espectaculos

Miércoles, 17 de noviembre de 2010

DISCOS › BAND OF JOY O ROBERT PLANT EN TIEMPO PRESENTE

Hoy es hoy, ayer fue hoy ayer

En lugar de rendirse ante el canto de sirena económico que podría significar una reunión de Led Zeppelin, el vocalista encuentra el tono perfecto para su madurez y la de su garganta en un notable disco de covers con destellos countries.

 Por Roque Casciero

Aunque con temor a posibles represalias de fanáticos airados, desde aquí se celebra la firme decisión de Robert Plant acerca de no reformar Led Zeppelin. El concierto de 2007 en honor a Ahmet Ertegun, fallecido presidente de Atlantic Records, fue suficiente para el cantante en cuanto a regodearse en la nostalgia. Justo ahora que los actos más taquilleros del planeta son los que vuelven después de un tiempo, el otrora semidiós de los rulos rubios elige no buscar refugio en su pasado (al menos, no en la parte más conocida). Y la negativa de Plant de mirar hacia atrás llega incluso al más corto plazo: después de haberse llevado a casa una pila de Grammys por su álbum a dúo con Alison Krauss (Raising Sand), evitó la seguramente lucrativa secuela y fue por un camino diferente. Lo que lleva directamente a Band of Joy, un disco en el que el vocalista encuentra el tono perfecto para su madurez y la de su garganta. Si Plant ya no está para entregar “un montón de amor”, en lugar de jugar al viejo verde y calentón elige archivar “Whole Lotta Love” y ofrecer a cambio performances notables sin aquellos agudos que quebraban los cristales.

Band of Joy, además de ser el título del nuevo álbum, también fue el nombre de la primera banda de Plant, antes de Led Zep y la leyenda. Pero no se trata de una reunión de viejos camaradas ni nada de eso; el cantante sólo rescató el nombre por lo que implica: una banda para la diversión, para reencontrarse con el placer de hacer música porque sí, con la perspectiva para apreciar el disfrute que dan los años. Con los buenos oficios de Buddy Miller como productor y de la cantante de country Patty Griffin como contraparte femenina en varios de los temas, Plant muestra soltura y aplomo en los doce covers que componen este álbum. El comienzo con “Angel Dance”, de Los Lobos, arde a fuego lento entre una guitarra aguerrida y una mandolina que suelta destellos de luz. Con ese inicio, el cantante marca el tono de lo que será buena parte del disco: canciones que podrían entrar tranquilamente en un compilado de country, pero en versiones que espantarían a medio Nashville y harían repensar su carrera a la otra mitad. Enseguida llega una fantástica “House of Cards”, de Richard Thompson, que permite el lucimiento de Miller en el solo de guitarra (no, no es Page, pero está muy bien), y el country blues “Central Two-O-Nine”, en el que el barítono de éste se convierte en el cimiento para que el ex Zeppelin construya sus melodías encima.

Y entonces aparece, majestuoso e intenso, “Silver Rider”, el primero de los dos temas de la banda indie norteamericana Low, con un Plant susurrante y más atención para Griffin. En “Monkey”, ambos vocalistas repiten la fórmula con excelentes resultados. Pero, ¿cómo se lleva la combustión interna del slowcore con un spiritual como “Satan Your Kingdom Must Come Down”, una balada con como “The Only Sound that Matters”, el folk tradicional de “Cindy I’ll Marry You Somedady” y el soul de “Falling in Love Again”? Perfecto, si están en manos de Plant y su compinche Miller. Entre ambos se las componen para que las canciones fluyan hasta conformar un corpus sólido y atrapante, que termina de un modo inesperado: la voz galopa sobre un ritmo sincopado y un bajo al límite de la implosión, y corta el aire una guitarra... Ehhh, ¿cómo decirlo? Sí, zeppeliniana es la mejor definición. Pero las posibles confusiones quedan enterradas desde el mismo título del tema: “Even this Shall Pass Away”. Incluso esto va a expirar, canta Plant, con la vista puesta en lo que está por venir.

Compartir: 

Twitter
 

Plant logró que su disco resulte sólido y atrapante.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.