las12

Sábado, 2 de mayo de 2009

[IN CORPORE]

Partos en peligro de extinción

Oso panda, tigre, gorila, yaguareté, ballena azul. “¿Sabías que no son las únicas en peligro de extinción? ¡Las mujeres que parimos también estamos en peligro de extinción!”, advierte la Red Latinoamericana y del Caribe por la Humanización del Parto y el Nacimiento (Relacahupan) con la consigna “Por la urgente disminución de las cesáreas innecesarias”.

En la Semana Mundial por un Parto Respetado 2009 –del 11 al 17 de mayo– se va a realizar una campaña para alertar sobre el exceso de nacimientos a través de cesáreas en la actual concepción sobre alumbramientos rápidos y ultraintervenidos por la hospitalización y la tecnología. La campaña advierte de médicos que instigan, hostigan o desalientan a las mujeres a parir por sus propios medios y con sus propios cuerpos.

La cesárea en muchos casos puede salvar la vida de las mujeres y de sus hijos. Pero si es usada correctamente y no por comodidad de los médicos o para ahorrar las horas y horas que lleva el trabajo de parto –los tiempos necesarios para la llegada del bebé– que muchas veces no son bienvenidos en hospitales y clínicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un índice de alrededor de 10 o 15 por ciento de cesáreas (que puede subir en alguna institución, por ejemplo, si hay madres de mayor edad o alguna otra particularidad biológica o social) pero que nunca tendría por qué llegar al 50 o al 80 por ciento de los nacimientos, como en algunas instituciones médicas de Argentina y Latinoamérica.

“Estos índices se incrementan en las vísperas de feriados y en las fiestas navideñas y de fin de año”, advierten en Relacahupan sobre la promoción de cesáreas para la comodidad de hospitales y médicos/as. “Es oportuno recordar que la cesárea es una operación de cirugía mayor que conlleva más riesgos que un parto vaginal, tanto para la madre como para el bebé”, aseguran. En la medida que sea posible –por la posición del bebé, el deseo y la salud de la madre– el parto natural trae más beneficios para el recién nacido, es menos traumático física y emocionalmente y fomenta la lactancia materna.

Las leyes argentinas amparan el derecho a parir libremente, con respeto a los tiempos de la madre y el bebé. Pero, además, la recientemente sancionada y promulgada ley para erradicar y prevenir la violencia de género contempla como una de las formas de agresiones contra las mujeres (igual que la violencia doméstica) a la violencia obstétrica. Si un médico o una enfermera le dice a una parturienta “no grites”, “vos no sabés”, “no podés ocupar una cama”, “si antes te gustó ahora no te quejes” se está violando la ley y la mujer (o su compañero, la madre o una amiga) pueden ayudarla a exigir su derecho.

No se trata de demonizar las cesáreas, sino de fomentar los partos siempre que sea posible y nunca porque los obstetras, parteras o instituciones consideran más rápido y fácil sacar a un bebé por cirugía que dejar a una mujer pasar por el proceso que implica dar a luz. En la campaña visual –que puede mirarse a través de YouTube– la actriz y cantante Soledad Villamil resalta: “Las mujeres sabemos, las mujeres podemos parir. No dejes que corten tu poder. Deciles no a las cesáreas innecesarias”.

Más información: www.relacahupan.org // http://www.youtube.com/watch?v=239y1ai4JU

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.