las12

Viernes, 7 de agosto de 2009

EL MEGáFONO))) 2

De patentes y vacunas

Hay recursos humanos suficientes y también capacidad de articulación con países vecinos para la producción de medicamentos fundamentales. ¿Por qué no dar el primer paso?

 Por Patricia Walsh *

Entre otros debates, la gripe A reabrió uno que es clave: la producción pública de vacunas y medicamentos. Y las patentes privadas –se esté a favor o en contra como lo estamos nosotros– ya están de hecho suspendidas por la pandemia. Por eso es posible hacer bastante más que un tibio pedido del Mercosur a la OMS para “coordinar esfuerzos”. El desafío estatal es empezar a producir oseltamivir y a desarrollar la vacuna antigripe desde hoy.

En el país tenemos unos 40 laboratorios estatales de producción, incluido uno modesto de la Ciudad de Buenos Aires, la mayoría en red. Algunos ya están en condiciones de producir también antivirales. Lo que falta por parte del Poder Ejecutivo es decisión política e inversión presupuestaria.

Quien salió rápido al cruce contra la producción estatal fue el coordinador del comité de emergencia porteño. Está alineado con su jefe, Mauricio Macri, el mismo que vetó la Ley 2566 que creaba un laboratorio estatal modelo para fabricar medicamentos, ley que la Legislatura debería ratificar. Producir vacunas o genéricos, por supuesto, no es tarea de un día. Pero no dar el primer paso es no caminar nunca. ¿Qué mejor para los grandes laboratorios privados, en especial multinacionales, que ven al remedio como mercancía?

La producción estatal abarata costos y permite la accesibilidad al medicamento, planteo básico de toda política sensata de salud pública. Con ese mismo criterio, en la Ley 2960 de extensión del programa de detección precoz del cáncer génito mamario –junto al papanicolaou y la colposcopía– incluimos para determinados casos la provisión gratuita de la vacuna contra el HPV, cuyas dos marcas hoy cuestan 1333 y 2921 pesos. Esa ley, de la que somos autores, está en vías de reglamentación.

Medicamentos y vacunas deben ser un bien social. El Estado tiene recursos humanos capaces de fabricarlos con calidad. Y de coordinar con entes públicos de países hermanos. Por ahora, habrá que seguir comprando lo que haga falta. Pero no impulsar a fondo la producción estatal es ser funcional a los que hacen de la salud un inaceptable negocio.

* Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires (Nueva Izquierda).

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.