espectaculos

Lunes, 15 de junio de 2015

LITERATURA › OPINION

Callar al poeta

 Por Ricardo Forster *

En momentos de grandes movimientos populares se despiertan del letargo los cancerberos de la literatura de un país y deponen al poeta emancipador. Deponen al poeta porque hace de su oficio el trabajo dedicado a la emancipación del humilde, el desplazado, el silenciado. En la mente de sus contemporáneos, trabaja una lengua peronista con capital simbólico de la cultura ilustrada. Esto es lo que no perdonan: que la vanguardia estética de un fraternal amigo de los años veinte en la revista Martín Fierro haya caído en las manos de un cristiano primitivo, predicador del amor al pobre y al humilde de los sagrados evangelios en un gobierno nacional-popular. Callar al poeta, pero al poeta que quiere escribir por el destino desamparado de un pueblo sin leyes que velen por él.

Quizás, lo alcanzó una epifanía: una lengua ganada para la liberación de la masa oprimida. Una literatura ganada para la emancipación de un pueblo que en el momento de su derrumbe sabe que solo un acto de heroísmo lo salvará de la desaparición. Y así va a expresarlo. Esta muestra es una conmemoración del poeta, del hombre que fue Leopoldo Marechal. Pero aún más un viaje en la memoria de sus combates fundamentales de palabra: Adán Buenosayres (1948), El banquete de Severo Arcángelo (1965) y la ya citada Megafón, o la guerra, además de sus trabajos ensayísticos en Cuaderno de navegación. Dejar hablar al poeta es también dejar que sus libros no ocupen el olvido en una época de excursiones apresuradas por el pensamiento político argentino.

* Filósofo, secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared