espectaculos

Domingo, 4 de enero de 2015

CINE › LOS PROXIMOS ESTRENOS CINEMATOGRAFICOS DE CARA A LOS PREMIOS DE LA INDUSTRIA

Dos meses para ver cine y acercarse a la alfombra roja

A partir del próximo jueves comenzarán a estrenarse buena parte de las películas que estarán en la pelea por los principales galardones, incluidos los Oscar. El 15 de enero se conocerán las ternas para la gran fiesta de Hollywood.

 Por Ezequiel Boetti

No hay Torrent que valga. Para ellos, cinéfilos a la vieja usanza, el verano es ideal para instalarse en la sala oscura no sólo por la certeza de un par de horas de aire acondicionado, sino porque durante enero y febrero se estrenan gran parte de las películas que resonaron con recurrencia en los anuncios de las nominaciones de los distintos galardones de la industria, realizados en su mayoría a fines del año pasado. Y es más que probable que muchas de ellas vuelvan a hacerlo el 15 de enero, cuando se develen las ternas de los premios Oscar, cuya ceremonia se realizará el 22 de febrero en Los Angeles. A ellos, entonces, debe decírseles que deglutan con rapidez las sobras de las fiestas y encanuten la vianda, ya que el 8 de enero arranca una larga faena que durará dos meses.

Foxcatcher se estrenó mundialmente en Cannes –de donde Bennett Miller se volvió con el premio a Mejor Director– y desde ese momento viene cosechando elogios en cuanto festival se le cruce. Elogios que, iniciada la previa de la temporada de alfombras rojas norteamericanas, se tradujeron en nominaciones. A saber: tres para los Globos de Oro (incluida la de Mejor Película Dramática), dos para los Satellite Awards, otro par para los SAG del Sindicato de Actores y, de yapa, una mención en el Top Ten de 2014 del American Film Institute (AFI). ¿Más razones para catalogar a Foxcatcher como una fija del Oscar? a) Tiene el siempre apetecible rótulo de “basada en una historia real”, en este caso la de John Du Pont, un millonario que en los ’80 se convirtió en sponsor de atletas de lucha olímpicos; b) Miller supo encumbrarse muy rápido como uno de los directores predilectos para la Academia, con sus dos films previos (Capote y El juego de la fortuna) nominados, y c) el elenco está encabezado por dos actores tanto o más a punto caramelo que Matthew McConaughey en 2013: Channing Tatum y Mark Ruffalo.

Una semana después será el turno de una que en la previa pintaba para más, pero que a la hora de los bifes se quedó sin aire y rascó apenas algunas nominaciones secundarias de premios ídem. Aunque también es cierto que Corazones de hierro recupera una de las tantas patriadas norteamericanas de la Segunda Guerra Mundial y el protagonista es una figurita como Brad Pitt. Descartarla, imposible. Lo mismo con Francotirador. Con fecha de estreno pautada para el 22 de enero, la historia de un soldado de élite en Irak (Bradley Cooper) fue mejor recibida por la crítica que por los votantes, alcanzando apenas un par de nominaciones para los Satellite Awards, otro tanto para los Critics Choice y la correspondiente mención del AFI. Pero el director es un tal Clint Eastwood, quien no sólo narra cada día mejor –ver la injustamente soslayada Jersey Boys: Persiguiendo la música–, sino que en el siglo XXI adquirió un estatus totémico entre los académicos.

Ese mismo jueves llegará Whiplash: Música y obsesión. El opus dos del jovencísimo Damien Chazelle (29), que sigue a un talentoso baterista durante sus estudios, hizo el recorrido habitual de la indie nominada de cada año. Esto es: estreno en Sundance, presentaciones en todos y cada uno de los festivales norteamericanos y un lanzamiento limitado y progresivo en octubre, cuestión de entrar justo en la ventana del Oscar. Hasta ahora mal no le viene yendo, ya que cosechó un tendal de nominaciones, entre ellas cuatro para los Independent Spirit Awards, y menciones en el Top 10 de reconocidos críticos. Cualquiera sea la cuestión, será una oportunidad ideal para el lucimiento de su protagonista, Miles Teller, uno de los mejores actores sub-30, hasta ahora relegado a comedias juveniles.

