espectaculos

Jueves, 27 de octubre de 2011

CINE › ARRANCó UNA NUEVA EDICIóN DEL FESTIVAL BUENOS AIRES ROJO SANGRE

Sintonizando el espíritu de la época

En una era donde los linchamientos se venden como revoluciones y los bombardeos como planes de paz, el terror se ha convertido en una clave para entender la gramática del presente. Y el BARS propone más proyecciones y novedades que nunca.

 Por Facundo García

Hombres y mujeres que miran con placer a un monstruo o a heridos agonizantes: podría ser el principio de un film, pero también la síntesis de más de un noticiero de TV. A ese raro contexto llega la decimosegunda edición del Festival Buenos Aires Rojo Sangre. En una era donde los linchamientos se venden como revoluciones y los bombardeos como planes de paz, el terror se ha convertido en una clave para entender la gramática del presente; un código que en esta oportunidad propone más proyecciones, actividades y novedades internacionales que nunca.

Con funciones de jueves a miércoles de 14 a 22, trasnoches los viernes y los sábados y una entrada a precio popular –doce pesos–, el ciclo se realizará en tres salas simultáneamente. Llegarán obras muy esperadas, incluso inéditas. Y no es casualidad que las grandes producciones le estén prestando atención al sur. El programador Pablo Sapere reconoce que el prestigio conquistado se relaciona con haberle echado el ojo a una tendencia. “Logramos acompañar un movimiento que hace doce años apenas asomaba y que hoy está circulando por los festivales más prestigiosos –explica–. Que tipos como los Hermanos García Bogliano, Daniel de la Vega, Farsa Producciones o Javier Diment hayan logrado esto no es nuestro mérito, pero nos da la satisfacción de decir ‘vieron...¡teníamos razón!’”. Así, aquello que parecía un delirio se fue posicionando como meca para los espectadores argentinos y sudamericanos, que llenan salas con la pasión que sentiría una horda zombie frente a un plato de sesos al escabeche. Por eso hay tanto interés en participar de la Competencia Internacional del BARS, que es su gran foco de atención. Entre las perlas de esta sección están Helldriver, el nuevo carnaval sangriento del director de Tokyo Gore Police, Yoshihiro Nishimura; la vuelta de tuerca definitiva al cine de fantasmas japonés con POV, de Norio Tsuruta; y la comedia negra estadounidense Chop, de Trent Haaga. Argentina estará representada por ¡Malditos Sean! –de Demián Rugna y Fabián Forte– y Plaga Zombie. Zona Mutante : Revolución Tóxica, de Hernán Sáez y Pablo Parés, que se animaron a otra entrega de su ya mítica trilogía.

Y si es cierto que el BARS funciona como ventana para asomarse a lo de afuera, también es una catapulta para que los creadores del Tercer Mundo demuestren a sus colegas del Norte de qué son capaces. Sapere afirma que en la última década se hizo evidente la existencia de un cine de género latinoamericano, algo que pocos esperaban. La fiebre no es nueva en Argentina, ya que desde 1997 se han concretado más de ciento treinta largometrajes independientes. “La sorpresa –aporta el entrevistado– es que el fenómeno se está replicando en países hermanos.”

Ante ese abanico de estéticas, la competencia iberoamericana tendrá presencia brasileña (con películas como La Noite do Chupacabras y Pólvora Negra), chilena (con Muerte ciega) y mexicana (con Los infectados). Sapere agrega que “es notable la aparición de cine de terror en cinematografías que no habíamos visitado”. En consecuencia, Costa Rica apostará por El sanatorio, una suerte de Blair Witch ambientado en un antiguo hospital. Bolivia saldrá a la cancha con Casting, una temática snuff con un juego de “el cine dentro de cine”. Y de Guatemala se seleccionó Toque de queda, una revisión del tópico zombie en clave social. “Estamos hablando de un cine que sorprende por su calidad y por su inteligencia al sintonizar las historias con la inevitable falta de recursos económicos”, describe el especialista.

Luego están los “panoramas”. El rubro nacional le dará cabida a lo ultra indie, con espacio para cintas de la Capital y del interior del país. El tramo internacional, por otro lado, pondrá en pantalla varias promesas, como la británica y carpenteriana Attack the Block, de Joe Cornish, que caza al vuelo el clima que se vive en las revueltas callejeras del Reino Unido. Al mismo tiempo, los espacios tradicionales del Rojo Sangre permanecen. Se decidió mantener el sitio dedicado a las películas vinculadas con la obra del escritor Howard Phillips Lovecraft, y se optó por persistir en la sección dedicada a los cortos, con treinta piezas en competencia y más de cien fuera de certamen.

De yapa habrá presentaciones de libros y conferencias sobre literatura pulp y zombies. Desde Uruguay, Federico Alvarez contará cómo consiguió que lo contrataran para escribir y dirigir la cuarta entrega de Evil Dead a partir de ¡Ataque de pánico!, un video hecho a pulmón que fue éxito en YouTube. Y en el cierre destaca el preestreno de La Profecía del 11-11-11, de Darren Lynn Bousman.

* Programación completa en www.festivalrojosangre.com.ar o en www.facebook.com/BuenosAiresRojoSangre.

Compartir: 

Twitter
 

¡Malditos Sean!, una de las dos argentinas en competencia.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.