espectaculos

Viernes, 17 de octubre de 2008

TEATRO

El maestro en el recuerdo

En los quince años que Von Bodecker y Neander compartieron con Marcel Marceau, tuvieron oportunidad de comprobar que el padre de Bip pertenecía a la especie de hombres que dejan marca. Y si bien hoy los discípulos han incorporado objetos de colores y usan recursos del teatro negro, confiesan que cada nueva incursión se realiza con la certeza de que “desde alguna parte el maestro nos está mirando”. “Hacia 2004 –recuerda Von Bodecker— estábamos en una cena y en la sobremesa Marceau nos empezó a hablar del fin de la vida. Ya tenía ochenta y dos años. Entonces en un momento me llamó aparte y me preguntó en voz baja si yo pensaba que alguien se acordaría de él en el futuro.” El entrevistado hace una pausa para conservar su maquillaje, se recompone y sigue: “No pude responderle enseguida. ¿Cómo es que una de las estrellas del siglo XX vacilaba en eso? Me di cuenta de que realmente quería que le contestara. Y yo no podía, estaba emocionado. Finalmente me tomó la mano, me miró a los ojos y simplemente me dijo ‘te comprendo’”. Neander no se queda atrás. “Yo guardo como una instantánea algo que pasó la última vez que él vino a Buenos Aires. La sala estaba repleta. Tras el show la gente empezó a gritar ‘olé olé olé/ Marcel/ Marceau’. Marceau estaba cansadísimo –ya era muy mayor—. pero los fans seguían ahí, cantando y pidiendo bises. El decía que estaba exhausto y que ya no se podía levantar. De repente se corrió el telón y apareció. Fue la primera vez que lo vi llorar.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El maestro en el recuerdo
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.