las12

Viernes, 1 de abril de 2011

POLITICA

GENERACION PRESENTE

Mucho se ha hablado de la irrupción de los jóvenes en el escenario político, sobre todo después de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner. Sin embargo, ellas, las jóvenes, son menos visibles. Las12 reunió a cinco representantes de diversas fuerzas políticas para escuchar sus voces, sus debates, lo que esperan de la militancia y lo que ésta les da y les quita.

 Por Elisabet Contrera

Participación política, derechos humanos, el Indoamericano, Cristina Fernández, las elecciones, Scioli versus Sabbatella, Unasur, la industria nacional, las importaciones, Néstor Kirchner, los jóvenes y la política, los barrios, la inflación, Garré, la militancia, la violencia hacia la mujer, la trata de personas, los medios de comunicación, la distribución de la riqueza, la renta financiera, la Asignación Universal por Hijo/a. Esta es una lista inconclusa de los temas abordados en un debate que tuvo como protagonistas a cinco jóvenes de diferentes partidos políticos. En las dos horas que duró la discusión, ellas tomaron la palabra y defendieron su postura con pasión. Son una nueva generación de militantes, con proyectos e historias colectivas, que en estas elecciones pondrán el cuerpo a sus ideales.

La muerte del ex presidente Néstor Kirchner y la última marcha por el aniversario del último golpe de Estado mostraron claramente a una masa diversa de jóvenes que despertaron del letargo impuesto en los ’90 y se animaron a cambiar el sentido de la política. El 27 de octubre pasado entraron a la Casa Rosada para gritar “fuerza Cristina” e inundaron la Plaza de Mayo en el Día de la Memoria. Esa masa está repleta de pibas que entraron sin pedir permiso a los partidos políticos. Hoy, en un año electoral, Las12 propuso a cinco jóvenes de diferentes fuerzas debatir sobre qué significa la militancia, cómo es su vida en y por la política, y cuáles son los proyectos de país que defienden y acompañan.

La cita fue en el local de Nuevo Encuentro de Lomas de Zamora, a pocas cuadras de la estación local de trenes. Daniela Gómez Carrera ofició de anfitriona. Milita desde hace seis meses en la juventud del partido, liderado por el diputado nacional y ex intendente de Morón Martín Sabbatella. Tiene 18 años y está por comenzar a estudiar medicina en la UBA. Hoy su vida está en esa “casa” (el local). “Le pusimos mucho trabajo, el otro día terminamos con el piso del patio”, contará rato después a las otras participantes de la discusión. “Me acerqué al partido de la mano de otro compañero que ya estaba militando y descubrí que a través de la participación se pueden hacer muchas cosas”, resaltó a la hora de presentarse.

La segunda en caer a la ronda fue Ana Clara Ferri, de la Juventud del Peronismo Federal. “De la línea interna de Duhalde”, aclaró enseguida. Hace ocho años que milita en el peronismo. Detrás de ella, llegó Analía Luna (28) de Libres del Sur. Está en la fuerza desde 2005. Comenzó dando una mano en prensa y ahora, recién llegada a La Plata, trabaja en el colectivo de mujeres Juana Azurduy, la pata de género del partido. La cuarta invitada fue Lourdes Rey (26), de la agrupación kirchnerista Causa Peronista, y la última, Natacha Guiñazú (28), que nació en Neuquén pero vive en La Plata. Empezó a militar once años atrás en Franja Morada y hoy forma parte de la línea interna “renovadora” del radicalismo La Cantera Popular.

Sentadas alrededor de la mesa, definieron el sentido de la política y se reconocieron en las mismas palabras: una herramienta para el cambio. Un espacio de participación. Una vocación, una forma de vida.

Lourdes (CP): Es una herramienta transformadora. Es la oportunidad de demostrar que la política no es una mala palabra, como nos hicieron creer en los ’90. Es una herramienta para el cambio y para fortalecer ciertas políticas.

Daniela (NE): Vengo de una familia de peronistas ortodoxos y soy hija de dos militantes de la JP. Por eso, crecí con la concepción de que la política es todo y soy muy consciente de ello. Hoy es un camino para demostrar que la juventud no está perdida. No creo que les pase a ustedes, pero cuando tenés 16 o 17 años los adultos dicen que nos pasamos todo el día en la computadora, que no entendemos nada, que para qué leemos los diarios. Así no es la juventud.

A. Clara (PF): Uno arranca por una utopía, querés generar un cambio desde tu lugar. Una vez que empezás y ves lo que pasa, ahí te involucras de verdad. Arrancás con una ideología y luego vas a los barrios.

Natacha (UCR): Tiene que ver con una vocación de servicio. Lo viví desde muy chiquita con mis viejos, que no tenían un lugar de gestión, pero eran militantes porque había gente que necesitaba cosas y había que meterse, involucrarse. La política es una forma de vida.

Rápida de reflejos, la militante de la Cantera Popular pasó al siguiente tema de discusión: el papel que jugó el kirchnerismo en la revalorización y el sentido de la política. En este punto, y pese a las aclaraciones de que no era nada personal, Lourdes –como referente kirchnerista– empezó a recibir los ataques y reclamos de las fuerzas opositoras.

