espectaculos

Viernes, 26 de septiembre de 2008

TELEVISION › EL DEBATE SOBRE LAS NORMAS DE TV DIGITAL

Un ring con tres boxeadores

La mesa debate convocada por la Universidad de Palermo dio detalles sobre las normas europea, estadounidense y japonesa, pero también dejó una buena cantidad de chicanas y acusaciones cruzadas entre los representantes de cada una.

 Por Emanuel Respighi

El gobierno argentino se inclina por la norma japonesa, pero las discusiones continúan.

El anuncio de algunos voceros del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de que Argentina está estudiando la posibilidad concreta de adoptar la norma japonesa ISDB-T para la TV digital, como una resolución estratégica pensada para reforzar el Mercosur, volvió a colocar en la agenda política y mediática una decisión que se viene dilatando desde hace años. Si en 1998 el gobierno de Carlos Menem había optado por la norma ATSC estadounidense, luego el de Fernando de la Rúa la rechazó y durante el mandato de Néstor Kirchner parecía que el país se inclinaba por la europea DVB-T, el acercamiento al standard japonés pone en evidencia que la medida que se tomará responde más a cuestiones políticas y económicas que tecnológicas. Al menos ésa fue la conclusión que resultó de “La televisión digital en Argentina”, la mesa-debate que la Universidad de Palermo organizó y de la que participaron representantes de las tres normas en pugna.

Para poner en perspectiva la polémica, vale decir que lo que aparentemente el Estado argentino se encuentra próximo a definir y que tanto lobby y fuego cruzado genera de un lado y otro desde hace años no es otra cosa que la medida tecnológica más importante que tomará Argentina en las últimas tres décadas. Una decisión política-tecnológica, pero también económica, ya que el “apagón analógico” demandará en la próxima década un recambio tecnológico millonario, no sólo para los canales, sino también para los televidentes, que deberán comprar televisores con sintonizadores digitales o adquirir un decodificador. En este contexto, Juan Carlos Guidobono (director del ATSC Forum), Guillermo Wichmann (por la norma DVB) y Osvaldo Kawakita (por la ISDB) expusieron las ventajas que, en su opinión, poseen cada una de los standard que representan. Un debate no exento de acusaciones cruzadas de mentiras, chicanas y estadísticas presentadas de dudosa realidad.

El primero en hablar fue el representante estadounidense, quien defendió a la norma ATSC porque se trata del standard que más carga útil posee, a la mayor distancia posible y con una escasa potencia transmitida. “En la frecuencia de 6 MHZ como tiene Argentina, la norma transmite en carga fija 19,4 megabits por segundo, lo que permite mayor calidad de imagen y más posibilidades de interactividad. Hay que ver qué cantidad transmiten las otras normas”, chicaneó Guidobono, conocedor de que la norma europea fue pensada para transmitir 8 MHZ, el ancho de banda de la TV del Viejo Continente.

Por su parte, Wichmann prefirió hacer hincapié en que la DVB es la norma con mayor penetración a la fecha, elegida por 119 países de cinco continentes, lo que representa el 53 por ciento de la población mundial. En tal sentido, el promotor del standard europeo subrayó que la concepción de la norma europa es más homogénea y plural que las otras dos. “El japonés y el estadounidense son dos standards concebidos por el mercado de altos ingresos para comunidades de altos ingresos. El japonés casi no tiene desarrollados los decodificadores, porque es una población de alto poder adquisitivo que compra directamente televisores que permiten la TV digital. Mientras que en Estados Unidos no se venden más decos porque, como se acerca el apagón analógico, previsto para febrero de 2009, compran directamente televisores. En cambio, se sabe que por su composición socioeconómica, Argentina necesitará tener decos a bajo precio”, analizó.

Según las cifras que expuso Wichman, “en Europa ya se consiguen algunos modelos de decodificadores de TV digital a 20 euros (los más básicos), mientras que en Estados Unidos no bajan de los 130 dólares y en Brasil es mentira que hay cajas a 190 reales”. En este punto, Guidobono contraatacó diciendo que “en EE.UU. hay 160 modelos de receptores entre 50 y 70 dólares, por lo que esas cifras no son verdaderas. Además, tampoco es cierto que en Europa haya decos por 20 euros; si los hay, es porque están subsidiados y se trata de cajas básicas que no permiten interactividad”.

Con la tranquilidad de saber que en este momento la norma que promueve es la principal opción que maneja el gobierno argentino, el representante japonés se mantuvo alejado de las fuertes y constantes discusiones que mantuvieron los otros dos expositores. Cuando le llegó su turno, Kawakita prefirió ocupar su tiempo en las características técnicas que diferencian a la ISDB de las otras dos candidatas. “La norma japonesa –se explayó– tiene la posibilidad de segmentar el espacio en trece celdas, por lo que el operador puede elegir en emitir un canal en alta definición, varios en calidad standard y hasta manejar horarios según su necesidad para cada calidad. Además, posee un software mediante el cual las interferencias de sonido o imagen no se traducen en pantalla: es la única norma inmune casi 100 por ciento al ruido. Y la otra función particular de la ISDB es que tiene un único sistema de alarma en los televisores o celulares por emergencias meteorológicas o sísmicas.”

Por último, Kawakita remarcó que tanto la TV móvil digital como la recepción en móviles de HDTV y la interactividad, en la norma ISDB “no son promesas, sino que son funciones que ya están activas, tanto en Japón como en Brasil. Y contamos con el diferencial de ser la opción para lograr una interacción tecno-económica con Brasil, que no es un detalle menor para la integración del Mercosur”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.