espectaculos

Sábado, 17 de diciembre de 2011

CINE › LA CAMPANA, DE FREDDY TORRES, CON JORGE NOLASCO Y ROCíO PAVóN

Relato fantástico y alegoría de la dictadura

 Por Horacio Bernades

¿Retrato naturalista de la vida portuaria, alegoría de los tiempos de la dictadura, relato fantástico? Ubicado en los alrededores del puerto marplatense, el primer largo de ficción de Fredy Torres (Buenos Aires, 1971) paga el precio de querer ser todo eso junto. En el centro de La campana, una premisa propia del fantástico: la existencia de una zona, en alta mar, en la que el tiempo se detiene para quien ingrese en ella. Pero esa premisa parece no importar tanto en sí misma como por el servicio alegórico que presta: la película de Torres (realizador de un lejano corto de Historias breves 2, así como del documental El Nuremberg argentino) transcurre en tiempos de dictadura, y los marineros capturados por “la campana” (nombre que la gente del lugar da a esa especie de Triángulo de las Bermudas en el Atlántico) desaparecen. Hasta que vuelven, décadas más tarde, convertidos en poco menos que fantasmas. Pero no fantasmas de cine de terror, sino gente quebrada: si algún marco trata de mantener La campana es el del realismo, como si alejarse de ello la distanciara de su referencialidad política.

En términos de trama, hay un marinero que, antes de morir, le encarga a otro el cuidado de su hija adolescente (Rocío Pavón). Hay también un viejo amor que Juan, el hombre que recibe el encargo (Jorge Nolasco) no puede olvidar; un primer amor sumamente vigilado; un drama de celos entre Juan, la chica que debe custodiar y una prostituta de la zona (María Fernanda Callejón); el bar y punto de reunión del lugar, con un dueño ideológicamente resbaloso, un cliente que bien podría ser un informante, un sabio e incorruptible marinero retirado (Lito Cruz) y, en algún momento, un regresado de “la campana”.

El naturalismo de tono no difiere del de alguna posible miniserie, incluyendo el esforzado mimetismo de algunos secundarios con lo que se supone “el habla portuaria”. El registro predominante es de drama realista, con algún que otro toque de comedia. La idea es pintar una sociedad, un momento histórico, que oscila entre deseos reprimidos (los de la chica y su “cuidador”) y antiguas frustraciones (la del marinero y su viejo amor, encarnado por Mónica Ayos). Las actuaciones son dispares, con algún vicio hiperteatral en algún caso, compensado por la bienvenida sobriedad de algunos (Nolasco y la interesante Rocío Pavón, sobre todo) y la poderosa presencia de Callejón y Ayos, ambas haciendo pesar más la fibra que la pose.

5-LA CAMPANA

Argentina, 2010.

Dirección y guión: Freddy Torres.

Fotografía: Federico Gómez.

Intérpretes: Jorge Nolasco, Rocío Pavón, Lito Cruz, Carlos Kaspar, María Fernanda Callejón y Mónica Ayos.

Compartir: 

Twitter
 

En La campana, el registro que predomina es el de drama naturalista.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.