espectaculos

Sábado, 22 de octubre de 2016

MUSICA › MAGIC NUMBERS, HOY A LAS 18.25

Nuevos caminos

 Por María Zentner

Cuando era chico, Romeo Stodart encontró a su mamá y a su tía llorando en una habitación. ¿El motivo? Estaban escuchando música. Una canción muy triste las había puesto así. El pequeño Stodart no podía entender el porqué de tanta tristeza: “Sabía que existía esa emoción, aunque no entendía de qué se trataba la canción. Ése fue mi primer contacto con el poder de la música y lo que puede hacer en las personas. Todavía busco eso hoy. Cuando escucho alguna canción que aparece y me sorprende, sigue siendo inspirador para mí”, relata el compositor, vocalista y multiinstrumentista de The Magic Numbers, en diálogo telefónico con Página/12. Personaje ya habitual en estas tierras (ésta es la sexta visita del grupo al país), se prepara para tocar en el Personal Fest tras una fecha en Niceto Club. Su show en el festival será hoy a las 18.25, en una fecha de la que participarán Andrés Calamaro y Richard Ashcroft, entre otros. “Cuando hacemos shows más pequeños, podemos hacer temas más tranquilos, canciones que quizá no tenemos tanta oportunidad de tocar. Dependiendo de los ambientes, tocamos diferente: la misma canción tiene distintos humores. Para un estadio, preparamos un set más rockero, de canciones más rápidas, más inmediatas. Queremos que el público esté contento. Disfrutamos de todo: de los festivales y también de tocar en clubes”, comenta Stodart. Y habla desde la experiencia: solamente en la Argentina, tocaron en grandes escenarios festivaleros (incluido uno “random”, auspiciado por una marca de chicles, y uno en la playa, en Mar del Plata) y en lugares más pequeños, con mayor intimidad.

–El último álbum, Alias, presenta un cambio de estilo bastante pronunciado. Lo que antes era alegre o dulce, allí es profundo, reflexivo, hasta un poco oscuro. ¿Lo buscaron o simplemente pasó?

–Creo que simplemente pasó. Nos dimos cuenta, mientras íbamos haciéndolo, de que era muchísimo más oscuro en algunos aspectos. Sobre todo en las letras, porque mi vida era una especie de desastre, la verdad. Estaba muy confundido. Acababa de salir de una relación. Por eso Alias resulta mucho más introspectivo. Fue una especie de terapia.

–¿Y en el aspecto musical?

–También, puede ser. Afortunadamente, mi vida está mucho mejor ahora. Es gracioso: empezamos un nuevo álbum y ya vislumbro que estoy escribiendo de manera muy diferente que el anterior. No quiero decir que éste será optimista o feliz, sigue siendo algo oscuro... Creo que lo que pasa es que me acostumbré a sentirme mal (ríe). En este nuevo álbum, la música es mucho más alegre, creo que vuelvo a disfrutar, que con la banda nos sentimos rejuvenecidos, que somos muy felices de volver a tocar los cuatro juntos. Es un disco interesante, el que estamos haciendo. Líricamente, esta vez las canciones son menos personales. Es nuestro quinto disco: no quería seguir escribiendo una y otra vez las mismas letras de amor, relaciones y pérdidas. Ahora estoy tratando de escribir más a partir de observar a las personas, canciones basadas en personajes. Creo que en este momento estoy en un lugar diferente de mi cabeza.

–¿Algo relacionado con la madurez?

–Sí. Definitivamente.

–¿Qué define el sonido de una banda?

–En nuestro caso, el sonido está definido más que nada por las voces. A veces, cuando estamos trabajando sobre las músicas, encontramos todo tipo de influencias, pero sí tenemos un sonido que aparece en el momento en que empezamos a cantar: ahí están The Magic Numbers. Durante los doce años que llevamos juntos, en algunos momentos pensé “oh, no quiero sonar de esta manera, probemos esto otro”. Pero el tema es que siempre vamos a sonar como nosotros mismos. Así como Neil Young suena como él. O Bob Dylan. Aunque hagamos cosas diferentes, siempre tendremos nuestro ADN. Y aprendí a disfrutar de esas diferencias.

–¿Tienen un sonido definido pero siguen buscando su estilo?

–No sé si “buscando un estilo”, más bien, “contentos de poder tener varios estilos”. Luces y sombras. Encontrar matices. Y, también, no forzarlo. Con este nuevo álbum, realmente traté de no forzar nada, en el sentido de “tenemos que lograr este tipo de disco”. Simplemente, tocamos y dejamos a las canciones que crezcan fuertes, y que digan algo.

–En “Roy Orbison”, de Alias, habla de “This life of song” (“esta vida de canción”). ¿Es una metáfora de la vida del músico?

–La mayoría de las canciones que escribo están basadas en mi vida y mis experiencias. Cada uno de nosotros viste sus experiencias. Las llevamos puestas: se notan en el rostro. Cuando conocés a alguien, podés darte cuenta de lo que ha pasado en su vida. Creo que a lo que me refiero con this life of song es a todas las cosas que te pasan, la vida, lo que estás cantando, básicamente. Y ser músico y poder expresarte a través de las canciones es cantar tu vida.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared