espectaculos

Jueves, 29 de marzo de 2007

CINE › “CAMBIO DE DIRECCION”, DE EMMANUEL MOURET

Una comedia romántica que se nutre de la mejor cinefilia

La comedia francesa Cambio de dirección introduce en la cartelera porteña un nuevo nombre a seguir: el del actor, guionista y director Emmanuel Mouret, un talento singular.

 Por Luciano Monteagudo

De manera muy amplia, se podría decir que en la actualidad el cine francés tiene dos tipos de comedias: la de siempre –gruesa, televisiva, populista– del eterno Francis Veber y sus secuaces, por un lado; y por otro, las de Emmanuel Mouret. Figura aislada, solitaria, proveniente –como Marcel Pagnol y Robert Guédiguian– de esa periferia cinematográfica que es Marsella, Mouret comenzó a llamar la atención unos tres años atrás con Vénus y Fleur (se acaba de ver en la muestra porteña de la Quinzaine des Réalisateurs), un film rodado en su ciudad natal, cuya sencillez es equivalente a la de su sensibilidad, la historia de dos chicas que buscan por caminos muy distintos la revelación esquiva del amor. Ahora, en Cambio de dirección, Mouret –a pesar de la mudanza que anuncia su título– vuelve a hacer un film formalmente simple, económicamente modesto, pero cuya candidez no alcanza a esconder la inteligencia que está detrás de esta inusual comedia romántica, alimentada por toda clase de tradiciones cinéfilas.

David (el propio Mouret, protagonista de su propio film) acaba de llegar a París y pone un aviso buscando un departamento a compartir. No acaba de pegarlo en la cartelera cuando una chica lo lee y le propone ver el suyo: ella también necesita achicar los gastos, el piso es amplio y él parece esa clase de persona con la que es fácil llevarse bien. Eso sí: es profesor de corno francés, nada menos. Pero a la rubia Anne (Frederique Bel) el detalle no parece disgustarle. Más bien todo lo contrario, al punto que él cree que ella quiere seducirlo. Error. Ella dice estar enamorada del hombre de sus sueños e invita a David a que haga lo propio. Algo que no parece difícil en París: su primera alumna, la morocha Julia (Fanny Valette) resulta ser su mujer ideal. O casi.

Es curiosa la mezcla con que Mouret amalgama su comedia. Por un lado, detrás de Cambio de dirección está el eco de las screwball comedies del Hollywood de los años ’30, y particularmente aquellas que el crítico cultural Stanley Cavell definió como las “comedias del re-matrimonio” (La pícara puritana, Pecadora equivocada), donde la pareja inicial vuelve a unirse hacia el final después de una serie de movimientos falsos y malentendidos. Sobre esa tradición cinematográfica, Mouret a su vez sobreimprime otra, la de los “Cuentos morales” de Eric Rohmer, donde la estructura geométrica es siempre básicamente la misma: mientras el narrador busca a una mujer, encuentra a otra que acapara su atención hasta el momento en que reencuentra a la primera. Y sobre esas dos referencias a su vez parecería sobrevolar una tercera: la de los pequeños azares mágicos del cine más ligero de Jacques Rivette, como el que mueve los hilos de su clásico Céline et Julie vont en bateau (1974).

Pero Mouret es Mouret: más ingenuo y pausado que las comedias lunáticas de Hollywood, menos intelectual que Rohmer y más inocente que Rivette. Sus personajes no se relacionan a través de la cultura, sino a través de sus sentimientos, lo que los lleva a experimentar todo tipo de ciclotimias, que van desde la euforia a la depresión, pasando por la melancolía, al punto que el happy end de rigor tiene también algo de indisimulable tristeza. Como actor, Mouret elige una máscara sobria, discreta, demasiado opaca quizá. Y como director opta por una puesta en escena simple, pragmática, cartesiana, que saca ventaja de un diálogo pleno de equívocos y de doblesentidos, pero aún así siempre tenue, delicado, elegante, capaz de impregnar el tono general del film.

8-CAMBIO DE DIRECCION

(Changement d’ adresse) Francia.

Dirección y guión: Emmanuel Mouret.

Fotografía: Laurent Desmet.

Música: Franck Sforza.

Intérpretes: Emmanuel Mouret, Fanny Valette, Frederique Bel, Dany Brillant, Ariane Ascaride.

Compartir: 

Twitter
 

Fanny Valette y Emmanuel Mouret, concierto para dos cornos (franceses).
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.