espectaculos

Sábado, 17 de diciembre de 2005

TELEVISION › SEBASTIAN ORTEGA, DESPUES DE SU DESVINCULACION DE IDEAS DEL SUR

“Si no puedo dar el ciento por ciento, prefiero no dar nada”

Al frente de su propia empresa, el productor se plantea un año en el que “no vamos a hacer nada que no tengamos ganas de hacer”. Cómo y por qué terminó su relación con Tinelli.

 Por Emanuel Respighi

“Cada día de mi vida es, últimamente, un cóctel de buenas y malas noticias”, confiesa Sebastián Ortega, entre la resignación y la adrenalina de quien empieza a recorrer un nuevo camino, a partir de la creación de Underground, la productora de contenidos de televisión que acaba de abrir junto a Pablo Culell. Ya alejado de Ideas del Sur, la productora de Marcelo Tinelli, el hijo de Palito asume con entusiasmo su nueva etapa “solista” como abastecedor de contenidos de ficción para la temporada 2006 de Canal 9. Un desafío que lo motiva pero que, según su opinión, no se da en el contexto ideal de la industria televisiva. “Es un momento muy importante –dice– porque es una etapa de pleno armado de los equipos, en un año en el que habrá muchísima ficción. Eso a los productores nos complica la vida. Hay muchas propuestas de trabajo, lo que hace que suban muchísimo los presupuestos, debido a que todos piden mejores contratos. Hay falta de autores, directores, actores. Estamos muy limitados. Es un lindo momento para arrancar una productora de cero y con la idea de hacer tres tiras diarias...”.
Tras casi cuatro años formando parte del equipo creativo de Ideas del Sur, este año Ortega decidió encarar su propio proyecto con vistas al 2006. Para ello, el ex gerente artístico de la productora de Tinelli fundó una nueva productora independiente, que se encargará de producir las tres tiras diarias que emitirá el canal de Daniel Hadad entre las 20 y las 23 (ver aparte). “Por ahora –aclara– no estamos abiertos a otros canales. Pero no por una cuestión de exclusividad sino de responsabilidad. Con la predisposición y la confianza que el canal está depositando en una productora nueva, me perece una falta de respeto descuidar estos productos en función de ponerme a hablar con otro canal.” Señalado por muchos como “el loquito” de la industria, tanto por su temperamento e ideas televisivas como por su casi nulo apego al protocolo formal de un ambiente en el que la apariencia lo es todo, Ortega le concedió una entrevista a Página/12 en la que habla sobre los motivos que lo llevaron a alejarse de la empresa de Tinelli, las “necesidades” por las que decidió abrir su propio proyecto y la visión que posee acerca de cómo debe funcionar una productora.
–¿Qué idea de productora tiene en la cabeza?
–Yo no quiero trabajar para la productora. Estoy en una etapa en la que quiero trabajar para mí. Quiero que la productora trabaje para mis intereses. Quiero canalizar mis inquietudes en la productora. Queremos que la productora esté en función de satisfacer intereses generacionales. No es que el año que viene vamos a producir entretenimiento porque le va a venir bien a Underground, por una cuestión de mercado. Si no tenemos ganas de hacer ciclos de entretenimiento no los vamos a hacer, por más que convenga a los intereses del mercado. No voy a hacer nada que no tenga ganas.
–¿No es una visión demasiado romántica?
–Vamos a hacer lo que tengamos ganas de hacer, los proyectos que nos motiven. Nos chupa un huevo tener un superedificio reluciente. Mientras el lugar sea cómodo para trabajar, la gente esté bien y los empleados se sientan parte de un equipo, todo lo demás es anecdótico. Nos interesa hacer buenos programas, y que éstos nos representen, antes que tener una imagen de todopoderoso. Conformamos un equipo en el que compartimos necesidades. Yo ya no quiero correr atrás de nadie.
–¿De Marcelo Tinelli, por ejemplo?
–Estoy en un momento de la vida en el que descubro todo el tiempo cosas nuevas, como si volviera a tener tres años. Me asombro por todo. Creo que se debe a que estoy sintiendo el pase de manos con mis viejos: ya dejaron de estar a disposición de uno; ahora es uno el que está a disposición de ellos. El tema de dejar de ser hijo y pasar a ser padre me cambió la cabeza. Poder realizarse en lo que a uno le gusta y de la forma que cree que es la mejor, sin dejar de sentirse cómodo con uno mismo, es el desafío de esta etapa. Yo soy adicto al desafío de lo desconocido. Esa es una de las razones por las que decidí independizarme. Tenía necesidad de seguir explorando un montón de cosas. El año que viene es una gran incertidumbre, y eso me hace sentir vivo, algo que no me pasaba hace tiempo.
–Habla de necesidades, inquietudes y de sentirse vivo. ¿Le era imposible canalizar esas cuestiones a través de Ideas del Sur?
–No de la misma forma que lo venía haciendo años anteriores. En Ideas del Sur empecé a sentir que las necesidades de la productora dejaban de ser las mías, lo que me sacó entusiasmo. El año que viene la productora va a producir mucho entretenimiento y aunque hará algo de ficción, lo hará en horarios que no me excitan. En Ideas me sentí limitado. Y yo soy de los tipos que si no pueden dar el 100 por ciento, prefieren no darte nada. La forma de sentirme tranquilo es sabiendo que puedo dar todo en proyectos que me interesan. De alguna manera, nos estábamos limitando mutuamente. Sentí la necesidad de independizarme.
–¿Fue fácil tomar esa decisión?
