las12

Viernes, 17 de febrero de 2012

ENTREVISTA

En el espejo de Marita

Susana Chiarotti editó, el mismo año en que su familia vio por última vez a Marita Verón, una investigación sobre la relación entre la trata de mujeres con fines de explotación sexual y migraciones. Desde entonces ha observado el comportamiento de las redes y las respuestas políticas y judiciales a esta forma del crimen organizado. Aquí, da sus razones para considerar histórico el juicio sobre el caso Verón y lanza una idea desafiante: en lugar de perseguir al cliente, convertirlos en aliados para detectar casos de explotación.

 Por Sonia Tessa

Como abogada especializada en derechos de las mujeres, e integrante del Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belem do Pará, que funciona en la OEA, Susana Chiarotti se ha dedicado a investigar la trata de mujeres, al punto de que el año 2002 escribió un trabajo sobre tráfico internacional de mujeres y migraciones a pedido de la ONU. En estos días sigue con atención el juicio oral y público por el secuestro de Marita Verón con 13 imputados, que se realiza en Tucumán, al que considera “histórico por varias razones”. A Chiarotti la desvela la “dualidad de la moral patriarcal que naturaliza el proxenetismo”, y piensa que el foco de acción contra la trata debe estar en los clientes y los proxenetas, así como en la “corrupción y complicidades” que sostienen las redes. Esta abogada reclama cambios urgentes en la ley vigente, que considera “el gran escudo de los explotadores”, al diferenciar entre menores y mayores, y contemplar la vidriosa figura del consentimiento en el caso de las que ya cumplieron los 18 años. Desafiante, Chiarotti propone trabajar con los sindicatos de camioneros y colectiveros para intentar convertir a los “principales consumidores de trata” en aliados que detecten casos de explotación. Para ella, el caso que Susana Trimarco logró llevar a juicio después de una década es “un espejo y cada uno de los temas que se traten en el juicio debe tomarse como base de una política pública para erradicar la trata”.

¿Qué valor tiene el juicio por Marita Verón?

–A mí me parece que es un juicio histórico por varias razones pero la principal es que le va a mostrar a un público muy amplio una realidad que hasta ahora fue analizada en círculos más pequeños, porque si bien este caso se conocía, era más bien manejado en el día a día del colectivo feminista, del movimiento de mujeres y de derechos humanos pero el gran público va a poder entrar a la trama de un problema gravísimo y empezar a mirar de otra manera la problemática de la trata, a partir de este juicio.

¿El tema es tan amenazante que mucha gente elige negarlo?

–En realidad, a diferencia de otras formas de esclavitud, la esclavitud sexual de las chicas traficadas tiene el problema de chocar con el desafío de la naturalización del proxenetismo y de la prostitución que hay en nuestra sociedad. Mucha gente tiende a pensar que es un problema de algunas mujeres, que no nos va a pasar nunca a las que somos “honestas”, y entonces esa dualidad de la moral patriarcal atraviesa el imaginario de mucha gente. Es un problema de las cosas que les pasan a las chicas malas, no es algo que pueda afectar a cualquier chica, a cualquier mujer. Otras formas de esclavitud, como por ejemplo la infantil para el trabajo, los trabajos forzados en las minas, en los campamentos agrícolas o forestales no chocan con ese desafío, apenas la gente se entera, se escandaliza, se horroriza y pide que eso termine. ¿Por qué no pasa eso cuando circulamos por una carretera y vemos prostíbulos que han aparecido en los diarios o circulamos por nuestra ciudad y vemos espacios de proxenetismo que están prohibidos desde hace 80 años pero que siguen a la vista de todo el mundo? ¿Por qué? Porque precisamente hay una complicidad de la moral patriarcal que hace que invisibilicemos, naturalicemos y digamos “se lo habrán buscado”, “les habrá gustado” y a eso contribuye un mal diseño de la ley actual de trata.

¿Cuál es la dificultad de la ley vigente?

–Hay un problema grave: que divide a las mujeres en mayores y menores, concediéndoles inocencia a las menores y teniendo que probarse el engaño, la cooptación o lo forzado de la trata de las mayores, a pesar de que se encontraron papeles en blanco firmados por las chicas en un montón de espacios, los legisladores todavía no tomaron conciencia de que esa diferenciación es el gran escudo de los proxenetas.

¿En qué favorece a los explotadores?

–Claro, el dividir a las mujeres en mayores y menores y a las mayores exigirles que hayan ido contra su voluntad, lo que hace es poner a las mayores en un peligro de muerte, porque cuando allanan los espacios les preguntan a veces delante de los proxenetas si están ahí por su voluntad o no, si a eso le agregás que ellas saben que muchos de los proxenetas están aliados con la policía y que lo que digan va a ser conocido por ellos y van a tomar venganza y que a lo mejor sus explotadores entran por una puerta y salen por la otra, tenemos claro el estado de amenaza de muerte que viven estas mujeres y la insensibilidad de la ley, el grave error de la ley que nos podría explicar por qué a años de sancionada hay tan pocos procesamientos por la ley de trata.

También está la sanción social que han sufrido algunas víctimas rescatadas, que hace que muchas tengan miedo de que no les crean.

