espectaculos

Sábado, 28 de abril de 2012

VIDEO › LA COSA, VERSION DIRIGIDA POR EL HOLANDES MATTHIJS VAN HEIJNINGEN JR.

El terror siempre vuelve

La remake del film homónimo de John Carpenter, que rehacía a su vez uno que Howard Hawks dirigió en los años ’50, seguramente será más apreciada por quienes no hayan visto la anterior. En la comparación pierde tanto en términos de tensión como de paranoia.

 Por Horacio Bernades

La relación que la industria hollywoodense mantiene con John Carpenter es por lo menos paradójica. Al tiempo que vuelven una y otra vez sobre su obra previa, hallando en sus viejas películas una fuente incesante de remakes, los estudios convirtieron al Carpenter de hoy en poco menos que un desterrado, haciéndole pagar tal vez el precio de ser un sesentón, algo que en el Hollywood actual parecería estar poco menos que interdicto. En abril del año pasado, el mítico realizador logró interrumpir un ostracismo de una década entera, volviendo a la acción (con resultados apenas medianos, hay que reconocer) con Atrapada. Unos meses más tarde se estrenaba The Thing, remake del film homónimo, que rehacía a su vez uno que Howard Hawks –su maestro adoptivo– dirigió en los años ’50. The Thing es, después de Terror en la niebla (2005), Masacre en la cárcel 13 (2005) y Halloween, el comienzo (2007), la cuarta remake o paráfrasis de un film de John Carpenter que el cine de Hollywood encara en el último lustro. El sello AVH la lanzó en DVD hace unos días, con el título de La cosa (recuérdese que la versión de Carpenter se estrenó treinta años atrás en la Argentina, como El enigma de otro mundo, título con que se había conocido la de Hawks).

Si la Halloween de Rob Zombie parafraseaba la original, ésta se plantea como precuela de The Thing. Pero si no fuera que en el epílogo un husskie escapa, sobre el hielo antártico, a los disparos de un par de hombres –escena con la que la de Carpenter empezaba–, la condición de precuela quedaría subsumida por el carácter de calco que esta nueva versión tiene en relación con la anterior. Los miembros de una estación científica hallan, en un establecimiento vecino, a todos sus ocupantes muertos, entre restos de una nave espacial. Se llevan un cadáver para investigarlo y hallan signos de vida dentro de él. De una forma de vida que no se parece a las conocidas en la Tierra. Y que posee una cualidad única: la de mimetizarse con el cuerpo que le sirve de huésped, duplicándolo. Como los cadáveres de los miembros de la estación vecina lo prueban, la invasión de cuerpos practicada por la rara especie no es pacífica ni soterrada. Así como no es agradable a la vista la verdadera apariencia de la cosa, que en sus mutaciones es capaz de fusionar patas de araña con una dentadura que no tiene nada que envidiarle al Alien (algo así como su hermano mayor: el film de Carpenter sucedió en un par de años al de Ridley Scott). Además, el espécimen tiene la capacidad de partirse en dos, de dividirse y amalgamarse.

Si en algo se diferencia de la de Carpenter esta versión dirigida por el holandés Matthijs van Heijningen Jr., emparentándose a su vez con la de Hawks, es en que aquí sí hay una mujer. Y esa mujer será la heroína (no arquetípica, como lo era el personaje de Kurt Russell, sino sólo práctica). Se trata de una bióloga que no tarda en enfrentarse con un superior, típico científico más interesado en los altos intereses de la biología espacial que en la supervivencia de los suyos (lo interpreta el danés Ulrich Thomsen, conocido por La celebración, pero también por 007, el mundo no basta). Narrada en forma seca y eficaz, con unos efectos especiales que renuncian a la digitalización para volver a aquellos más físicos de los años ’80, seguramente esta tercera Cosa será más apreciada por quienes no hayan visto la anterior (si es que alguno no la vio). En la comparación perderá tanto en términos de tensión como de paranoia: el riesgo de rehacer lo que estaba espléndidamente hecho.

Compartir: 

Twitter
 

La cosa o los riesgos de rehacer lo que estaba bien hecho.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.