producido un disco de tango. “Estábamos buscando un sonido y una forma de laburo más profesional en el estudio, queríamos trabajar con alguien que tuviera experiencia”, cuenta Venturin. “En un momento pensábamos si Tito era el productor apropiado. Porque la Fernández Fierro es algo que no existe: es tango, pero no suena como una orquesta tradicional. Propone un sonido nuevo. ¿Cómo encontrar un productor que sepa qué hacer con nosotros? Había que tirarse a la pileta... y creo que salió bastante bien.” La grabación y mezcla estuvieron a cargo de Walter Chacón.

“Rompemos con determinados moldes estéticos, pero no creo que la música de la orquesta sea menos solemne”, entiende Venturin sobre el modo descontracturado con que la orquesta se planta sobre el escenario, ejecuta cada instrumento e interpreta cada pieza. Sus trece integrantes no visten con traje, ni se peinan a la gomina. Su estética se adapta a estos tiempos. Desde el comienzo, de hecho, se los ligó con el rock. “Decir que alguien de nuestra generación para abajo no tiene influencia en el rock es como decir que no vivió en este planeta occidental”, enfatiza El Ministro, uno de los cuatro bandoneonistas. Venturin completa la idea: “Es el movimiento cultural más influyente en Occidente de la segunda mitad del siglo XX. Cuando empezaba la decadencia del tango, en los ’60, el rock estaba dando sus primeros pasos. Entonces es evidente que a nosotros, que somos de una generación muy posterior, nos ha marcado el rock”.

–¿Por qué apuestan al repertorio propio y a autores contemporáneos?

El Ministro: –No es casualidad que dos temas de TICS, “Milonga de luto”, de Juan Lorenzo de 34 Puñaladas; y “Puente Pueyrredón”, de Pablo Sensottera de Cuarteto La Púa, coincidan en una misma escena. Son bandas amigas que comparten una movida del under del tango que apuesta a los temas propios. Y los otros casos son Palo Pandolfo (quien ya colaboró en discos anteriores) y Alfredo “Tape” Rubín, que aportaron letras pensadas para la orquesta. De alguna manera, los incorporamos como miembros de la orquesta por la forma de trabajar los temas. Y después hay temas que escribió el Chino, Yuri y yo. En ese sentido, con el tango cantado buscamos también contar un poco nuestra historia y nuestra estética sin recurrir a los tangos viejos. No es que haya un desprecio por el tango viejo, al contrario, hay un conocimiento de la historia, pero hay también un desarrollo estético que nos hace elegir por dónde ir y por dónde no.

Yuri Venturin: –Creemos que la mejor manera de respetar a los grandes que hicieron este género es hacer nuestro propio camino y alejarnos cada vez más de lo que ellos propusieron en su momento. Siempre admiramos a los músicos que renovaron y revolucionaron el género en otras épocas. Pero lo que ayer fue revolución hoy es conservadurismo. Entonces nosotros siempre vamos a estar del lado de lo nuevo.

–Ustedes renovaron la forma de entender el tango. ¿El tango sigue mutando a través de grupos nuevos o está estancado?

E. M.: –Hay grupos que hacen cosas interesantes. Es muy diferente el panorama de cuando empezamos, hace doce años: las orquestas típicas eran institucionales, como las municipales. Hoy hay muchas orquestas y grupos que están en una búsqueda artística. Y eso que actualmente el tango no es sustentable si no hacés covers o clásicos. Muchos grupos están apostando al tango, a proyectos que quizá dentro de diez años pueden ganar más espacio. Años atrás era muy difícil armar un grupo y no pensarlo para tocar en restaurantes sino en bares, centros culturales. Armar una movida.

Y. V.: –Hay muchísimo movimiento. Cuando arrancamos era desolador. Una de las razones que nos movilizó para la orquesta era que no había grupos que quisiéramos ir a ver. Hay una generación nueva. Nosotros no somos la nueva generación. Hay chicos de 20 años que están haciendo tango nuevo y la mayoría de nosotros estamos llegando a los 40. Es otra generación también por la trayectoria de los grupos. Eso está buenísimo, porque el futuro será más rico. Así como en este disco agarramos cosas de 34 Puñaladas, en el futuro va a haber mucho más de donde abrevar.

–¿Creen que han trascendido al público de tango?

Y. V.: –Hoy ya no se sabe cuál sería el público de tango, porque es una palabra tan abierta que quizás hasta podríamos entender a ese público como algo estereotipado. Esta situación empezó a variar. El público que nos viene a ver tiene ganas de escuchar algo genuino, pasar un momento en un lugar agradable y conocer gente. Es todo un hecho social.

E. M.: –Está bueno lo que se está dando. Hay gente que le gusta escuchar música y de pronto se vuelve seguidora de un grupo de tango. Es algo raro, que no se daba desde la época de oro. Hubo una impasse muy violenta con las dictaduras.

Compartir: 

Twitter
 

“La mejor manera de respetar a los grandes que hicieron este género es hacer nuestro propio camino.”
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared