espectaculos

Miércoles, 18 de febrero de 2015

MUSICA › EL DúO KARMA OFRECE CONCIERTOS íNTIMOS PARA BEBéS Y EMBARAZADAS

Canciones tejidas con hilos de dulzura

Los cubanos Fito Hernández y Xóchitl Galán pensaron conciertos en espacios reducidos y pensados desde la calidez, para niños menores de 2 años y para embarazadas y quienes las acompañan.

 Por Karina Micheletto

Los cubanos Fito Hernández y Xóchitl Galán son a esta altura un poco argentinos “por adopción”, habituales visitantes a estas tierras y entusiastas viajeros por sitios varios. Ellos forman el Dúo Karma y lo que hacen tiene tanto de las raíces más profundas y representativas de sus propias tierras, como del oficio tan viejo como universal del trovador. Desde estas raíces hacen música pensada para chicos (como la que seguirán presentando en marzo con Vámonos de viaje), para grandes (como la que grabaron en el bello Mundo sonajero), música que cruza edades, como suele suceder. Mientras siguen trabajando en estos proyectos armaron dos conciertos especiales y pequeños: Regazo, un “concierto íntimo para bebés”, pensado para oyentes de menos de 2 años, y Nido, para embarazadas “y quienes las acompañen en este proceso único”. El escenario y el entorno de Casa Matienzo (Matienzo 3136) se prepara para estas ocasiones los sábados de febrero a las 18 (para Regazo) y los jueves a las 19 (con Nido).

Sonoridades delicadas, espacios pequeños, pensados desde la calidez, canciones que pueden acompañar los primeros vínculos, son la marca de estos espectáculos, que en ambos casos tienen un cupo limitado de público por las características de la propuesta (se recomienda reserva previa a [email protected] o al teléfono 4554-9217). Allí, con los hilos de dulzura que son otra marca de su obra, los cubanos van hilvanando algunas canciones “para grandes”, otras “para chicos” (con todo lo relativo de esta clasificación) y otras nuevas, creadas ad hoc. Como la flamante “Fluye la naturaleza”: “Estrella que has deslumbrado, brújula de las certezas, pecho que levanta el vuelo, fluye la naturaleza...”.

“En ambos casos, son invitaciones a conciertos muy íntimos, a un ambiente y una escucha especial”, advierte Xóchitl Galán, cuyo nombre que significa “flor” en lengua nahuatl. “En el caso de Nido, lo pensamos como un concierto íntimo para embarazadas, pero también para los afectos de la embarazada, quien quiera acompañar esa experiencia con ella, su pareja, sus padres. La idea es compartir, siempre entre adultos, la energía que tiene ese momento único de la gestación. Ahí donde aparece esa confianza enorme con toda la potencia de una madre, pero también ese pensar ‘cómo será la vida que estamos dando’, todas las dudas, y hasta los temores. Proponemos canciones que hemos seleccionado rigurosamente desde hace algunos meses, por su poesía, o porque su contenido tiene que ver con esa energía, con lo sensorial. Y sumamos las canciones que hemos compuesto para este momento, entre Cuba y la Argentina.”

Musicalmente, esas canciones tienen mucho que ver con la influencia de la música afro, esa raíz de la música cubana, ese afluente de tambores que aquí funciona, describen los músicos, “ligado a lo nutricio”. El modo en que está intervenido el ambiente también aporta a la idea de Nido, con grandes esferas blancas, una luz cálida, la disposición circular en la rueda de canciones y todo dispuesto para la comodidad, también física, de las y los asistentes, no más de veinte por concierto.

Los sábados, los destinatarios de tanto primor en forma de canciones son los bebés, convocados en Regazo. Una propuesta también íntima, también muy orientada a lo sensorial, en este caso adaptada para que los pequeños de menos de dos años sean los que estén cómodos y puedan interactuar. “Aquí incluimos algunos temas de Vámonos de viaje y de En guarandinga por toda Cuba (el disco que grabaron con Rita del Prado, toda una referencia de la música infantil), aquellos que notamos, después de tantas presentaciones en todo este tiempo, que llaman mucho la atención en estas edades. Sucede algo muy hermoso cuando los padres descubren a sus hijos muy pequeñitos así de entusiasmados con la música, vemos que se emocionan y eso, a su vez, es muy emocionante”, cuenta Fito Hernández.

Pareja también “en la vida real”, Galán y Hernández no han pasado por la experiencia de un embarazo pero, cuentan y se les nota, la idea les ronda cerca. “Hemos tenido varias amigas esperando bebés y todo ese mundo, que para nosotros es cercano porque trabajamos mucho para niños, nos resulta fascinante. Es algo que nos intriga y nos parece lo más increíble en la vida de un ser humano. Nos empezaron a caer los temas nuevos a partir de lo que piensan y sienten los amigos embarazados, pero por supuesto también aparece lo que pensamos y sentimos nosotros”, dice Galán. “Tiene mucho que ver con el momento que estamos viviendo, entre un país y otro, queriendo buscar esa felicidad. Es un tema que estamos pensando seriamente desde hace tiempo”, completa Hernández.

Así planteado, Nido y Regazo componen una suerte de trilogía con los conciertos “grandes” que el Dúo Karma ya prepara para el 8 y 15 de marzo en el Teatro Picadero. Ese será un concierto donde finalmente podrán coincidir las embarazadas, los bebés, y los que estén libres de una u otra condición, tengan la edad que tengan. “Siempre defendemos la idea de hacer música para todas las edades, y nos está pasando que a los conciertos para niños va gente que no tiene hijos, y a los conciertos para adultos van padres con sus hijos. Es genial, estamos felices con eso”, dicen los cubanos.

Compartir: 

Twitter
 

El Dúo Karma presenta Regazo los sábados y Nido los jueves.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.