las12

Viernes, 20 de abril de 2012

MUESTRAS

Muñeca brava

Algo de romanticismo, algo de melancolía, una pizca de humor y una dosis extra de espíritu punk es lo que puede advertirse en la muestra de Fernanda Laguna que reúne obras producidas en los últimos diez años.

 Por Dolores Curia

Ya son quince los años que Fernanda Laguna lleva produciendo un conjunto gigante de pinturas, collages, instalaciones y poesías. Durante ese tiempo también gestó —siempre en colectivo— la ya extinta Belleza y Felicidad, la editorial Eloísa Cartonera y una galería de arte en Villa Fiorito que, tras tender lazos con la Escuela Nº 44 del mismo barrio, se transformó en un secundario experimental con orientación artística único en su especie. Pero lo que ahora se trae entre manos es un doblete para ver y leer. Una muestra y un libro que saldrá a la venta los últimos días de este mes. La exposición agrupa obras desde 1994 hasta la fecha: lienzos tajeados de los ’90, obras de principios del ’00 con los materiales precarios que por ese entonces había a la vista y hasta un retrato en acrílico del galán teen Cristian Castro. Todas coinciden en sus formas redondeadas y sus tonos, y todas caben bajo la etiqueta de una tentativa “abstracción emocional”, blanda y naïve.

No confíes en lo que ves advierte la cartulina del año 2000 intervenida con garabatos infantiles y CD piratas machucados que da nombre a la muestra, para luego redondear la idea: “Ilusión óptica”. En un intento por recordarle al visitante que no sueñe con encontrar ahí algún absoluto y que, frente a las obras, las capas de sentido se escapan irremediablemente por el costado del ojo. “Al ver reunidas mis pinturas de todos estos años, fui encontrando un hilo conductor: un resto de romanticismo o melancolía al que todas llegan sin recurrir nunca del todo a la figuración. Las de 2000 y 2001 son más punks. En las de ahora, ese descontrol aparece más domesticado”, analiza Fernanda.

Algo sobre el caos y su contención aparece también en el título de su libro de poesía reunida: Control o no control (19992011). En él, la vida cotidiana toma envión y se lanza hacia la ficción más voladora. Como en ese poema en el que un ama de casa descubre que en un cuadradito de pasto de su vereda está todo el verde del planeta. “Yo no soy ninguna filósofa, así que esos son textos que hablan de las cosas de todos los días, y también de abstracciones y cosas más profundas que me pasan; son las herramientas que tengo para pensar el mundo.” Control o no control complejiza situaciones como ir a bailar, ver novelas que ahora son viejas (¡Soy Gitano!), cruzar la ciudad en moto —en “Poesía proletaria”— para vender pinceles puerta a puerta a señoras paquetas o encontrarse con una desconocida —un holograma de la mujer de los sueños de la narradora— en una playa de Bahía con 40 grados de temperatura.

Luego de lo más testimonial, el libro se desvía hacia otros personajes femeninos: Santa Felicidad, la alienígena que no les teme a los amores paranormales. Otra ama de casa fregona que pierde la cabeza entre las cacerolas oxidadas y los mates con hongos en una batalla cuerpo a cuerpo que, de tanto frotar pisos, le arranca un orgasmo a la casa animada. Hasta llegar a una parodia sobre la insurrección doméstica —en “IV Manifiesto Re-volutivo 2001”—, donde invita a revolear la franela y el detergente para hacer con el tiempo libre lo que se tenga ganas de hacer.

“Soy un poco como Zeling —dice de sí misma—, me voy copiando de los autores y los libros que me interesan, los voy absorbiendo. Me gusta deglutir lo de los otros, imitar estilos.” Lo que la lleva también a una reflexión-lamento sobre su hacer frente al teclado y queja sobre su propio estilo que, en Control o no control, aparece así: “Mi espontaneidad es simplona y escueta. / Pava”. O de forma más autoparódica todavía cuando escribe: “En este preciso instante cambio. / Debo escribir una novela ¡ahora! / realista, heterosexual y con argumento”.

No confíes en lo que ves, hasta el 1º de junio en Nora Fisch, Güemes 2967 PB, de 15 a 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.