–Fue complicado. Desde el momento que se hizo pública mi desvinculación de Ideas del Sur tuve propuestas muy interesantes de otras empresas, tanto económicas como artísticas. Me ofrecían un resguardo que hoy no tengo: contrato por varios años, sueldos que triplican lo que gano actualmente, la posibilidad de vivir un tiempo acá y otro en Estados Unidos... Y así y todo sentí que era el momento de tener libertad de forma absoluta. Muchas de esas propuestas tenían que ver con generar formatos para el exterior, pero no me interesaban. No quiero trabajar por encargo.
–¿Cómo es armar una productora de cero y arrancar con el desafío de producir tres tiras diarias?
–A mí no me gusta quedarme a mitad de camino, me gusta ir a fondo. Los miedos parten por la responsabilidad y la energía que van a consumir estos proyectos. Más que miedos, tengo inquietudes. Tengo ganas de conformar los elencos, para terminar de crear ciertos personajes, porque a mí el actor me ayuda mucho. No soy de esos productores que imponen cosas, sino soy más bien de los que dialogan con cada pata televisiva. Por ejemplo, el cuñado de Carlos Calvo en Amor mío lo iba a hacer Fabián Gianola y finalmente quedó Esteban Prol, por lo que hubo que cambiar el personaje porque se trata de actores distintos. Prol es un actor maravilloso para la comedia, porque tira muchas propuestas. Uno siempre trata de sacarle lo mejor al actor y poder volcarlo a los libros. Lo mismo me pasa con el Puma Goity, con quien me identifico mucho con su mirada de la comicidad y su análisis de los personajes. Es un gran observador de la realidad, que le permite sacarle el jugo exacto a los personajes. El diálogo con los actores es fundamental para hacer buenos programas.
–Plantea una productora de estructura y relaciones más horizontales que las actuales...
–Hacer televisión y disfrutar el hecho creativo no es incompatible. Queremos tener una sobredosis creativa de ida y vuelta con autores y actores. Ganas sobran. Aunque mi mujer después quiera asesinarme, tengo más ganas este año de estar metido en el canal que de estar tirado en la playa con mi familia. Hoy por hoy soy un privilegiado: ¿cuánta gente hay en la TV actual que puede tener libertad creativa para hacer lo que se le ocurra? No puedo dejar pasar este tipo de oportunidades.
–Una oportunidad que surgió a partir del acuerdo entre Ideas del Sur y Canal 13....
–Cuando entré a Ideas del Sur la propuesta de Marcelo estaba acompañada de muchísima libertad. Lo que Marcelo quería para la empresa coincidía con lo que yo quería. Lo que me pasó este año es que lo que yo deseaba no se correspondía con el compromiso que la productora había asumido con el 13. Sentí que se había cumplido un ciclo.
–¿Qué era lo que quería para usted y que no le podía ofrecer Ideas...?
–A mí me gusta competir. Siempre que pueda y esté dentro de mis posibilidades voy a tratar de competir en el prime time. Para mí la competencia televisiva está en el prime time, donde las posibilidades creativas son mucho mayores que en otro horario. Me gusta jugar en el prime time. No quería hacer una novela a la tarde. Y eso se lo dije a Marcelo, que supo entender mi decisión.
–¿Underground se dedicará únicamente a producir ficción o está abierta a otros géneros?
–En esta primera etapa vamos a encarar proyectos de ficción. Pero en algún momento nos van a volver las ganas y los tiempos para hacer periodísticos, como los que hicimos en Ideas... con Ser urbano y Forenses. Esta independencia tiene una contra: uno conforma equipos dentro de una productora que después los tiene que dejar. Es lo que corresponde, pero por otro lado es frustrante porque uno armó esos equipos.
–Pero mucha gente que trabajaba en Ideas del Sur terminó yéndose con usted. ¿Siente que le está robando gente a Ideas?
–No. En este caso yo no fui a buscar a nadie a Ideas... Lo que sí me pasó fue que hubo gente que me dijo que si había un lugar se querían ir conmigo. Gracias a Dios, no fueron pocos los que nos dijeron eso y hoy están trabajando con nosotros.
–¿No siente culpa por eso?
–No, porque sin que yo les propusiera algo fueron ellos los que me manifestaron sus ganas de apostar a la continuidad de un trabajo. La gente que me traje fueron personas que decidieron irse de Ideas. Por respeto, sería incapaz de robarle alguien a Marcelo. No me gustaría, tampoco, que mañana alguien se vaya de mi productora y llamara a gente que labura conmigo. Pero si la gente que está en mi empresa, por alguna razón, no está satisfecha del todo y se quiere ir a otra empresa, tengo que entenderla.
–¿El hecho de que Canal 9 tenga problemas financieros (actualmente se encuentra en convocatoria de acreedores) y que no esté instalada como una pantalla de ficción no le puede jugar en contra a una productora que recién empieza?
–Yo asumo ciertas responsabilidades. Sin embargo, Sálvame María y Criminal funcionaron muy bien. La que no funcionó fue Los Roldán, pero más porque fue muy fuerte la primera temporada que por la audiencia en sí. Igualmente, somos conscientes de que debemos generar una audiencia de ficción, de la que por ahora el canal carece. Por eso, en el verano le pedimos al canal que ponga al aire la repetición de Okupas, Tumberos y Femenino/masculino, este último con algunas modificaciones de edición y musicalización. Y además el canal compró Soy tu fan, un unitario producido por Dolores Fonzi y protagonizado por Julieta Cardinali y Tomás Fonzi. Queremos que el canal se empiece a identificar más con la ficción.

Compartir: 

Twitter
 

“A mí no me gusta quedarme a mitad de camino, me gusta ir a fondo. Más que miedos, tengo inquietudes”, dice Ortega.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared