las12

Viernes, 8 de enero de 2016

FOTOGRAFíA

Campeona de la selfie

Fotografías inéditas de Frida en la Casa Azul, donde puede verse su lado más masculino y desidealizado, donde las flores conviven con los bigotes sin romanticismo.

 Por Irupé Tentorio

Frida Kahlo, obsesionada con su propia imagen, se autorretrató en 132 de las 442 obras pictóricas que llevó a cabo en su Casa Azul, donde vivía junto al muralista Diego Rivera, durante los años cuarenta, en Coayacán. Frida, consagrada mundialmente después de su muerte, sostenía un histrionismo detrás de sus dolores y una fortaleza de ánimo que le otorgaban a su rostro un halo de luz sobre su cuerpo frágil y vulnerable. Su imagen legó al mundo canciones, poesías, murales, películas e infinitos relatos que la hicieron inmortal, pero como supo decir la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide, lo único que frena a la muerte es la fotografía: testigo fiel del instante en presente.

Esa cuna azul de reuniones culturales y discusiones políticas abrió las puertas a muchxs y entre tantas visitas, el fotógrafo colombiano Leo Matiz fue testigo de la intimidad de Frida y Diego. Nadando en esa cotidianidad es que Matiz con su cámara Rolleifex lo fotografió todo. La exposición fotográfica “Frida”, en la flamante Fototeca Latinoamericana (FOLA), decidió exponer alrededor de 40 de esos retratos de ella.

Hay una característica importante con respecto al mito de esta pintora y es justamente la fotografía, ya que es el vehículo a través del cual se difunde su presunta singularidad exótica y uno de los instrumentos privilegiados a la hora de reafirmar la magia de su presencia. Al día de hoy sigue siendo uno de los medios fundamentales para reforzar su biografía. En muchas de las fotografías, Frida cuestionó, mediante su manera de vestir, de hablar y su actitud corporal, la idea de feminidad con la que convivió. Por ejemplo, en varios de las fotografías tomadas por Matiz, se ve a la artista adoptando una explícita imagen masculina con su porte o puede apreciarse cómo luce sus bigotes.

Todas las fotografías fueron tomadas y copiadas en blanco y negro. Pero hay tres retratos donde la pintora se recuesta sobre un fondo blanco y la luz del atardecer ilumina parte de ese rostro de cejas espesas y ojos vibrantes que se lucían aún más cuando se recogía su cabellera con flores de colores, que aquí aparecen retocadas a color, al igual que su vestido. Mientras en una el encuadre es más abierto y mira al objetivo, en la otra, es más cerrado y posando de perfil, dirige su mirada fuera de campo acentuando el carácter evocador de la imagen con una sonrisa a medias. Con los años éstas mismas copias fueron coloreadas a la tonalidad del vestido original.

Existen otras fotografías donde se observa un tipo de relación intertextual donde aparece Frida junto a su alumna María de los Ángeles Ramos, en La Rosita donde se las ve delante de una pintura de Kahlo, fumando y tomando Coca Cola. La pintura no tiene aún nombre, sino que está en proceso una madre y su hijo con trenzas largas y faldas. Esta serie se completa con fotografías tomadas a los espacios internos de la Casa Azul, en el atelier con ventanas enormes de vidrios a la luz natural de México, y en una se ve una foto que retrata su silla de ruedas junto a un retrato que le hizo a su amante Trotsky.

Matiz cerró esta serie de retratos de Frida en los años 90 cuando regresó a tomar fotos a la Casa Azul. Entonces se ve el jardín, los murales de Diego Rivera, el atelier de Frida y su dormitorio: lecho de su muerte, donde en su diario íntimo escribió “Espero alegre la salida, y espero no volver jamás”. l

La muestra La vida relatada con el ojo: Matiz y Kahlo puede visitarse en la Fototeca latinoamericana (FOLA), en el Distrito Arcos, Godoy Cruz 2620/2626, los lunes, martes, jueves, viernes, sábado y domingo de 12 a 20 hs. Hasta el 6 de marzo de 2016. Más info: fola.com.ar/wp/

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.