futuro

Sábado, 14 de mayo de 2005

LIBROS Y PUBLICACIONES

Libros y publicaciones

FORMULAS ELEGANTES
Grandes ecuaciones de la ciencia moderna
Graham Farmelo (compilador)
Tusquets, 376 págs.

Hay ecuaciones que, independientemente de la persona que alguna vez las haya formulado, saltan de libro en libro y de paper en paper como si tuvieran vida propia (“Mi ecuación es más inteligente que yo”, llegó a confesar el mismísimo físico Paul Dirac). La razón de tal impulso autónomo podría buscarse en la eficacia que cada una de ellas muestra a la hora de describir el mundo, sus objetos y sus fenómenos, o si a la hora de la experimentación pasan la prueba con consistencia. Sin embargo, hay esferas más atractivas –al menos para el ojo– donde buscar respuesta a tal enigma: por ejemplo, la de la estética. Así lo entiende Graham Farmelo (director de comunicación científica del Museo de Ciencias de Londres, Gran Bretaña, y profesor de Física en la Northeastern University) quien en vez de conformarse con degustar las ecuaciones desde su arquitectura matemática las entiende como expresiones artísticas –similares a poemas, pinturas y esculturas– pasibles de ser catalogadas feas o bellas.

No es una idea del todo descabellada si se tiene en cuenta que lejos de ser jeroglíficos o cosa de magia, las ecuaciones son producto de la creatividad matemática de quien las formula y, como tales, están libradas a ser contempladas y producir en el espectador un goce estético. El gusto, como en el arte, es subjetivo y por tanto Farmelo reúne en su libro Fórmulas elegantes doce ensayos de doce prestigiosos científicos en los que dan su parecer al respecto y se explayan sobre la particular belleza de las ecuaciones que fundamentan diversas teorías del siglo XX. Cada rama científica está bien representada: está la ecuación de Drake (sobre las probabilidades de existencia de civilizaciones capaces de comunicarse con la Tierra); E=mc2 –tótem del siglo XX– y la ecuación de la relatividad general; la ecuación de Dirac (que describe el comportamiento del electrón y predijo la existencia de la antimateria); la ecuación de onda de Schrödinger y la ecuación de Shannon que permitió el desarrollo de Internet.

Expresión de un equilibrio perfecto, una ecuación es una declaración abstracta –dice Farmelo– cuya belleza puede estar dada por varios criterios como el de universalidad, simplicidad, inevitabilidad o utilidad, sin olvidar su poder disruptivo de cambiar la visión humana del universo para siempre.

F. K.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.