las12

Viernes, 30 de octubre de 2015

ALBUMINA

La asombrosa Julia

 Por Guadalupe Treibel

Con una monona remerita violeta, mechas naranjas y sonrisa sin par, ha hecho su entrada triunfal al universo Plaza Sésamo –el perenne programa educativo para mocitxs- Julia: flamante personaje del icónico show, primero con autismo desde que la serie fuera creada en 1969. Su llegada la pasada semana, afirman los creadores, viene con misión bajo el brazo: la de luchar contra la estigmatización que suele acompañar a los purretes que padecen la condición (1 de cada 68 en Estados Unidos) y, en paralelo, proveer herramientas a sus familias. “Queremos que los padres y los niños no sientan el autismo infantil como algo incómodo”, ofreció Sherrie Westin, responsable de esta campaña de concientización intitulada Sesame Street and Autism: See Amazing in All Children, destinada a niñxs de dos a cinco años, y explicó que –por el momento- Julia solo será digital y animada “porque es la plataforma más utilizada por estos grupos familiares”. A la espera de su versión marioneta, entonces, queda la aplicación descargable con clips e historias online destinadas a mamás y papás, además de escuelas y otras entidades pertinentes. Incluido el relato digital We’re Amazing, 1, 2, 3!, estelarizado por la muchacha en cuestión, donde se explica a nenes y nenas -amorosa y atinadamente- cómo interactuar con sus amigxs autistas; Elmo, Grover y Abby, chochxs por recibir a su nueva compañera.

“Julia es una niña que hace las cosas de manera distinta. Si tenés cinco años, y ves a otro chico de símil edad no hacer contacto visual con vos, podés pensar que no quiere jugar contigo. Y no siempre es el caso”, subraya Westin, vicepresidenta ejecutiva de Sesame Workshop, la organización sin fines de lucro detrás de Plaza Sésamo, cuyo autoproclamado objetivo continúa siendo “ayudar a que todos los niños crezcan más inteligentes, fuertes y amables”. Por lo demás, según el acta de principios de la campaña, “mientras el diagnóstico de esta condición es habitual, no lo es la comprensión pública. Y la falta de entendimiento conduce a la discriminación, el abuso verbal, incluso la violencia física. Sin más, un estudio reciente revela que los niños autistas son cinco veces más propensos a ser víctimas de bullying, trato que ninguna personita debería sufrir”.

Más en autism.sesamestreet.org

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.