espectaculos

Miércoles, 12 de marzo de 2014

CINE › MAñANA COMIENZA LA SEXTA EDICIóN DEL FESTIVAL DE PREESTRENOS LES AVANT-PREMIèRES

Una cita imperdible con el cine francés

Catorce flamantes ficciones y un clásico restaurado integran este año la muestra, que se caracteriza por su riesgo estético, por grandes nombres (tanto veteranos como muy jóvenes) y por su importante apuesta por el cine de autor.

 Por Diego Brodersen

Por sexta vez consecutiva y con un nutrido y nutritivo programa que incluye catorce largometrajes recientes y un clásico en versión restaurada, se llevará a cabo en la ciudad de Buenos Aires una nueva edición de Les Avant-Premières, el encuentro anual con el cine francés organizado por el Institut Français y la Embajada de Francia en la Argentina, entre otras instituciones de ese país y locales. Como viene siendo la costumbre, el ciclo se desarrollará a lo largo de siete días, a partir de mañana y hasta el miércoles 19 de marzo, en las salas del complejo Cinemark Palermo y, como es también habitual, contará con la presencia de un par de realizadores invitados especialmente para la ocasión, quienes presentarán sus últimos films y conversarán con el público. En el catálogo de mano de Les Avant-Premières, el crítico Diego Lerer afirma que “el grupo de películas de esta edición se caracteriza por su riesgo estético, por grandes nombres (tanto veteranos como muy jóvenes) y con una importante apuesta por el cine de autor”. Resulta sencillo corroborarlo a partir de un somero repaso de algunos de esos títulos.

Una de las grandes estrellas del ciclo es sin dudas Alain Guiraudie, quien viene haciendo ruido desde mayo pasado con El desconocido del lago, película con la cual obtuvo el premio al Mejor Director en la sección Un Certain Regard, del Festival de Cannes, y que estuvo asimismo nominada a ocho premios César. El telón de fondo del relato es una playa nudista gay algo recóndita, en la cual hombres de distintas edades y extracciones sociales se permiten encuentros casuales (la mayoría sexuales, otros más cercanos a la amistad). Un crimen perturba la idílica paz del lugar y lo que sigue es un juego de deseos, ansiedades y obsesiones en uno de los films de suspenso más personales y estimulantes del cine francés reciente. El desconocido del lago, que por cierto disfrutó una buena cuota de polémicas e incluso un particular intento de censura (algunas de sus escenas contienen sexo explícito y real), tendrá su estreno comercial dentro de una semana, pero quienes quieran adelantarse y tener la primicia podrán hacerlo pasado mañana, con la presencia de Guiraudie en la sala.

El otro realizador que estará de visita en nuestro país es Martin Provost, el director de Séraphine (2010). En su último proyecto, el cineasta y también actor vuelve a interesarse en la vida y la obra de una artista. Violette narra el encuentro entre dos escritoras francesas de fuste: Violette Leduc (interpretada por la ubicua y talentosa Emmanuelle Devos) y Simone de Beauvoir. Leduc fue una de las primeras intelectuales francesas en abordar en sus textos temas considerados sumamente espinosos, como la sexualidad femenina y el aborto.

De François Ozon, quien está presente en la cartelera comercial en estos momentos con su penúltimo largometraje, En la casa, podrá verse en calidad de preestreno Joven y bella, la historia de una chica de 17 años, estudiante y de familia acomodada que, sin embargo, comienza a prostituirse por las noches, no por necesidad sino como un medio de autodescubrimiento y crecimiento. Si el lector se descubre pensando en Belle de jour estará en lo cierto: hay aquí ecos y puntos de contacto con el clásico de Luis Buñuel. Al mismo tiempo, Joven y bella –estrenada el año pasado en Cannes, como parte de su Competencia oficial– es una de las películas más reposadas del prolífico Ozon.

Reposado no es, precisamente, el último opus del veterano Philippe Garrel, La jalousie, que pudo verse en una de las secciones paralela del último Festival de Mar del Plata. Fiel al blanco y negro de gran parte de su última etapa, La jalousie trae sin embargo un par de novedades: en primer lugar, su breve, ajustada y precisa duración de 77 minutos y, fundamentalmente, un tono ligero y empático que hace del film uno de los menos oscuros, más amables del realizador de Los amantes regulares y Salvaje inocencia. Y ello a pesar de que los recovecos de su trama, centrada en sendas crisis seguidas de separación en la vida del protagonista –un actor de teatro de unos treinta y pico, interpretado por el hijo del realizador, Louis Garrel–, presenta situaciones personales de lo más complejas y dolorosas.

También exhibida en el festival marplatense, La batalla de Solferino se transformó en una de las niñas mimadas del cine francés más joven en la temporada 2013. Opera prima en el terreno de la ficción de la realizadora Justine Triet, el guión mezcla lo personal y lo colectivo, el drama y el humor, en la historia de una cronista de un noticiero televisivo que cubre un par de marchas durante un día de elecciones presidenciales, mientras en su casa se desata un pequeño infierno personal luego de que su ex marido intenta visitar sin permiso a los hijos de la pareja. La fecha de la acción es precisa, el 6 de mayo de 2012, y el relato de ficción parece surgir de una necesidad tanto personal como generacional, a tal punto parecen haber marcado un antes y un después esas elecciones que dieron por ganador al actual presidente de Francia, François Hollande.

Finalmente –y entre otros títulos (ver recuadro) que incluyen el último largometraje de Benoît Jacquot, Adiós a la reina, y el documental Mademoiselle C, sobre la ex editora en jefe de la revista Vogue, Carine Roitfeld– Les Avant-Premières versión 2014 recupera una joya del ensayo cinematográfico, restaurada y reestrenada en Francia el año pasado. Le joli mai (1963), de Chris Marker (el legendario realizador de La jetée y Sans soleil, fallecido hace casi dos años en París) es una auténtica leyenda del cinéma verité, un film que, más allá de la coyuntura, la geografía y los usos y costumbres que retrata, a partir de una serie de entrevistas en París, tiene tanta actualidad hoy como en el momento de su rodaje, pocos días después del fin de la guerra de Argelia. Tal vez ése sea uno de los rasgos del genio cinematográfico: la universalidad y la atemporalidad.

Compartir: 

Twitter
 

Joven y bella, de François Ozon, forma parte del ciclo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.