Natacha (UCR): Por ahí se retoma la cuestión después de los ’90, pero no creo que hayan revalorizado sólo ellos a la juventud. Se dio en todos los partidos. El kirchnerismo tomó algo que estaba sucediendo a nivel global. No voy a decir que este gobierno no ha tenido lugar para la juventud, pero es un proceso.

Analía (LdS): Creo que la juventud a lo largo de la historia tuvo un espacio de participación increíble. Todos los movimientos que intentaron generar un cambio fueron sostenidos por los jóvenes. El problema fue que las estructuras políticas desgastadas tomaron la conducción, vaciaron el Estado y apagaron la expectativa de la juventud, que es la impulsora de la idealización de la política. El kirchnerisno no promovió una revalorización de la política, sino que supo ver esa necesidad.

A. Clara (PF): La intención del kirchnerismo fue crear un modelo político que se le volvió en contra. Ellos usaron métodos para sumar gente que fueron un error. Muy autoritario.

Lourdes (CP): Pero no se puede negar que en los ’90 era mal visto estar en la política. Eso nos aplacó a los jóvenes. Uno de los mayores pilares de la gestión de Néstor (Kirchner) y de la actual de Cristina (Fernández) es promover la participación plena de la juventud.

Natacha (UCR): Yo tengo recuerdo de asambleas universitarias muy importantes en los ’90.

A. Clara (PF): Creo que tiene razón ella (Daniela). Si no estás en un ambiente vinculado a la política, si no tenés alguien que te oriente, no entrás. Los pibes no se quieren involucrar.

Daniela (NE): Nosotros le damos lugar a esa idea. Hay que empezar a cambiar eso y generar el lugar para que ellos se involucren. Yo tengo Facebook, Twitter, tengo celular, me paso horas en la compu, pero también me hago el tiempo para militar.

GESTION Y MILITANCIA

Natacha (UCR): Una preocupación personal es por qué se suman los jóvenes a la política. ¿Buscan el cambio social o van en busca de algo? Yo hago la política para entregar algo.

Lourdes (CP): Más allá de las diferencias partidarias, la juventud no va en busca “de” a los partidos, sino que van a dar algo, vamos a aportar cosas. Hay una idea en común de repensar la política.

Natacha (UCR): Hoy en la gestión hay mucho joven, el joven militante no está en la gestión, está en el barrio. Me parece que hay que revalorizar la política desde el llano. No es lo mismo hacer gestión que militar. Siempre le hice críticas al radicalismo y no quiero que me den un cargo para dejarme conforme. Además, no creo que haga política un pibe que trabaja en la gestión, pero que luego llega a la casa y no le importa nada.

Lourdes (CP): Tiene que haber jóvenes en los distintos espacios. Hay pibes que están el barrio militando y hay pibes que militan desde la gestión. Se necesitan las dos patas para llevar adelante el proyecto.

A. Clara (PF): Pero todos tienen que pasar por los barrios, si no pasás por los barrios no sos realmente un militante. Hay que conocer la problemática real de cada barrio.

Lourdes (CP): Vos podés conocer la problemática, pero si no tenés alguien que lo gestione no lo podés llevar a cabo.

Analía (LdS): Hablamos de política social y el cambio real no se da por ese medio. Es un bache. Lo que necesitamos es una redistribución clara de los ingresos. No necesitamos barrios para ir ayudar, sino barrios que sean independientes económicamente. Por eso, hay que impulsar una reforma tributaria para que paguen impuestos las grandes empresas que hoy están exentas. Hay que generar políticas estructurales de cambio para que la asignación universal no sea necesaria, las manzaneras no sean necesarias.

A. Clara (PF): Lo que vos planteás es muy utópico.

Analía (LdS): No, es algo que el gobierno nacional no se anima a llevar adelante.

DE IZQUIERDAS Y DERECHAS

A esta altura del debate, ninguna quería perderse la oportunidad de opinar o retrucar aquello que no le gustaba. Ninguna se movió ni para ir al baño. Mientras algunas se imponían subiendo la voz e interrumpiendo, otras intentaban escuchar y comprender la postura del resto.

“¿Cómo ven el panorama político actual?”, preguntó la cronista y luego agregó variables: “El gobierno nacional que acusa a la derecha de desestabilizar, la derecha que reclama mano dura, y la izquierda, dividida entre los sectores K como Nuevo Encuentro y Proyecto Sur, acusada de hacerle el juego a la derecha”. Cada una respondió por la parte que le tocaba, menos Ana Clara.

Natacha (UCR): En un mundo globalizado no me parece que haya que hablar de derecha a izquierda. Me pregunto qué es el centro en nuestro país.

Daniela (NE): Yo puedo responder qué es la derecha en este país –contraatacó la joven de Nuevo Encuentro–. Son aquellos sectores que no avalan el consenso y la acción popular. El Gobierno se metió con esos poderes, no con todos, pero se metió con algunos que pisan muy fuerte. Eso hay reconocérselo.

