espectaculos

Miércoles, 14 de agosto de 2013

MUSICA › VIVI POZZEBóN PRESENTA SU NUEVO DISCO, MADRE BAILE

“Al final el baile nunca falla”

Tras su experiencia en el grupo vocal DeBocaEnBoca, Pozzebón se lanzó a una carrera solista en la que se anima a la experimentación con ritmos muy diversos y que le permite abrazar el más auténtico cuarteto cordobés. Mañana actúa en el Teatro del Viejo Mercado.

 Por Karina Micheletto

Entre las músicas verdaderamente actuales, esas que suenan distintas porque aparece allí una matriz propia, la de la cordobesa Vivi Pozzebón figura entre las más destacadas, hecha tanto de exploración como de registro de las raíces. Y expansivas, y contagiosas, porque el sello rítmico de esta percusionista y cantante abarca canciones hechas de cuarteto –en su sonido tradicional, con un homenaje a La Leo–, cumbia, chamamé, samba o “chacarera festejo”, todas bien ATB: Aptas para Todo Baile. Ahora Pozzebón trae su disco Madre baile, y con él su arsenal de percusión afrolatina, al escenario del Teatro del Viejo Mercado (Lavalle 3177), acompañada por una banda de cinco integrantes. Y también por invitados especiales: en la función de mañana a las 21 se sumarán Liliana Herrero y Diego Sánchez, de La Bomba de Tiempo. El viernes, a la misma hora, estarán Mara Santucho (integrante de Los Cocineros) y el dúo A&Q, de Jorge Araujo y Quintino Sinalldi.

En su formación anterior, el recordado combo de voces femeninas DeBocaEnBoca, Pozzebón ponía en juego su solvencia vocal. En su carrera solista inició una exploración rítmica, que en este disco suena como un viaje por los sonidos y matices de las músicas de origen latino y afro. Un viaje muy marcado por lo festivo y celebratorio y por ese baile que propone ya desde el título. “Madre baile”, la canción que da nombre al disco, es un homenaje a Leonor Marzano, la pianista creadora de el ritmo folklórico cordobés: el cuarteto. Tan identitario, que recientemente fue declarado “patrimonio cultural” de la ciudad de Córdoba.

“Madre baile” tuvo un video que puede verse en YouTube, al que ahora se suma el de “¡Qué linda parejita!”, todo un descubrimiento de mixtura en la “chacarera-festejo”, que en su letra juega con didáctica rima: “Una nace del cajón, la otra va con el bombo, juntando el 3 y el 2, el latido es uno solo”; “Una viene de Santiago, otra del negro Perú, ay qué linda parejita de la América del Sur”. Allí, además de los integrantes del dúo Coplanacu, que ponen voz y bombo, aparece Bam Bam Miranda, de origen peruano, pero cordobés por adopción, un icono del cuarteto por su participación en la banda de La Mona Jiménez. Esa fue probablemente su última grabación, un mes antes de su muerte.

“El mes pasado se cumplieron dos años del fallecimiento de Bam Bam y me pareció un lindo homenaje lanzar el video en el que participa para esa fecha”, cuenta la percusionista en diálogo con Página/12. “Nos conocíamos, pero nunca lo había llamado a participar de un proyecto mío”, recuerda. “Cuando le hice escuchar ‘Madre baile’, que todavía no estaba terminada, le pregunté: ¿Qué te parece, Bam Bam, qué onda le doy, lo tiro para el lado del sonido más antiguo de cuarteto o lo hago más actual, con percusiones? ‘¡No, esto es cuarteto-cuarteto! ¡Le tenés que poner un violín como si le pisara la cola al gato!’, me dijo. Enseguida él mismo llamó a sus compañeros de la banda de La Mona, y así fue como grabé con el pianista Martín Rosel y el acordeonista Gabriel Franco, que tenían todo listo para ayudarme con ese sonido. Quedó un cuarteto bien tradicional. Bam Bam ayudó a definir esa sonoridad, me convenció rotundamente, fue una parte muy importante del disco.”

–Y desde entonces, ¿qué fue pasando en este tiempo en que rodó el disco?

–Primero, tuvo mucha repercusión en Córdoba con el tema del homenaje a La Leo. Y siento que me afiancé como propuesta musical, la gente ya me reconoce, se va ampliando el público. Como tiene tanta diversidad de ritmos y de temáticas, algunos se sienten más identificados con unos temas que con otros. En cuanto a lo musical, la banda fue cambiando de formaciones y músicos, y ya ha afianzado un sonido que es diferente del disco. Como es lógico, en el disco hay algunas bases electrónicas que en el vivo no están o sobregrabaciones de percusiones. Pero la banda es lo suficientemente flexible como para adquirir distintos formatos: podemos ir a una fiesta de madrugada con todo el power y actitud rockera o a un lugar con piano y contrabajo, bajando un cambio, proponiendo escuchar más los arreglos.

–¿Y estas fechas cómo serán?

–El formato tira más a lo acústico, pero seguro que al final se arma el baile, eso nunca falla. Aún acústico, el power está presente.

–¿Qué opina de que el cuarteto haya sido declarado patrimonio cultural de la ciudad de Córdoba y materia de estudio en las escuelas?

–Creo que es un reconocimiento importante, más allá de los intereses políticos que pueden haber atrás de esa declaración. Es el reconocimiento a un género que es parte de la cultura de la ciudad, como puede ser el tango en Buenos Aires. Yo lo asocio a un resurgimiento en general del género, a un interés de las nuevas generaciones de músicos por conocer sus raíces. Hoy hay muchos grupos que están tomando al cuarteto como un disparador, mixturándolo con el rock, por ejemplo. Están tomando el cuarteto como un ritmo más de Latinoamérica, haciéndolo propio y fusionándolo con otras expresiones. Está bueno para que siga creciendo y no sólo quede en un ghetto de la música de cuarteto. También empiezan a aparecer otras letras: el grupo Nenes Bian, por ejemplo, sacó un primer disco con ritmo de cuarteto, pero las letras son muy graciosas, nada que ver con la temática típica del género. Creo que es un momento genial para el cuarteto, de gran apertura. Bienvenido sea.

Compartir: 

Twitter
 

“Hay un interés por conocer las raíces del cuarteto.”
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.