espectaculos

Miércoles, 17 de noviembre de 2010

DISCOS

Lanzamientos

9-Clinging to a Scheme

The Radio Dept. Labrador/Casa del Puente

El grupo sueco es uno de los más prolíficos en actividad: en diez años ya publicaron veinte álbumes y EPs. Su primer disco editado en la Argentina es sintético de su propuesta: un pop ensoñado de cepa trip hop, con climas más o menos desestabilizadores o bailables y una puesta en crisis sutil de los preconceptos. Desde su arte de tapa hasta la semiótica profunda, Clinging to a Scheme subvierte ideas sobre la fe, los credos, la historia, la política, el erotismo y la violencia con notable audacia musical y la elegancia de un autor (Johan Duncanson) bien inscripto en su época. L. P.

8-National ransom

Elvis Costello. Universal

Un nuevo disco de Costello siempre es una buena noticia y, generalmente, una apuesta segura. Si ese disco viene además con el plus de un monstruito como T Bone Burnett a cargo de la producción, las expectativas se multiplican. Y el viejo y querido Elvis Costello no es de defraudar: con su inconfundible voz, un aura polvorienta y el sonido de guitarras acústicas teñidas de melancolía, el hombre entrega pequeñas piezas maestras como “National ransom”, “Church underground”, “One bell ringing” y “I lost you”, que viene a recordar el perfecto artesano pop que Elvis puede ser. E. F.

7-Es

Eruca Sativa. MTM Discos

No pocos señalan a Gabriel Pedernera entre los mejores bateristas de hoy. Sin pretensiones superlativas, lo más posible de asegurar es que su golpe fuerte y sus arreglos rítmicos son precisos para acompañar al pop rock robusto de dos ex Lucila Cueva, Lula Bertoldi y Brenda Martín. En Es hay un disco más ancho que amplio: un álbum con la solvencia como para articular el detalle del pop (en “Tu trampa” y “Para ser”, sobre todo) con la potencia del rock (“Blanco”) y el funk (“Magoo”), pero en el que lo instrumental le saca bastante ventaja a la propuesta discursiva. L. P.

6-Hard knocks

Joe Cocker. Sony

¿Se le puede pedir a Cocker que siempre esté a la altura de su leyenda? Claro que no. Y, en rigor, lo que no termina de convencer de Hard knocks no es el hijo dilecto de Sheffield en sí, sino la producción que le ha tocado en suerte. Porque si la cosa arranca bien con el tema que titula el disco, con el correr de los tracks esa cosa pasteurizada, por momentos demasiado electrónica para una voz hecha de sangre y arena, produce contradicciones difíciles de dejar atrás. El veterano se redime con momentos con “Thankful”, pero deja sabor a poco. E. F.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.