Y así se llegará hasta el último jueves de enero y, con él, a los estrenos de St. Vincent e Inquebrantable. La primera, centrada en la relación de un viejo cascarrabias y el hijo de una madre soltera, viene silbando bajito, pero tiene dos nominaciones a los Globos de Oro (entre ellas a Mejor Comedia o Musical) y a un actorazo como Bill Murray al frente del casting, secundado por una dos veces nominada como Naomi Watts. La segunda es toda una curiosidad, ya que difícilmente pueda pensarse en Angelina Jolie dirigiendo una película, mucho menos una buena. Pero lo cierto es que la señora Pitt tiene tres en su haber, la última de las cuales se llama Inquebrantable, trata sobre un atleta superando todas las adversidades posibles –entre ellas a los nazis– durante los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y, por lo que indican las reseñas norteamericanas, aparentemente no está tan mal. Guionada a ocho manos, cuatro aportadas por los hermanos Coen, corre desde atrás (sólo cuatro nominaciones a los Critics Choice), pero la reconocida fascinación de los electores de Hollywood por un emblema del star system como ella amerita una mención.

El primer jueves de febrero será para alquilar butacas. Ese día llegará Selma, un dramón sobre la lucha de los afroamericanos a mediados del siglo pasado dirigido por Ava DuVernay, que tiene todo para convertirse en el fenómeno biempensante de esta temporada, ya que cosechó ni más ni menos que cinco candidaturas a los Independent Spirit y Critics Choice, y cuatro para los Globos de Oro y los Satellite. Otra que promete, en este caso lágrimas, es La teoría del todo, de James Marsh, que narra la historia de amor que Stephen Hawking y su esposa empezaron cuando eran estudiantes en Cambridge. Leído así suena a sátira de Ben Stiller, pero parece que, parafraseando a Woody Allen, la cosa funciona: cuatro nominaciones en los Globos y tres en los SAG, entre ellos el de Mejor Reparto, considerada uno de los galardones más fieles al de Mejor Película del Oscar lo avalan. El pronóstico para el 5/2 se completa con El código Enigma. Dirigida por Morten Tyldum y con presencia en cinco y tres ternas de los Golden Globes y de los SAG respectivamente, el último integrante del terceto bélico del menú se centra en el matemático (Benedict “Sherlock” Cumberbatch) que ayudó a develar el código de comunicación nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Una semana después llegará “la” favorita de la temporada de premios. Estrenada en el Festival de Venecia y vista aquí en Mar del Plata, Birdman marca un giro radical en la filmografía de Alejandro González Iñárritu, quien decidió, al menos por un rato, dejar de ensañarse con la humanidad entera para hacerlo con el ámbito artístico. Lo hace a través de un actor que supo tener su época de gloria interpretando al superhéroe del título y ahora intenta volver a los primeros planos adaptando un texto de Raymond Carver en Broadway. El resultado fue más que bienvenido y el opus cinco del mexicano lidera las nominaciones en los Critics Choice, Independent Spirit y Globos de Oro, con seis, siete y trece respectivamente, e integra la terna de Mejor Reparto de los SAG. Esto gracias a una cuadrilla de intérpretes imbatibles encabezada por Michael Keaton, Zach Galifianakis, Emma Stone, otra vez Naomi Watts y un Edward Norton en estado de gracia, lo que a su vez justificará la presencia de varios de ellos en las ternas actorales de Oscar. Y si se habla de ternas actorales, qué decir de Juliane Moore, ama y señora de Siempre Alice, otra fija por su interpretación de una docente que se descubre atravesando la etapa inicial del Alzheimer. ¿Fecha de estreno? 19 de febrero, mismo día que A Most Violent Year. El film, protagonizado por Oscar Isaac (Inside Llewyn Davis) y Jessica Chastain, narra la historia de una familia de inmigrantes en Nueva York en 1981, estadísticamente el año más violento de la historia de esa ciudad. No tiene demasiados antecedentes favorables, pero el ascenso meteórico del director J. C. Chandor (El precio de la codicia y All Is Lost) obliga a mencionarla.

Tampoco debe olvidarse a Reese Witherspoon. El 26/2 se verá el último trabajo del canadiense Jean-Marc Vallée (director de Dallas Buyers Club) llamado Alma salvaje, con la ex Legalmente rubia interpretando a una mujer que inicia un viaje a través del desierto para intentar reencontrarse consigo misma. Más allá de si lo logre o no, por lo pronto ya encontró una sucesión de nominaciones en la terna a Mejor Actriz (Globos de Oro, Satellite, SAG, Critics Choice y sigue la lista), tendencia que posiblemente se coronará con una plaza en el selecto quinteto oscarizable. ¿Más para este boletín? La coda final llega con Vicio propio. Que el estreno esté pautado para el 26/3, más de un mes después de la ceremonia californiana, muestra que la distribuidora no le tiene demasiada fe al film del reputado Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, Magnolia, The Master). Habrá que esperar hasta la mañana del 15 de enero, cuando se develen aquellos elegidos para el gran convite dorado. Allí, entonces, la grilla volverá a escribirse.

Compartir: 

Twitter
 

La favorita Birdman marca un giro radical en la filmografía de Alejandro González Iñárritu.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.