espectaculos

Sábado, 4 de agosto de 2007

LITERATURA

Celebración con críticas

La escritora mexicana Elena Poniatowska, que recibió en Caracas el premio Rómulo Gallegos por su novela El tren pasa primero, emprendió en su discurso un viaje a las profundidades de América latina. Empezó con el ferrocarril y una reflexión acerca del significado que este medio de transporte ha tenido en los países latinoamericanos. “Las vías del tren, los rieles, son nuestros paralelos y nuestros meridianos. Cubren la gran llanura de América latina como antes la marcaron las pequeñas huellas de los pies en los códices prehispánicos”, expresó. Recordó a Gallegos, el escritor venezolano, a quien conoció hace casi medio siglo, cuando él era un ex presidente derrocado y exiliado en México, y ella una joven e inquieta periodista, pero lo hizo para analizar el destino de la región. “Si después de la Independencia de España, (José) Martí, (Simón) Bolívar, (Antonio José de) Sucre, hablaron de la necesidad de unirnos, las guerras fronterizas por salidas al mar o por territorios nos minaron. Ya no supimos querernos. Europa lo ha entendido muy bien y ha unificado sus fronteras, su moneda, que es muy fuerte. ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestros países que comparten economía, costumbres, religión, gustos, el mismo rencor contra Estados Unidos, el mismo idioma?”, subrayó. La edición XV del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos recibió este año 229 obras de autores de 18 países.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.