espectaculos

Martes, 28 de enero de 2014

MUSICA › CAMBAS EN LA PRóSPERO MOLINA

Entre culturas

 Por Cristian Vitale

Juan Carlos Cambas era arquitecto, pero ya no lo es. Cuando tuvo que irse del país, acuciado por la crisis de 2001, el destino que lo esperaba tendría mucho más que ver con sus entrañas que con su cerebro. “Dejé la arquitectura, pero jamás pude dejar la música”, refrenda él, tendiendo sus palabras sobre un momento nodal para su vida: el autoexilio en Galicia, donde vive hace doce años, y desde donde se define –y defiende– como un puente entre culturas. No sólo hace las veces de fino pianista y embajador del folklore argentino (su disco Almas en el viento es prueba de ello), sino que también provoca conciertos, cruces y cruzadas, vinculados con los lazos culturales entre ambas geografías. “Los primeros tres años en Galicia los viví con la cabeza acá, la pasé muy mal. Trabajé de mozo once horas por día, no podía hablar de mi vida con nadie... muy bravo”, se descarga para, visiblemente más calmo, empezar a contar sobre sí y sus circunstancias. Lo primero es Argentinos, todos somos uno, el espectáculo que viene preparando hace dos meses para mostrar el jueves 30 de enero en el Festival de Cosquín. “Es un concierto temático, cuya idea se basa en qué significa ser culturalmente argentinos”, define.

–¿Y qué significa?

–Que somos la cultura ancestral y sus ritmos, más todo lo adquirido con las inmigraciones: la zamba, influida por la música popular española; la cifra, por la seguidilla andaluza; la milonga por lo lusitano...

Cambas pondrá su espectáculo en órbita coscoína junto a la aerofonista norteña Micaela Chauque, el acordeonista Martín Crespo, el tecladista Mariano Fernández y la cantante Angela Irene, entre otros. “Va a haber una pantalla con imágenes, reportajes y secuencias de Mercedes Sosa, Luis Landriscina y Eduardo Falú, y piezas relacionadas con el NOA, o el desarraigo, como ‘Pueblito, amor eterno’, que habla de que uno, aunque esté en otro sitio, sigue perteneciendo al lugar donde nació. Los que vivimos afuera siempre nos preguntamos si uno es del lugar donde nace o del que le da de comer, y yo creo que uno puede ser de más de un lugar, sin perder sus raíces. En este sentido, también hago ‘Levántate y canta’, basado en una carta de esperanza que le hizo Héctor Negro a César Isella, cuando éste la estaba pasando mal en el exilio”, detalla el pianista y se entusiasma con el contexto: “Este es el primer año que no me ponen después de Jorge Rojas y está bueno, porque le dan una hora y capaz toca media más”, se ríe, en la previa de su cuarta presentación en el festival.

–Los claroscuros de Cosquín...

–Sí. La verdad es que es un escenario en el que hay que estar, porque te ven 17 millones de personas en vivo... Es el festival más importante de América latina, pero pasa que hay gente que tiene que estar y no está, y gente que está y no tiene que estar. El amor-odio con Cosquín siempre pasa... Parece que todo es el mismo disco, ¿no? También veo en Cosquín algo que me preocupa y es que la gente joven toma los referentes equivocados y entonces va para cualquier lado: Los Nocheros no son un referente y el Chaqueño Palavecino tampoco... Los referentes son los que están en la base de nuestra música: y a partir de que entiendas eso, podés crear todo lo que quieras.

–De todas formas, hay un brazo generacional que toma otros referentes: a Falú, a Palorma, a Larralde...

–Sí, pero es lo que menos se ve. Para mí, es lo que menos se ve.

Cambas vive en Villagarcía de Arosa, una ciudad gallega con mar, mucha lluvia y montañas, donde moran 35 mil habitantes y yace distante 50 kilómetros de Santiago de Compostela y otros tantos de Vigo. Allí está el comando cultural desde el que imagina -–y concreta– sus cruces y encuentros. Desde el que pensó –y va concretando– el disco + DVD El viaje, que ensambló al actor español José Sacristán con un poema de Suma Paz; a Héctor Alterio con otro de Yupanqui, y a Dulce Pontes –cantante portuguesa con la cual trabaja– con un tango. “En España conocen mucho nuestro folklore, conocen a Mercedes Sosa, a Jorge Cafrune, a Los Chalchaleros, a Yupanqui, pero en un momento hubo un blanco y yo desperté ante él: algo había que hacer. Nuestro folklore es tan rico que vale la pena mostrar”, sostiene Cambas, también motor del festival “Cosquín en Galicia”, por donde pasaron, entre otros, Jaime Torres, Juan Iñaki y León Gieco, de la misma manera que Almas en el viento / Música Argentina de raíz,su último disco, se impregna de las voces y las interpretaciones de Mercedes Sosa, Eduardo Lagos, Jairo y Raúl Carnota. “Tendí el puente como un desafío y ya... el Atlántico es menos ancho de lo que se cree”, cierra.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.