–Primero hay un problema social, que es el tema de la moral patriarcal que hace que todos y todas estemos ciegos frente al fenómeno que está en nuestra misma cara, a la vuelta de la esquina. Después, hay un problema jurídico, que es el defectuoso marco de la ley de trata, y el tercer problema es político. Ahí entramos a las dificultades para investigar, sancionar y erradicar las redes de trata, que consiste principalmente en que es uno de los delitos que no puede prosperar sin la complicidad o el silencio de la policía, sea activa o pasiva. O están involucrados en el negocio de algunos de esos espacios o hacen la vista gorda, de las dos maneras reciben una compensación económica. Entonces, ahí tenemos el problema económico y vamos al cuarto punto que es el de las brutales ganancias que deja este negocio y los intereses muy grandes, que no van a permitir ser volados de un día para el otro. Con ese dinero recaudado se compran muchas voluntades dentro del sistema de justicia, político y policial.

En el caso de Marita Verón desde la Justicia riojana avisaban con anterioridad de los allanamientos a los prostíbulos.

–Ese caso es un espejo. Así va a tener que entenderse para tomar cada tema de los que se traten en el juicio como base de una política pública para erradicar el tema de la trata. También tendríamos que empezar a enfocar en el cliente y el proxeneta y no tanto en las mujeres. Y en el tema de la trata, en todo el sistema de corrupción y complicidad alrededor de las redes. Allí es donde hay que hacer foco en el poder político, porque el tema es que ese dinero que se recauda haciendo la vista gorda a todo ese negocio de proxenetismo y tráfico, no va sólo para los recaudadores, que viene a ser la policía. Eso se traslada a diferentes cadenas de mando que puede llegar hasta el máximo poder en algunas provincias.

Si bien hay una mayor conciencia sobre el tema, aún puede oírse esa pregunta que también se escucha sobre las mujeres víctimas de violencia doméstica, eso de ¿por qué se quedan ahí?

–Está el tema de la coerción, el miedo a perder la vida, también de la indefensión aprendida que lo hemos visto en temas de violencia de género y también la cantidad de atropellos que ya han tenido estas mujeres pasado un tiempo adentro de estos lugares, y todo lo que han hecho para domesticarlas y someterlas, que hace que se deteriore su autoestima, entonces con autoestima totalmente destruida, sin fuerzas, y el temor de perder la vida si escapan. Ahí está lista, está lista. El tema es que la impunidad desalienta, desalienta a las víctimas, a los familiares de las víctimas para buscarlas y desalienta a la sociedad civil porque piensa que de este guiso de corrupción no se va a salir nunca. La impunidad tiene un efecto multiplicador del delito y muy desempoderante para las víctimas. Nomás que te muestren a una que la trajeron de vuelta de los pelos, que la ponen a castigo, o la matan o la hieren o la mutilan, olvidate, de ahí no sale nunca más nadie. Los mecanismos son múltiples, no se puede tener una actitud simplista de la persona que está segura afuera y se atreve a decir por qué no se van... ¿Adónde? ¿Con qué plata? ¿Con qué recursos? Y con familias, instituciones y sociedades que no te van a recibir con los brazos abiertos, van a dudar de vos, te van a poner entre paréntesis.

Todo el negocio se sostiene porque hay clientes.

–Vos vas a Río Gallegos y hay un barrio entero, el de las casitas. En todas las rutas del país están los prostíbulos. Entonces, no hay que hablar de por qué ella está o no está, sino que hay que pensar qué les pasa a los hombres que pueden ir en Río Gallegos con una chica de Misiones o Chaco y no le preguntan ni se preguntan qué cuerpo están explotando. Y ahí hay que empezar a trabajar también a nivel sindical. Si los choferes de ómnibus, si los choferes de camiones son los principales clientes de la trata, podrían ser también... por ahora son los principales diseminadores del sida y otras enfermedades. Pero trabajar el tema con estos sindicatos y empezar a plantearles a ellos por qué están consumiendo sexo con niñas, con jóvenes, con adolescentes que pueden haber sido compradas o traficadas, sin preguntarse nada, mostrarles que eso es una falta de humanidad, trabajar la hombría desde otro lugar también, preguntarles qué tipo de hombres son que necesitan pagar para tener sexo, son las cosas que yo pienso...

¿Un trabajo de ese tipo se debe encarar institucionalmente?

–¿Hugo Moyano alguna vez se preguntó este tipo de cosas? ¿Alguien se sentó a hablar con el sindicato de camioneros sobre esto? A mí me gustaría hacer una movida así. Me gustaría tener una reunión con el sindicato y hacerle un planteo. De hecho sabemos que los camioneros son los principales consumidores de trata, recorren todos los caminos del país y también podrían ser aliados importantes para salvar a muchas chicas traficadas. Lo ideal sería tenerlos de aliados y no del otro lado, no de cómplices de la explotación sino aliados para salvarlas. Además, si no hay clientes no hay trata y, trabajando con ellos, a lo mejor podríamos, entrando por otro lado, ir viendo este tipo de cosas. Si el camionero cree que eso es una cosa normal, que todos la hacen y que está bien, la va a seguir haciendo. Si al camionero desde el sindicato, le dan algún tipo de advertencia, le piden algún tipo de colaboración y le dicen que va a ser canalizada por algún mecanismo, muchos van a colaborar y otros no, otros van a seguir cómplices de la explotación de las personas pero muchos otros van a colaborar. A mí me parece que tenemos que trabajar por ahí, los choferes de larga distancia, los viajantes y los camioneros.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alberto Gentilcore
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.