espectaculos

Viernes, 14 de diciembre de 2007

VIDEO › “TELEVISION X LA IDENTIDAD”

El dolor como vía a la esperanza

A beneficio de Abuelas de Plaza de Mayo, el DVD compila los tres episodios producidos por Telefé, junto con una generosa carga de extras.

 Por Eduardo Fabregat

¿Puede algo tan doloroso dejar semejante carga de esperanza? La experiencia de ver Televisión X la Identidad es ciertamente un desafío: sólo un espíritu excesivamente curtido, o la pertenencia a la siniestra ideología que sustentó el golpe cívico-militar de marzo de 1976, puede hacer que el espectador se mantenga impasible ante lo que muestra la pantalla. Las almas sensibles no podrán evitar la emoción, las lágrimas, el nudo en la garganta, y también la furia ante tamaña monstruosidad. Pero todo eso también conduce a un final sentimiento de esperanza, de confianza en el ser humano: basta ver el amor con el que se expresan los nietos recuperados, el mensaje de Estela de Carlotto, la repetición del concepto de que “verdad es libertad”, para cerrar esa experiencia audiovisual con la ilusión de un presente y un futuro más luminosos. Mañana, Página/12 ofrece a sus lectores un DVD que, a total beneficio de Abuelas de Plaza de Mayo, compila los tres episodios realizados por Telefé Contenidos. Y no hay exageración en afirmar que se trata de un lanzamiento especial, una obra necesaria.

La historia fue contada por este diario cuando se anunció la emisión televisiva: con Televisión X la Identidad, Claudio Villarruel y Bernarda Llorente (director y subdirectora artística de Telefé) se dieron el gusto de cumplir un rol social más allá de las coordenadas que rigen la TV comercial. Con guiones de Marcelo Camaño y dirección integral de Miguel Colom, TV X I abordó el tema de la apropiación de niños por parte de la dictadura con altura argumental y calidad audiovisual, multiplicando la exposición que supieron lograr ciclos como Teatro X la Identidad o Música X la Identidad gracias a un rating que terminó promediando los 19 puntos.

El primer episodio, “Tatiana”, aborda la historia de las primeras nietas recuperadas por Abuelas, las hermanas Ruarte Britos, cuyos padres fueron desaparecidos en octubre de 1977. Separadas y enviadas a diferentes orfanatos, las hermanas fueron adoptadas legalmente por un matrimonio que desconocía su historia, hasta que Abuelas pudo localizarlas y ponerlas en contacto con su verdadera identidad. El segundo capítulo, “Juan”, pone el foco en Juan Cabandié, el nieto 77, que sufrió una infancia y adolescencia caracterizada por los abusos de la familia apropiadora. El tercero, “Nietos de la esperanza”, oficia de collage de historias diversas, combinando la ficción con el registro documental y utilizando como vehículo la historia de Lucía, secuestrada junto a su madre luego del asesinato de su padre y luego entregada a una pareja de apropiadores.

Pero el DVD no sólo ofrece los episodios emitidos: en un generoso capítulo de extras se ofrecen los testimonios de Estela de Carlotto y los nietos Tatiana Ruarte Britos, Juan Cabandié, Juliana García, Victoria Donda, Sabino Abdala, Silvana Aranda y Flavia y Lorena Battistiol, junto con un documental sobre la labor de Abuelas y spots publicitarios sobre la tarea de recuperación de identidades. Todo ello conforma un testimonio conmovedor, un llamado a la toma de conciencia (“La sociedad no puede dormir tranquila cuando hay casi 500 nietos robados”, dice Abdala) y un estímulo más para los jóvenes que puedan tener dudas sobre su verdadera identidad. Todo ello, los testimonios reales y la magnífica puesta en escena, la notable labor de los actores y actrices involucrados, hacen de TV X I una obra que puede ser desgarradora, pero que termina iluminada por la esperanza que sólo produce la búsqueda de la verdad. Las Abuelas se merecían semejante homenaje.

Compartir: 

Twitter
 

“Nietos de la esperanza”, el tercer episodio.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.