A. Clara (PF): Yo creo que tocan esas partes por una ideología y por control. Quieren controlar lo que se dice.

Como si no hubiera escuchado a sus compañeras, la militante radical vuelve sobre su idea original.

Natacha (UCR): ¿El GEN el ARI son la derecha? No me cierra. ¿Proyecto Sur, Nuevo Encuentro, son la izquierda? Todos estos sectores están encarando políticas socialdemócratas, muy europeas.

Analía (LdS): Somos una fuerza de centro-izquierda –sale al cruce–. El modelo actual no es ni progresista ni la derecha desestabiliza. Me parece que la derecha aprovecha la oportunidad de generar un conflicto muy superficial, pero a la hora de definir posiciones es funcional al kirchnerismo. Desde el interbloque Proyecto Sur nunca apoyamos proyectos funcionales a la derecha ni que sean en retroceso de los sectores populares.

Daniela (NE): Se comete un error cuando se tilda a Nuevo Encuentro de kirchnerista. Es una fuerza nueva objetiva. Ser objetivo es reconocer lo bueno de este Gobierno, resaltarlo y acompañarlo y reconocer lo malo, denunciarlo y luchar contra ello.

SER MUJER, JOVEN Y MILITANTE

–Los partidos tradicionales, como el PJ o el radicalismo, fueron considerados por mucho tiempo como lugares dirigidos por hombres. ¿Cómo viven su militancia en el día a día en este aspecto? ¿Encuentran obstáculos por ser mujeres y mujeres jóvenes?

Lourdes (CP): En mi fuerza el 80 por ciento somos mujeres y el resto hombres, así que no nos sentimos en desigualdad de condiciones. Sé que hay partidos que tienen que aggiornarse a los cambios culturales.

Nacha (UCR): Nosotros damos una batalla doble. Somos mujeres y jóvenes. Hay que reconocer que los partidos políticos son un ámbito machista y lo vemos en quienes detentan los espacios de poder, pero la mujer sigue avanzando y no pide permiso. Es una lógica del cambio mundial.

A. Clara (PF): La mujer participa en todos los lugares. Pasa en la política como en todos los ámbitos.

Nacha (UCR): Tiene que ver con un cambio cultural. Si leés estadísticas de Francia e Italia, las mujeres logran tanta independencia que no quieren tener hijos. Están las que se ocupan de los hijos en la casa y las que hacen política en el sentido más amplio.

A. Clara (PF): Es una masculinización de la mujer.

Daniela (NE): Hay en realidad una desmasculinación de las cosas, ya que dejaron de ser sólo de los hombres.

Natacha (UCR): No creo que sea una masculinización. Me acuerdo del caso de Lilita (Carrió), que se la criticó por adelgazar y arreglarse. Uno quiere estar bien y no me parece malo, lo que no quita que no quiera enterarse, involucrarse.

Analía (LdS): Es un espacio que debemos mantener vivo y acrecentar cada día. Nuestro género tiene un condimento adicional, porque desafiamos a la sociedad que le asigna a la mujer el rol de madre y esposa. El contrapeso que se genera en algunas experiencias de mujeres militantes es que, por querer participar en política, recae sobre ellas no sólo la responsabilidad de la organización política, sino también la del trabajo, la casa y la familia. Ese es otro desafío que nos estamos dando, que cuando hablemos de una igualdad de derechos, esta sea genuina, es decir, que nuestros compañeros hombres compartan las responsabilidades a la par, para que la tarea sea justa.

TODAS EN CAMPAÑA ELECTORAL

Como cierre de la entrevista y tras dos horas de debate, ataques y chicanas, se le pidió a cada entrevistada una reflexión de cara a las próximas elecciones. ¿Qué van a defender en ellas?

A. Clara (PF): Vamos a defender un proyecto que promueve políticas serias de Estado y el consenso entre todos los partidos. La consigna es volver un poco a las bases y al desarrollo social como fuente de cambio.

Natacha (UCR): Desde el radicalismo y la Cantera Popular lo que pensamos es unidad para ganar, proyecto para gobernar. Nos parece importante la unidad dentro del radicalismo y de todo el sector socialdemócrata.

Lourdes (CP): Creemos en Cristina como proyecto nacional. En provincia, apoyamos a Scioli e impulsamos la candidatura de (Gabriel) Mariotto como vicegobernador. Necesitamos que ese cargo lo ocupe un puro del kirchnerismo para evitar un desvío del proyecto en la provincia.

Analia (LdS): Nuestro pilar es la redistribución de la riqueza y de los derechos. Impulsar la reforma tributaria y luchar contra el delito organizado. La connivencia entre las fuerzas de seguridad, la Justicia y el aparato político que promueve el delito.

Daniela (NE): Bajar más a los barrios y militar territorialmente. Multiplicar, sumar e incluir. Proyectar un modelo de inclusión local y provincial, con Martín (Sabbatella) a la cabeza. La única persona que puede profundizar el proyecto a nivel nacional es Cristina (Fernández) y en la provincia es Martín. Scioli, claramente, no representa el proyecto nacional y popular.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Constanza Niscovolos
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.