espectaculos

Viernes, 9 de octubre de 2015

CINE › SICARIO, DE DENIS VILLENEUVE, CON BENICIO DEL TORO Y EMILY BLUNT

Bambi perdida en las fronteras narco

En este thriller algo infatuado del director de Incendios y La sospecha, una agente novata del FBI descubre que su vocación de servicio se topa con personajes tan ambiguos como su superior inmediato o un colombiano obviamente peligroso.

 Por Horacio Bernades

En el momento mismo en que aparece en escena, tomado primero de espaldas y recién después de frente –con la clase de mirada ladeada que la imagen estándar otorga al que oculta algo o mucho–, cualquiera se da cuenta de que ese señor que dice representar al Departamento de Estado no juega con cartas de curso legal. Más todavía si lo encarna Josh Brolin, que siempre parece estar guardándose uno o más ases. Qué y cuánto oculta, cuándo, cómo y por qué va a querer trampear a esa Bambi con chaleco antibalas que es Kate Macer (que más que agente del FBI parece agente de tránsito, por su nivel de ingenuidad) es lo que queda por develar en el siguiente par de horas de este thriller de narcos y antinarcos, de uno y otro lado de la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez. Thriller que por sus aires de seriedad parecería encaminado a destapar connivencias bastante más graves, de mucho más alto nivel, que las un poco de entrecasa que finalmente trama.

Dirigida por el canadiense Denis Villeneuve –quien tras ese festival del golpe bajo políticamente correcto llamado Incendios (2010) saltó a Hollywood con la dupla de Prisioneros y El hombre duplicado, ambas de 2013–, Sicario arranca con un primer acto de denso clima amenazante. Un comando del FBI, conducido por la agente Macer (Emily Blunt, obligada a la expresión de asombro de una alumna de jardín) se topa, en el desierto de Arizona, con un hallazgo tan macabro que les revuelve el estómago a todos. Suena un poco forzado que eso les ocurra a miembros de una brigada especial, pero el carácter truculento le permite cumplir su función persuasiva sobre el espectador. La cosa se torna más persecutoria a partir del momento en que sus superiores ponen a Macer en manos de Brolin, que la interroga como si fuera ella la culpable.

Cierra ese primer acto el operativo que tiene a narcos mexicanos por objetivo, y que podría llevar del otro lado de una frontera tan real como simbólica. Participan de él un tipo que no se sabe a qué intereses responde (Benicio del Toro, suavemente siniestro) y un montón de comandos a los que uno no quisiera tener de amigos, mucho menos de enemigos. Quienes lo conducen advierten reiteradamente que las posibilidades de que el ficcional cartel de Sonora intente asesinarlos son tantas como las de que Boca Juniors salga campeón este año. Por las dudas que no haya quedado claro, en Ciudad Juárez los reciben cuatro cuerpos desmembrados, colgados de un puente.

Toda esa primera mitad, que se remata con un tiroteo muy bien construido, está vista a través de los ojos de la inexperta Macer. Punto de vista que permite al espectador hallar un alter ego que lo represente. Aunque, claro, el espectador difícilmente comparta su curiosa tendencia a creerles todo a sus superiores. A partir del momento en que consuman su objetivo, el protagonismo se va desplazando de Macer a Medellín, seudónimo con el que en los bajos fondos fronterizos conocen al personaje de Del Toro. Medellín tiende a ejercer sobre la trama el efecto de una aspiradora, chupándose la identificación que, mal que mal, el personaje de la agente permitía generar. Y todo para consumar una venganza demasiado chiquita, en relación con la densidad dramática a la que este thriller algo infatuado aspira.

5-SICARIO

EE.UU.,

2015

Dirección: Denis Villeneuve.

Guión: Taylor Sheridan.

Fotografía: Roger Deakins.

Duración: 121 minutos.

Intérpretes: Emily Blunt, Benicio del Toro, Josh Brolin, Victor Garber, Jon Bernthal.

Compartir: 

Twitter
 

Benicio del Toro, suavemente siniestro, es Medellín, un tipo con quien no conviene meterse.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.