espectaculos

Viernes, 21 de agosto de 2009

CINE › DAVID MAMET ADAPTARA EL DIARIO DE ANNA FRANK PARA LA DISNEY COMPANY

Ni cuento de hadas ni final feliz

El proyecto revelado la semana pasada combinará material de una obra teatral de los años ’50 con lo que el periódico Variety describe como “la visión personal de Mamet” sobre los padecimientos de Anna.

 Por Guy Adams *

Desde Los Angeles

El es el premiado escritor famoso por dramas de tipos duros como Glengarry Glen Ross y Speed the Plow. Ella era una adolescente confinada en un ático, cuyo diario manuscrito se convirtió en uno de los símbolos más potentes de los horrores del Holocausto. Ahora, en una curiosa asociación literaria, el dramaturgo estadounidense David Mamet acordó escribir, producir y dirigir una película de Disney sobre El diario de Anna Frank. El proyecto revelado la semana pasada combinará material de una obra teatral de los años ’50 con lo que el periódico Variety describe como “la personal visión de Mamet” sobre el relato de Anna Frank sobre los 25 meses que pasó escondida con su familia en un ático secreto en la Amsterdam ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra.

El diario de Anna Frank, que ha vendido 25 millones de copias, es considerado uno de los grandes libros del siglo XX. Fue publicado por primera vez en 1947, dos años después de la muerte de su autora, a los 15 años, en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Mamet retomaría la historia, que ha inspirado docenas de telefilms, películas y obras de teatro, como un drama sobre el crecimiento. Según predijo Variety, el guión “reencuadrará la historia en el contexto del rito de pasaje de una jovencita”. Como resultado, el film, que se estrenará en 2011, se enfocará no sólo en las observaciones de Frank sobre el Holocausto y la monotonía de la vida en el confinamiento en que su familia se escondía, sino también en algunos de los episodios de su vida que tocan temas universales de la existencia adolescente.

Parte del atractivo del libro, originalmente titulado El diario de una joven, gira alrededor de la manera en que una joven de 13 años lidia con sus hormonas adolescentes y su relación con un joven refugiado llamado Peter van Pels, también confinado en el ático. Se cree que algunos pasajes del texto original revelaban que la joven pareja tuvo sexo sin el conocimiento de sus padres. De cualquier manera, las escenas explícitas fueron editadas en la versión publicada por instrucciones del padre de Anna, Otto, único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto. Desde la muerte de Otto, en 1980, la herencia de Anna Frank ha guardado celosamente los derechos de su historia, negándose a autorizar una serie de la cadena ABC en 2001. Lo sensible de la cuestión puede haber contribuido al hecho de que a Andrew Braunsberg, coproductor de Mamet, le llevara más de un año de negociaciones conseguir la aprobación del Anna Frank Estate. También debió cerrar un acuerdo con los herederos de Albert Ha-ckett y Frances Goodrich, quienes coescribieron la obra teatral.

Mamet, ganador del Premio Pulitzer por Glengarry Glen Ross en 1984, nació en Chicago, hijo de una pareja de rusos judíos. La adolescente Anna Frank representa un cambio con respecto a su material habitual, ya que ha escrito más de una vez sobre hombres sexualmente predatorios, utilizando diálogos filosos. La historia de Anna Frank es también un curioso proyecto para Disney, ya que está a años luz del típico cuento de hadas, y ciertamente no tiene un final feliz. También representa una fuerte apuesta comercial: a pesar de haber sido un éxito de crítica y haber deparado un Oscar a la coprotagonista Shelley Winters, la película de 1959 no tuvo una gran repercusión en la taquilla.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Anna Frank parece un personaje tan ajeno a Mamet como a Disney.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.