espectaculos

Martes, 19 de diciembre de 2006

PLASTICA › NUEVA GALERIA Y MUESTRA ANTOLOGICA DE BENAVIDEZ BEDOYA

Un ojo sobre el sistema del arte

Un nuevo espacio en Buenos Aires presenta una antología de grabados, dibujos y objetos de Alfredo Benavídez Bedoya. El funcionamiento del mundo del arte, en la mira.

 Por Fabián Lebenglik

En la nueva galería de arte Empatía se presenta una muestra antológica de grabados, dibujos y objetos de Alfredo Benavídez Bedoya (ABB), con curaduría de Diana Weschler.

La selección –con obra que abarca el período que va desde fines de la década del ’70 hasta la actualidad– pone el acento en una de las líneas que caracteriza la producción de ABB: la autorreferencia al mundo del arte, más precisamente la crítica al sistema, a las regulaciones y condiciones que lo rigen, con fuerte potencia expresiva y un sentido del humor generalmente corrosivo.

La potencia de la imagen de ABB, su calidad y rigor, junto con la cuestión temática –en ABB es muy importante la politización de la imagen en el sentido más amplio, lo cual es coherente con buena parte de la tradición histórica del grabado– hacen de Benavídez Bedoya uno de los mejores grabadores de la Argentina.

La crítica y el sentido del humor comienzan con el mercado y la venta, a través de una gacetilla: “Por cambio de temporada. Por generosidad. Por tener demasiados productos discontinuos o con pequeños defectos. Por vocación distributiva. Por desear aplastar a la competencia...”, se ofrece la obra de ABB. Y la cosa sigue: “Cercanos ya al cambio de temporada, muchos productos de ABB se muestran mustios, aburridos, anoréxicos y nos piden salvación por la proximidad de la polilla, que pone en el verano y se cría en el invierno y se come todo el acervo nuestro... Sabiendo entonces que la polilla es nuestro enemigo cultural verdadero, ofrecemos hoy un verdadero abanico de financiamientos para que el rico, el pobre y el casi casi pobre o rico se nos compren algo de ABB...”.

El circuito del arte es el tema del Juego del artista, un juego de mesa, como el de la oca, con tablero y piezas, en el que hay que atravesar un camino espiralado, plagado de contratiempos: “taller de arte”, “instituto de arte”, “salón de arte”, “galería de arte”, anuncian las etapas del juego. Pero durante el recorrido hay que toparse con un profesor, un jurado, un marchand y un curador, todo para llegar al “museo”, donde se logra la consagración.

Una serie de grabados pone el ojo sobre El artista y su público –donde se enfrentan dos ejércitos entre los que se encuentra el artista, atrapado y sometido–, la actuación de El jurado (tres personajes con cabeza de cuchillo, tenedor y cuchara están dispuestos a juzgar los cuadros de un concurso), y las ironías siguen con Asesinato en el vernissage, Incendio en el templo de la cultura o Teoría sobre la alumna y el profesor.

Ya sin ironía sino como puro homenaje, un conjunto de exquisitos dibujos a lápiz componen Detalles de la historia del arte, con aspectos de las fisonomías (o autorretratos) pintadas por de Antonello de Messina, Velázquez, Rubens, Durero y así siguiendo.

Benavídez Bedoya –cuya obra fue recopilada y publicada en cuatro libros– fue rector de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova y director de posgrado en Artes Visuales del IUNA. Entre otros premios nacionales ganó el Gran Premio de Honor del Salón Nacional, los primeros premios del Salón de Santa Fe y del Salón Manuel Belgrano. Obtuvo varios premios internacionales como el Gran Premio de la Bienal Internacional de Taipei, tres premios Sponsor en Japón y el Premio del Jurado en la Casa de las Américas (Cuba).

También es un reconocido ilustrador. Ilustró textos de Salman Rushdie para la Universidad de Nevada (EE.UU.). En Barcelona ilustró La Isla de las Voces, de R.L. Stevenson; una versión del Kama Sutra y un texto de Horacio Quiroga. También ilustró O amor natural, de Drummond de Andrade. Parte de este material se exhibe en la galería.

“Distorsiones de formas y tamaños –explica Diana Weschler–, sustituciones, perspectivas aceleradas, puntos de vista que por su virulencia exhiben el lugar de quien los elige, diagonales y rebatimientos, dan a los espacios que crea ABB una intensa expresividad. Sus personajes recreados, reinventados, aportan las piezas de un relato que busca, desde el lugar del ‘iluminador’, activar otras derivas.” (En la galería Empatía, Carlos Pellegrini 1255, hasta el 6 de enero. Entrada gratuita.)

Compartir: 

Twitter
 

Ojo, grabado del 2006 que abre la muestra de Benavídez Bedoya.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.