las12

Viernes, 24 de junio de 2011

[IN CORPORE]

Nacer en el sur de la Ciudad tiene cuatro veces más riesgo de muerte

“La mortalidad materna está en ascenso”, advirtió la diputada porteña María Elena Naddeo, de Diálogo por Buenos Aires. “Queremos saber qué estrategias llevar adelante para reducirlas, ya que son muertes evitables”, dijo. “Esta ciudad que ha sido pionera en salud sexual y reproductiva. Y ahora, por ejemplo, nos hemos enterado de que el Programa Materno Infantil se ha disuelto”, precisó. Mientras que la semana pasada en Las/12 las Feministas y Lesbianas por la Descriminalización del Aborto advirtieron que hay anticonceptivos que se pierden porque quedan en cuartos inundados dentro de los centros de salud porteños.

Además, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas para el 2015 –que hasta ahora la Argentina está lejos de cumplir– se propuso el anteproyecto de ley de Creación del Comité de Análisis, Estudio e Investigación de la Mortalidad Materna e Infantil, presentado por Naddeo y acompañado por Aníbal Ibarra y Diana Maffía.

“Debemos conocer por qué se mueren las mujeres y tomar decisiones para que los decesos no se repitan. La mortalidad materna es evitable en un alto porcentaje de casos. La primera causa sigue siendo el aborto”, enfatizó Naddeo. Mientras que la médica Mabel Bianco, presidenta de la Fundación de Estudios e Investigación de la Mujer (FEIM), pidió que se regularan los abortos no punibles contemplados por la ley y que se despenalizara el aborto.

Por otra parte, en plena campaña electoral, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires empapeló la ciudad con afiches que promocionaban la baja de la tasa de la mortalidad infantil con la foto de un recién nacido como marketing político.

Es cierto que bajó la muerte de bebés en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, el médico Donato Spaccavento, ex director del Hospital Argerich, no la adjudica a la gestión macrista sino al efecto de la Asignación Universal por Hijo impulsada desde el gobierno nacional. Pero además los carteles PRO muestran, justamente, el PROmedio pero no las profundas inequidades urbanas. Según datos del Ministerio de Salud porteño, la tasa de mortalidad infantil del 2010 fue de 6,7 por mil nacidos vivos.

Aunque existe una clara diferencia entre el norte y el sur de la Ciudad. En los barrios de clase media y alta como Belgrano, Colegiales y Núñez, la mortalidad infantil se redujo a la mitad en el 2009 y el 2010. La tasa actual es de 2,3 fallecimientos por mil nacimientos, es decir, casi tres veces menos que el promedio de la Ciudad.

Pero en los barrios del sur de la Ciudad, como Barracas, la Boca, Nueva Pompeya y Parque Patricios, la mortalidad infantil es mucho más alta. Al revés que en los barrios del norte, entre 2009 y 2010 la mortalidad infantil o aumentó o se redujo muy poco.

Y en el 2011 alcanza el 9,8 por mil, que son los niveles del año 2002. O sea que según dónde nazca un bebé porteño –como la hija que espera Macri y que seguramente nacerá en el norte de la Ciudad– son las posibilidades de morir o sobrevivir en el intento, ya que en los barrios del sur de la Ciudad la mortalidad infantil es casi 4 veces más alta que en los barrios del norte.

Spaccavento también resaltó otra diferencia: “Macri seguramente va a tener a su hija en un sanatorio privado. Por eso dice que va a presenciar el parto. Pero el Hospital Argerich y otros centros de salud no tienen infraestructura para que otros varones accedan al mismo derecho”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.