espectaculos

Jueves, 25 de marzo de 2010

CINE › HERMANOS, DE JIM SHERIDAN, CON TOBEY MAGUIRE Y JAKE GYLLENHAAL

Un melodrama que no se anima a decir su nombre

 Por Luciano Monteagudo

Hace menos de un lustro, una película danesa del mismo nombre, dirigida por Susanne Bier (la primera discípula del Dogma inventado por Lars Von Trier en abandonar su famoso Decálogo) propuso un drama familiar con la invasión a Afganistán como telón de fondo. ¿Qué pasa con esos soldados que parten hacia una guerra lejana y ajena cuando vuelven a casa? ¿Pueden acaso ser los mismos? Alguien en Hollywood supuso que era una buena idea comprar el guión de la película original –tan sólido y previsible como una vieja obra de teatro– y volver a filmarlo en inglés, tal cual, casi línea por línea, con la única variante de poner dos o tres nombres relativamente famosos al frente del elenco. Quizás incluso se la tomara como una película seria, comprometida, capaz de pelear algún lugar en el Oscar. Pero aquello que en los papeles prometía una de esas historias “de hondo contenido humano” que suele fabricar Hollywood no pasa de ser siquiera una suerte de “película de la semana” como las que se cocinaban para la televisión un par de décadas atrás.

No es que la película danesa fuera una obra maestra, pero la directora original no sólo sabía manejar los pequeños momentos, en apariencia intrascendentes pero reveladores, sino que contaba con un elenco particularmente macizo, capaz de darles vibración aun a los momentos más predecibles. No es el caso de esta chata remake dirigida por el irlandés Jim Sheridan, un director que nunca fue muy talentoso pero que mientras trabajaba en su país se las ingeniaba para hacer un cine si no menos convencional sin duda más logrado, como todavía hoy lo prueban Mi pie izquierdo, En el nombre del padre y El boxeador.

El primer error es de casting e involucra nada menos que al protagonista. Se supone que Sam es el hombre fuerte de la familia, un militar de carácter firme, siempre seguro de sí mismo. Es joven, tiene una bella mujer (Natalie Portman) y dos pequeñas hijas. Su padre (Sam Shepard), veterano de Vietnam, está orgulloso de él, como siempre lo estuvo, tanto cuando era un joven atleta y practicaba fútbol americano como cuando lo ve partir hacia una misión especial en Afganistán. Pero lo que aparece en cámara es un Tobey Maguire tan flaco, triste y desteñido que no sólo es difícil de creer que alguna vez haya atrapado siquiera una pelota sino incluso de que Sam Raimi lo haya hecho célebre como El hombre araña.

Por eso la película crece, un poco al menos, cuando el ejército estadounidense lo da por muerto en acción y cobra protagonismo la figura de su hermano, Tommy (Jake Gyllenhaal), que acaba de salir de la cárcel y parece la oveja negra de la familia. Tommy empieza a tomar responsabilidades, a acercarse a la casa, a sus sobrinas... y sobre todo a su cuñada.

Hay algo del orden del melodrama en Hermanos: el destino que se interpone cruelmente en la vida cotidiana, el despertar de una relación que no se atreve a decir su nombre, el conflicto de una mujer que sigue amando a su marido aunque lo cree muerto. Pero es un melodrama que no se anima a ser tal, un poco como sucedía también en el film original. El tema de la culpa, la sombra de aquello que Sam llegó a hacer en Afganistán para volver a su hogar, parece querer interponerse, pero nunca lo suficiente tampoco como para que alguien –el personaje, el espectador– se pregunte, en primer lugar, por qué el ejército de su país está peleando a 20 mil kilómetros de su casa. En todo caso, queda claro que los malos de la película siguen siendo los talibán, “esos barbudos” (como los identifica claramente una de las niñas), y que si no existieran nada habría alterado la armonía familiar.

5-HERMANOS

Brothers, Estados Unidos, 2009.

Dirección: Jim Sheridan.

Guión: David Benioff, basado en la película homónima danesa de

Susanne Bier.

Fotografía: Frederick Elmes.

Intérpretes: Tobey Maguire, Jake Gyllenhaal, Natalie Portman, Sam Shepard, Bailee Madison.

Compartir: 

Twitter
 

Maguire y Gyllenhaal, dos hermanos en conflicto.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.