las12

Viernes, 6 de marzo de 2009

MúSICA

La Pena y los elefantes

Hija de un artista de culto uruguayo, Eli-u Pena rescata temas de su padre, “El Príncipe”, en su álbum debut y defiende un proyecto con el que comparte el adn.

 Por Guadalupe Treibel

El documento de Eli-u dice “Eli-u” y, entre ojos claros, su risa cómplice invade el aire. Ella, que canta como homenaje, es la voz uruguaya que recupera cuentos de hadas, poesía familiar. Es que su padre, Gustavo “El Príncipe” Pena, fue un compositor de culto que hizo centenares de temas pero editó pocas de sus canciones. Y Eli-u cree en esas canciones. Por eso las hace sonar. “No puedo no hacerlo”, convence y contagia de naturalidad.

El manifiesto personal se llama, entonces, Creo en los elefantes y es un larga duración de doce tracks caprichosos que se pasean por el jazz rock y otros géneros musiqueros. “La elección del repertorio fue azarosa. No opté por una época o un momento; las canciones fueron clarificándose y apareciendo”, explica la mujer que, después de la muerte de su padre en 2006, se dio a la tarea de rescatar melodías, armonías y letras de casetes y otras grabaciones y seleccionó composiciones de todas las décadas, del ’70 para arriba.

“Fue establecer un vínculo que ya existía como juego, como espacio lúdico de intercambio, pero –ahora– con las condiciones cambiadas por una presencia muy fuerte a través de lo grabado, de la poesía. Recordar acompañó el duelo, lo facilitó”, agrega. Es que el juego, para la princesita, es cosa seria y su arte de disco lo anuncia con margaritas en el pecho y estrellas, lunas, peces, soles de noche, cangrejos, ángeles y (claro) elefantes.

“Quisiera despertar un día / sin culpa, sin ira / mirando a mi hija que mira / a su hija crecer”, canta en “Quisiera despertar” y el reencuentro es inevitable. “Incluso en los temas tristes hay una vuelta. No se quedan ni arriba ni abajo. Hay matices. Así de rico es el material y no puede estar en un cajón. Incluso no deja de sorprender que aparezca un tema que es un blues, un reggae, un rock, una balada, un bolero. Es asombroso cómo una misma persona puede tener tanta capacidad de facetas y músicas”, dice la chica que, en un primer momento, pensaba en convocar a diferentes artistas para interpretar al Príncipe y después entendió que debía hacerlo la gran creyente del proyecto: ella misma.

Si algo es seguro, es que las canciones de madura inocencia y llenas de luz del Príncipe, como “Creo en los elefantes” (“Yo creo en Dios y sé que no es en vano / porque me acerca a ti / Oh! mujer, niña, amiga o hermano / yo creo en ti así como creo en los elefantes”), suenan al dedillo en la voz de Eli-u.

Sobre su formación, ella dice: “Estudié psicología y soy de la línea social argentina y francesa. Igual, no soy muy ortodoxa en nada”, remata y suma: “Ejerzo, pero últimamente le estoy poniendo mucha energía al disco y la música”.

Con todo, cuando era chica la música era una constante. “Mi mamá, Gilda, tenía un grupo de bossa nova con mi padre; después estudió clarinete. Y mi abuela materna cantaba en un coro como soprano. Hay una veta musical en las mujeres”, relata. Con su padre, hacían payasadas, cantaban, grababan. Y cuando llegó la edad de la rebeldía, ¡la rebeldía fue compartida! “El me mostraba ‘Rage Against The Machine’, yo le mostraba ‘Downset’ y juntos bailábamos ‘Prince’”, recuerda.

Mientras desde su myspace (www.myspace.com/eliupena) define las canciones como pop chino (“¡No puedo catalogar el estilo! Son canciones pero el estilo es medio inclasificable”), prueba con algunas composiciones propias. “Lo hago como pasatiempo pero no me apuro. En general, grabo cosas vocales, breves, curiosidades, chistes, porque con los instrumentos no soy una maravilla.”

Eli-u presenta Creo en los elefantes el viernes 13 y sábado 14 de marzo a las 21 en La Vaca Profana, Lavalle 3683.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.