espectaculos

Miércoles, 30 de noviembre de 2011

DISCOS › BATEA

Sonidos de dos orillas

Alguna vez Jordi Savall sorprendió a propios y extraños inventándole a la chacona una dudosa genealogía chaqueña. Es posible que esas piezas estructuradas sobre un bajo ostinato, que a veces aparecían con el nombre de chaconne, ciaccona o passacaglia, nada tuvieran que ver con América pero sí, en cambio, son evidentes los parentescos entre el malambo y los canarios españoles del Renacimiento y el Barroco, como, también, la aparición, en unas y otras músicas, de entrecruzamientos entre acentuaciones binarias y ternarias y, por supuesto, la supervivencia en los folklores americanos de muchas músicas y poesías de origen palaciego y europeo. El violagambista Julián Polito se vale de ese punto de partida para explorar los lugares de encuentro, reales o imaginarios, entre distintas tradiciones musicales. Aporta un disco, llamado Viejo Nuevo Mundo que, además de una presentación y una producción (responsabilidad de Acho Estol) impecables, suena con frescura y musicalidad notables. Entre los muchos puntos altos, se destacan la “Vidala para mi sombra” cantada por Verónica Condomí y acompañada por violas da gamba tenor y bajo, “Oh pajarillo que cantas”, una tonada recopilada en la provincia de Buenos Aires e interpretada por Dolores Solá con acompañamiento de guitarra y viola da gamba, y la renacentista –y picaresca– “Rodrigo Martínez”, interpretada por el dúo Coplanacu junto a bombo, violas da gamba, sacabuche, dulzaína y cromorno.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.