espectaculos

Miércoles, 24 de septiembre de 2008

TELEVISION › EL ESTRENO DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE BROTHERS & SISTERS

La familia como infierno cotidiano

El drama, que comienza esta noche en Universal Channel, con Sally Field y Calista Flockhart, logra aproximarse a un clan disfuncional con crueldad inusitada para la TV estadounidense.

 Por Emanuel Respighi

Brothers & Sisters, cuya segunda temporada comienza esta noche a las 21 por Universal Channel, podría ser una de las tantas series que aborda el infinito, complejo e incomprensible ámbito familiar. Sin embargo, el drama protagonizado por Sally Field, Calista Flockhart y Rob Lowe, junto a un numeroso elenco, tiene la particularidad de aproximarse a los Walker con una crueldad inusitada para los cánones de quien maneja la TV estadounidense: aquí el amor que se destilan entre los familiares es tan fuerte como los odios y las disputas que salieron a la luz el mismo día de la muerte de su patriarca, cuando todos deberían convivir bajo el mismo y anhelado techo.

Pero, más allá del complejo cuadro de relaciones, una de las mayores atracciones dramáticas de la historia es que finalmente se revela el motivo que explica la eterna soltería de Saúl (Ron Rifkin): el tío alegre y longevo sale del closet y acepta su tardía homosexualidad frente a todos. En una entrevista telefónica concedida con distintos medios de Latinoamérica, Rifkin analiza el fenómeno fronteras adentro de Estados Unidos de Brothers & Sisters, como un producto televisivo que muestra los cambios que sufre la sociedad. “Estoy muy pero muy feliz de tomar el desafío de interpretar a un hombre maduro y gay que ‘sale del closet’ frente a su familia en un ciclo como éste”, explicó el actor, que anteriormente trabajó en Alias.

–¿La serie parecería tener la pretensión intrínseca y extratelevisiva de transmitir un mensaje de respeto de las diferencias?

–El programa trata sobre la familia en toda su complejidad. Así son las pequeñas y las grandes, como el mundo. México, Brasil, Venezuela, Estados Unidos... Todos somos una gran familia y este show muestra cómo debemos convivir y respetar nuestras diferencias, nuestras preferencias sexuales, culturales y políticas.

–¿Cómo incide dentro de la sociedad estadounidense una serie que plantea temas, como la homosexualidad, de forma tan abierta y familiar?

–Todos conocemos a personas con esas características, tenemos amigos, hermanos o primos. Y sabemos que no existe excusa para impedir que alguien esté con quien ama o forme una familia. Si queremos ser verdaderos y reales, debemos mostrar el tema con elegancia y honestidad. Es hora de que todos nos aceptemos por lo que somos.

–¿Encuentra algún parecido entre la familia Walker y las latinoamericanas, o más bien refleja las características y el funcionamiento de cierto tipo de familia estadounidense?

–No creo que los Walker tengan parecidos con las familias latinoamericanas. Sin embargo, la familia es la familia en cualquier parte del mundo. Todas son complicadas, como lo es el ser humano. Todos experimentamos amor, celos, sueños, pasiones... La gente se siente identificada con Brothers & Sisters porque, sin importar dónde vivas, todos tenemos hermanos, hermanas, padres, madres y sueños.

–¿Hasta qué punto su personaje cambiará en esta nueva temporada?

–Los personajes en las series son cual esculturas que, según las reacciones de la audiencia, pueden ir cambiando su forma. Sin embargo, no sé si mi personaje mutará. En la primera temporada estaba muy preocupado por su negocio; ahora no tanto. Lo que es claro es que mi personaje atravesará importantes cambios que tienen que ver con su intimidad y, a partir de ahí, la manera de relacionarse con los otos.

Compartir: 

Twitter
 

El tío a cargo de Ron Rifkin sale del closet en la serie.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.