las12

Viernes, 1 de abril de 2011

DIEZ PREGUNTAS A JULIETA CANCELLI *

Pasión por Lorca

 Por Clarisa Ercolano

1) ¿Por qué elegiste a Lorca?

–Desde que conocí la obra de Federico García Lorca, hace 15 años, en una clase de teatro de la escuela de Alejandra Boero, quedé atrapada en su mundo, ese mundo crudo y poético a la vez, lírico y trágico al mismo tiempo. Creo que desde ese entonces siempre tuve la intención de realizar un espectáculo que ponga de relieve el universo femenino del que el habla en su teatro.

2) ¿Y cómo son las mujeres de ese universo?

–Las mujeres lorquianas son apasionadas, son mujeres que sueñan y desean más allá de lo que ven, en una sociedad y en un entorno que no se la pone muy fácil. Algunas son estoicas, otras trágicas y todas heroicas de una u otra manera.

3) Cruzás música y baile en tu obra. ¿Alguna de las dos te atrae más?

–Yo comencé con la actuación, pero enseguida sentí que la danza formaba parte de ello. Hoy no podría separar una de la otra. Creo que la disciplina es una herramienta que nos educa para que podamos expresarnos e interpretar con mayor sutileza y sensibilidad.

4) Decís que no hay libertad sin expresión. El teatro, la danza, ¿fueron tus modos de liberarte?

–Tampoco hay libertad sin elección... Igualmente es interesante porque la libertad para mí es poder elegir de qué modo quiero expresarme, qué clase de individuo quiero ser. En mi caso siempre, desde que tengo memoria, elegí expresarme a través del canto, la actuación y la danza. Y hoy poder hacerlo me hace sentir libre, ya que cada día vuelvo a elegirlo.

5) ¿El deseo sale de la ilusión o viceversa?

–El deseo es una fuerza poderosa que mueve al individuo, cuando ese deseo no puede materializarse, es decir, realizarse, y queda atrapado en un sentimiento de irrealidad que es la ilusión.

6) ¿Y la ilusión?

–Esa ilusión es como estar ciego. Y uno se justifica, se conforma, se resigna y no concreta. Eso es lo que termina pasando.

6) ¿A qué se debe la división tierra-creación-libertad?

–Quise representar en este homenaje al poeta y a sus mujeres, la idea de lo circular, de lo eterno. Por tanto comencé asemejando cada fragmento a las estaciones del año. Que son distintas, pero que conforman un ciclo. Y cada personaje entonces representa cada elemento, Doña Rosita es la tierra, con su anhelo y su lirismo. Yerma es esa creación que se frustra trágicamente, producto de su esterilidad. Y Mariana Pineda es la esperanza, la que trasciende la vida enfrentando su propia muerte. Como lo hizo Lorca.

7) Fuiste coreógrafa. ¿Cómo es ponerse en el lugar del otro y decirle de qué modo bailar?

–Como coreógrafa una debe interpretar la idea de un director y poner la danza al servicio de lo que se quiere transmitir. Y a la vez una debe estar muy atenta con respecto a los actores o bailarines que tiene para que puedan dar lo mejor de sí. Una se convierte en médium del movimiento. Por supuesto que siempre queda el propio sello en lo que uno hace.

8) Tus inicios fueron en la actuación. Contame cómo arrancó ese camino.

–Comencé a los 16 años en la escuela de Alejandra Boero. Tuve la suerte de tener muy buenos maestros. Luciano Suardi fue mi primer profesor, luego Claudio Tolcachir. Y más adelante salí de la escuela en busca de nuevos maestros, como Augusto Fernandes y Rubén Szchumacher. También tuve la oportunidad de viajar a Roma a estudiar Commedia dell’Arte con Leonardo Petrillo. En ese mismo viaje conocí España (Sevilla y Granada, donde nació Lorca).

9) ¿Y ahí fue una parte del clic?

–Ahí comencé a estudiar baile flamenco con grandes como Belén Maya, Yolanda Heredia y Miguel Cañas. A medida que seguía estudiando ambas disciplinas en paralelo, comencé a tomar clases de canto con Iris Guiñasu, que me formó para que pueda integrar las diferentes técnicas. Y me entrenó en la parte pedagógica. Así continué con muchos más maestros y con maravillosas experiencias laborales de las que aprendí muchísimo. De eso ya pasaron 19 años, y sigo tomando clases y profundizando cada vez más.

10) ¿Doña Rosita la soltera la hubiese pasado mejor en este siglo?

–A lo mejor sí. Pero creo que todavía a la mujer soltera se la estigmatiza más. En cambio, el hombre es un señor soltero y codiciado.

* Julieta Cancelli realiza un homenaje al poeta español en Lorca, poeta de tierra (los ?¿?¿?¿?¿ a las ?¿?¿?¿ en No Avestruz, Humboldt 1857) con música y baile flamenco creados especialmente para el espectáculo y materializado en las mujeres que salieron de su pluma. Informes en [email protected]

Trabajó como coreógrafa en El jorobado de París, en el Teatro Opera City. Protagonizó La importancia de llamarse Wilde en el Teatro del Globo, junto a Pepe Cibrián y Ana María Campoy, y El espejo para el ciclo Teatro x la Identidad. Fue bailaora solista en el Complejo La Plaza junto a Héctor Romero y en el Julio Cultural.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.