espectaculos

Viernes, 8 de noviembre de 2013

MUSICA › LUCIANA JURY PRESENTA SU DISCO EN DESMESURA

Colores vocales de un sentimiento

 Por Sergio Sánchez

Intensidad. Profundidad. Dramatismo. Plenitud. Dolor. Las palabras no alcanzan para describir el canto de Luciana Jury. Lo cierto es que su voz es la manifestación más genuina de sus emociones. Rompe su garganta sin demasiada premeditación y, de esa forma, se sale del canon, de los estándares musicales. La cantora, guitarrista y compositora bonaerense sorprendió hace dos años con su disco debut, Canciones brotadas de mi raíz, y ahora acaba de sacar otra joya para seguir renovando el cancionero popular, En desmesura. “Los colores que aparecen en mi forma de cantar devienen de un sentimiento, de una vida sentida, dolida, gozada, disfrutada –entiende Jury–. El canto es la resultante de todo eso. Pero no me propongo un estilo ni trato de llegar a ese lugar, porque eso sería mentiroso. Quien transita las disciplinas creativas lo hace libremente, no se propone ningún objetivo. Yo trabajo de esa manera intuitiva. Mi manera de vivir se revela en esta sonoridad y cada una tiene la suya.”

El disco, que presentará hoy a las 22 en el CAFF (Sánchez de Bustamante 764), abre con una audaz versión de “Post-crucifixión”, de Pescado Rabioso. Jury no incluyó el clásico riff introductorio, sino que prefirió poner el acento en la letra y la poesía de Spinetta. “No me gusta todo el repertorio de Spinetta ni lo conozco en su totalidad –cuenta Jury–. Pero sí conozco perlas maravillosas que nos ha dado. Cada vez que escuchaba esta canción, me mataba la letra. Pero había desechado de plano el riff desde la primera vez que la escuché. Entonces se me ocurrió hacerla, pero con percusión y voz. Me ayudó a darle un frescor generacional desde lo musical, porque interpretar a Spinetta también habla de mi tiempo. Funciona como el comienzo de un relato desmesurado del que habla este disco. A mucha gente le pasa que no sabía de qué hablaba la letra. Endulzaban tanto el oído con la intensidad de la guitarra eléctrica y la pentatónica que la letra pasaba a un segundo lugar.”

Sobrina de Leonardo Favio e hija del escritor y guionista Zuhair Jury, se dio a conocer con el disco Maldita huella (2008), a dúo junto al guitarrista Carlos Moscardini. Su nuevo trabajo reúne principalmente canciones anónimas, pero también hay composiciones de autores como Violeta Parra (“Como el roble en el verano”) y Gabo Ferro (“Tu amor es como el hambre”). Y una compuesta con su padre, “En desmesura”. “En este disco estoy presentándome, desnudándome un poco más, y ofreciendo otras posibilidades para mí, en principio, y después para el que escucha. Pero no me interesa ser una cantora solamente folklórica. Esa es mi raíz, pero el camino sigue. Me sirvo de la música para poder drenar el dolor humano. Esa circunstancia hace que haga un disco transgénero, en donde pueda tener uno de los temas más rockeros de Spinetta o poder cantar una canción de Gabo Ferro, que es uno de los compositores que nos está partiendo la cabeza a más de uno.” Hay una clara afinidad en el modo de entender la música entre Jury y Ferro. “Siento que sus canciones son buenos trajes que me quedan como a medida. Fue una luz haberlo encontrado.”

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.