espectaculos

Domingo, 22 de febrero de 2009

CINE › LA ARGENTINA QUE ASPIRA A UN OSCAR

De guerras y exilios

Flora Fernández Marengo produjo el film The Betrayal, de la estadounidense Ellen Kuras, que está nominado como Mejor Documental y refleja la historia de una familia laosiana.

 Por Oscar Ranzani

Existe una esperanza argentina en la entrega de los Oscar: si bien Leonera no pudo ser, una joven argentina tiene posibilidades de festejar esta noche. Flora Fernández Marengo produjo el documental The Betrayal (Nerakhoon), dirigido por la norteamericana Ellen Kuras, que está nominado en la categoría Mejor Documental. Flora es una productora independiente en la tierra de las majors. Y cuenta que ya había trabajado previamente como productora de películas en las que Kuras fue directora de fotografía (Kuras tuvo ese rol con Martin Scorsese, Michel Gondry y Spike Lee, entre otros destacados realizadores), y que ahora debuta como realizadora con The Betrayal. “El documental refleja la historia de una familia en Laos y las consecuencias que la guerra y la política externa de Estados Unidos tienen sobre esta familia, cuyos integrantes se ven obligados, eventualmente, a exiliarse y a insertarse dentro de la cultura norteamericana. Y cómo eso desarma la unidad básica de la sociedad que es la familia”, cuenta Fernández Marengo sobre el film que se estrenará en marzo en la Argentina.

El material fue filmado durante 23 años porque Kuras estaba muy interesada por aquel entonces “en hacer un trabajo de antropología, sobre todo en países asiáticos, ya que es lo que ella estudió”, comenta Fernández Marengo. “No sabía lo que iba a hacer porque todavía no era directora de fotografía. Empezó a filmar cosas para esta película, que era un proyecto de investigación que estaba haciendo. Y decidió que quería estudiar Laos. Así conoció a Thavisouk Phrasavath, que es el protagonista. Cuando decidió aprender sobre Laos empezó a hablar con Thavi. Ellen encontró la historia muy interesante y decidió ponerle la cámara a él. Y a partir de ahí surgió”, agrega la productora sobre la historia de este hombre y su familia, que debieron emigrar de su país para sobrevivir a la guerra.

–¿Cómo fue el trabajo de producción?

–Tuvo más que ver con encontrar la historia. Fue un poco al revés de lo que se trabaja normalmente porque generalmente antes hay un guión y se filma. En este caso, había un montón de material filmado y había que encontrar la historia. Así que hicimos el proceso un poco al revés. Después, tuvimos que llenar los baches de las cosas que no estaban.

–¿Qué mirada tiene la película sobre la acción militar de Estados Unidos?

–Es una mirada objetiva. Tan solo está contando una historia que sucedió y que el gobierno norteamericano todavía no reconoce como un hecho pero que sí lo es.

–¿No es un film de denuncia, entonces?

–En un punto sí, porque la guerra que ocasiona Estados Unidos en Laos con el fin de ganar la guerra de Vietnam ellos la llaman “La guerra secreta” y la encubren dentro del conflicto bélico de Vietnam con la excusa de “estamos ayudando a Laos”. Pero, en realidad, lo que hicieron fue generar mucha destrucción con el fin de ganar la guerra de Vietnam.

–¿De qué manera la película reflexiona sobre la guerra de Vietnam?

–No sé si sobre la guerra de Vietnam pero, en general, sí sobre las familias que se ven obligadas a emigrar por las guerras. Ahí sí hay una gran conexión y es un tema bastante universal.

–¿Qué posibilidades cree que tiene el documental para ganar el Oscar?

–Creo que estamos bien posicionados en el sentido de que somos una de cinco. Aunque, en realidad, yo creo que somos una de tres que son fuertes contrincantes. Hay que ver. Este año hay muy lindo material en la parte de documentales.

–¿Qué repercusión tuvo la película cuando se estrenó en Estados Unidos?

–Muy buena. La crítica fue excelente. Comercialmente no, pero desde este aspecto a ningún documental le va excelente en la actualidad. Pero a nivel crítica, estuvo muy considerada.

–¿Cómo es el trabajo de la producción independiente en Estados Unidos?

–Difícil como en cualquier parte del mundo. Hay que remarla mucho.

–Sobre todo teniendo en cuenta que hay grandes empresas productoras...

–Sí. Lo que pasa es que el target de las grandes empresas productoras es diferente del nuestro. Entonces, gracias a Dios, hay un lugar para el cine independiente. De todas maneras, está complicado porque la recesión es mundial y hoy por hoy está todo un poco frágil respecto de tomar riesgos.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández Marengo, productora independiente.
Imagen: Sandra Cartasso
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.