las12

Viernes, 22 de mayo de 2009

LA ALDEA BLOGAL

La vida de la otra

 Por Paula Carri

Cuando algo es grave o incómodo, cuando se quiere hacer una confesión sin poner el cuerpo, entonces le pasó a una amiga. O a una amiga de una amiga, o a la amiga virtual del blog más leído del último mes: http://lepasoaunaamiga.wordpress.com. Breves y precisos, los post reflejan situaciones cotidianas, incluso menores y por lo tanto casi universales. La claridad y gracia con que los cuenta esta trabajadora de clase media invita a visitar un universo femenino –entendido éste de un modo no muy convencional– que navega sobre la chick lit pero a ritmo de post breve, desgranando un show de los estereotipos femeninos, como podría ser el del blog Bestiaria (http://bestiaria.blogspot.com). Le pasó a una amiga dispara cañonazos de verdades acerca de mujeres que cualquiera ha conocido, resumiendo el corazón del conflicto con ingenio e intensidad.

Vera cuenta para Las12 que “no era mi intención hacer un diario de mi vida privada, sino más bien catarsis sobre lo difícil que es estar bien con alguien en estos tiempos, sin resignarse, sin conformarse con menos de lo que una merece, sin postergarse o dejarse de lado. Por eso, y porque un día pensé que debía haber razones por las cuales sistemáticamente yo eligiera o sucumbiera ante la soltería”. En 4 semanas, el blog fue leído por 2000 personas, casi todas “perfectas desconocidas para mí”, cuenta la autora.

Temas tradicionales de mujeres en una realidad de país emergente que suele ser injusta con la mayoría: “Ella está casada y feliz, trabaja part-time cerca de su casa y tiene 3 preciosos hijos rubios, perfectos, maravillosos. Se va de vacaciones 1 mes por año a la playa y toma la decisión de no agrandar más la familia basada en la capacidad del vehículo familiar. ¿Querés una crisis, Fran? Te presto” (post del 22 de abril). En ese orden de contenidos, por supuesto, no podía faltar la falacia del príncipe azul: “Mientras que este príncipe no llega, ellas emprenden diversas actividades que realmente no las entusiasman, ni las hacen felices, ni las completan. Carreras universitarias que esperan no ejercer, hobbies varios, deportes, corte y confección, pintura sobre madera, repostería, intentan aniquilar el tiempo. Matar las horas. Pasar los años. Nada puede ser perenne o trascendental mientras que esperan. Y, sobre todas las cosas, nada puede ser definitivo” (post del 18 de mayo). Pero se vuelve dulce cuando relata una escena de su propia vida: “Abrí los ojos y lo tenía acostado al lado, revolviéndome el pelo. ‘Soñé una pesadilla horrible’, dijo, y me miró con miedo. ‘Contame’, atiné a contestar. ‘No, es demasiado fea, te vas a asustar. No quiero transmitírtela, quiero cuidarte’, desaprobó Juan, semidormido y meneando la cabeza con fuerza. Tan, pero tan incondicional. Tan pero tan sabio. Mi hijo Juan, casi 6 años”. Y hasta un poco ácida cuando se trata de desilusiones: “Y finalmente, dormimos juntos para descubrir que no chocaban los planetas ni la tierra se sacudía, ni la piel se nos erizaba en la medida necesaria. Luego de 6 años de fingir fraternidad, la amistad real entre nosotros surgió pero por falta de piel. Por carencia de química. Porque no quedaba otra”.

Las entradas de este blog casi siempre están acompañadas por una cita: “Esto no es un ensayo general, señores, esto es la vida” de Oscar Wilde, por ejemplo, que hace de sentencia firme a la hora de preludiar cada post.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.