espectaculos

Miércoles, 15 de junio de 2016

MUSICA › EL DúO BERNSTEIN-FIORE Y CANCIONES DE LA PATRIA GRANDE

“Historias en las que podemos reconocernos”

 Por Cristian Vitale

Un piano y una voz pueden bastar para condensar tres fines en uno: plantar bandera firme ante un mundo cambiante, traducir la intención en canciones y abrir fronteras. Esta fue la fórmula que Leo Bernstein, al piano, y Gabriela Fiore, en canto, creyeron acertada para seguir insistiendo en una idea que, como la historia, tiene sus ciclos: la de Patria Grande. “La expresión ‘patria grande’ representa, para nosotros, el deseo de unidad y grandeza que soñaron nuestros libertadores para los pueblos latinoamericanos, y estas composiciones de autores de distintos países de la región hablan de esto”, explica Bernstein, englobando el fin del disco cuyo nombre habla por sí: Canciones de la Patria Grande. “La finalidad es compartir y comunicarnos con el público a través de estas canciones, que son parte de nuestro patrimonio cultural y nuestra identidad”, extiende el músico sobre las doce versiones que el dúo estrenará el viernes 24 de junio en el Teatro Municipal de Quilmes (Mitre 721).

Y si de músicas de la patria grande se trata, sería injusto soslayar a un Hamlet Lima Quintana, por caso, con su “A veces cuando pienso”; a Silvio Rodríguez, a través de “Q–uien tiene viejo el corazón”, o a una Violeta Parra que vuelve a nacer mediante la perpetua “Gracias a la vida”. “La idea de hacer este disco surgió de la necesidad de plasmar en una grabación un repertorio que venimos trabajando desde hace años, y, creemos, se encuentra en un buen punto de maduración”, apuntala el pianista que, bajo la aprobación tácita de la cantora, destaca otras versiones, como la de “La flor de la canela” de Chabuca Granda. “No sólo por la historia que relata, sino también porque nos acompaña hace mucho tiempo, lo que nos permitió ir encontrando nuestra forma de contarla”, dicen. También el “Himno a San Martín” –central para ir a las entrañas del trabajo– de Arturo Luzzatti y Segundo Argañaraz, que eligieron para tocar durante la celebración del bicentenario, cuando germinó el dúo.

“El himno nos parece no sólo una bellísima obra desde el punto de vista musical, sino también en el contenido que relata, porque realza precisamente la figura de uno de los padres de la Patria Grande”, refrenda Bernstein, que tampoco quiere obviar un clásico de Julio Lacarra: “A quien doy” porque “pone en valor el concepto de la honradez como una de las más altas virtudes humanas”, rescata el pianista sobre esta canción que grabaron junto al mismo Lacarra y a Florencia Suárez, en voces. “Estoy convencido que en la poesía de estas canciones se describen los valores, las costumbres, la geografía, las preguntas y realidades que vive nuestra gente, porque cuentan historias en las que podemos reconocernos; nos incluyen; nos hacen sentir parte de un colectivo”, enfatiza Fiore. “Y más hoy, que la región está atravesando un momento muy triste y difícil, en el que se está logrando, nuevamente, fragmentar a los pueblos, destruyendo el tejido social a través del cual se construye pertenencia e identidad. Y nuestro país no es ajeno a este proceso”, sentencia el pianista, que compuso la única pieza propia del disco: la zamba instrumental “Benteveo”, inserta en un marco estético que no descarta arreglos en clave de jazz o música clásica pero que, en esencia, responde a un hilo conductor: la música sudamericana, y su utilidad como factor de unidad entre los pueblos de la región. De pertenencia a una raíz común.

Compartir: 

Twitter
 

“La expresión ‘patria grande’ representa el deseo de unidad y grandeza.”
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.