espectaculos

Viernes, 9 de agosto de 2013

MUSICA › MURIO JEANETTE ARATA DE ERIZE, PRESIDENTA DEL MOZARTEUM ARGENTINO

Formadora de músicos y espectadores

Desde su lugar en el Mozarteum, que presidió desde 1956 hasta ayer, supo equilibrar la programación de los nombres más consagrados con ciertas cuotas de riesgo. Miles de espectadores formaron su gusto musical gracias a los Abonos para la Juventud.

 Por Diego Fischerman

Hay una historia pública y otra, o más bien otras, personales. La primera tiene que ver con el efecto en la vida musical argentina de la trayectoria de Jeanette Arata de Erize, presidenta y factótum del Mozarteum Argentino desde 1956 hasta ayer, en que falleció a los 91 años. La segunda, con la manera en que la vida de todo amante de la música, en este país, fue maleada por las acciones de esta institución y le debe a su mentora varios –muchos– momentos trascendentes.

La historia pública es la que dice que por los conciertos del Mozarteum pasaron todos los grandes nombres de la música artística de tradición académica de los últimos sesenta años. Las historias privadas son las de músicos como Daniel Barenboim, que pudo volver a tocar en la Argentina –era desertor del Servicio Militar Obligatorio– gracias a las gestiones de Jeanette Arata de Erize, o la de los músicos que se formaron gracias a las becas y apoyos del Mozarteum (el notable pianista Nelson Goerner y la genial cellista Sol Gabetta entre ellos). Y, lejos del último lugar en importancia, la de los miles de jóvenes que gracias a los Abonos para la Juventud pudieron escuchar a la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam, a un cellista como Janos Starker, al Beaux Arts Trio o al Cuarteto Vegh. Es decir, si el Mozarteum sólo hubiera organizado conciertos para gente muy adinerada, trayendo al país a artistas de la talla de Barenboim, Pierre Boulez, los percusionistas de Strasbourg, Mariss Jansons, Zubin Mehta o Lorin Maazel, nadie dudaría de que su labor habría sido magnífica. Pero, además, se preocupó, de manera efectiva, por la formación de los músicos argentinos y del público. Tanto los Abonos para la Juventud, que siempre fueron realmente accesibles y para cuya adquisición el único requisito era ser menor de 25 años, como los Conciertos del Mediodía –aquel en que Barenboim dio una especie de conferencia ilustrada sobre una obra de Pierre Boulez ante unas 3000 personas quedará en la memoria de unos cuantos– fueron mucho más allá de las atribuciones esperables para una sociedad privada de conciertos.

Hija del cirujano argentino Dr. Luis Arata y de Valentina de Rutz de Lavison, originaria de Francia, Arata de Erize nació en Buenos Aires y le imprimió al Mozarteum un sesgo en el que siempre se equilibraron la programación de los nombres y repertorios más consagrados con ciertas cuotas de riesgo y hasta ocasionales vanguardismos. La Filarmónica de Viena, la de Nueva York, la de San Petersburgo, figuras de la danza como Jiri Kyllán o Rudolf Nureyev, los cuartetos Alban Berg, Hagen, Guarnieri y Emerson, Mstislav Rostropovich, Claudio Arrau, Wilhelm Kempff, Friederich Gulda, Hans Hotter, Pablo Casals, Anne-Sophie Mutter, Jose Van Dam y Felicity Lott, entre muchos otros de los que dibujaron el perfil musical del último medio siglo, tocaron en este país gracias al trabajo del Mozarteum y de Arata de Erize.

Reconocida tanto en la Argentina como en el exterior, Arata de Erize mereció, entre otras distinciones, el Diploma de Honor de la Organización de Estados Americanos, la condecoración como Caballero y Comendador de la Orden del Mérito del gobierno de Italia y la Medalla de Oro a la Cultura Italiana en Argentina, como Oficial de la Orden de Bernardo O’Higgins de la República de Chile, la Orden al Mérito de Plata, Orden al Mérito de Oro y Medalla Nikolai y Medalla Mozart de Plata, de Austria, Austria, la Orden al Mérito en el Grado de Comendador de Plata y, en la Argentina, el reconocimiento como Personalidad Emérita de la Cultura y la distinción como Embajadora Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

Jeanette Arata de Erize tenía 91 años.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.