las12

Viernes, 18 de mayo de 2012

RESCATES > NETTIE HONEYBALL

La dueña de la pelota

 Por Marisa Avigliano

Amaranta Colombina juega al fútbol desde que aprendió a correr en las tierras del Quindío, a más de doscientos setenta kilómetros de Medellín. Desarrolló un buen “puntapié” y por eso la admiran en el condominio del Niño Alacrán y en el de la Veredita. Juega todos los días y se ríe cuando le saca la pelota a uno de los centroforwards del centro deportivo El Alamo. “Sacarle la pelota al otro mientras vas corriendo y hacer un gol es lo más divertido del fútbol”, dice una nena en el patio del Mariano Acosta. Las nenas juegan al fútbol en los recreos y a más de una le gustaría tener a Amaranta en el equipo. Cuando Nattie Honeyball fundó en 1895 un club de fútbol femenino, el British Ladies’ Football Club, eran pocas las chicas que se animaban a patear la pelota. Un año antes de la fundación, Nettie publicó un aviso en los diarios buscando adeptas, pero como las postulantes no aparecían decidió salir a las calles de Londres a buscarlas –cuentan que llegó a convencer a treinta–. Poco se sabe de la vida de Nattie, poco y nada. En algunas crónicas, una dirección –27 Weston Park, Crouch End, N. London– y una J. (entre su nombre y su apellido, como si hubiera documentos pedidos o traspapelados que pudieran contar algo más de la futbolista) aparecen como prueba y testigo de su existencia. La compañía de un hombre –que podía ser su hermano, el manager y también el que acompañaba a las jugadoras en las giras provinciales– y un ojo de vidrio (el izquierdo) son los únicos datos que arman la biografía de la mujer que a los veinte años –quizás algunos más según muestran las fotos– creó el primer equipo de fútbol femenino que la historia haya reconocido. ¿Nettie Honeyball era un seudónimo? ¿Un apellido diseñado para la ocasión? ¿Nettie era su nombre o era el diminutivo de Annette, de Jeanette, de Henrietta o de cualquier otro?, quién sabe. Nattie Honeyball no aparece en los censos pero, sin embargo, sí aparece en algunos documentos dando el discurso de inauguración en High Wycombe en noviembre de 1895, recibiendo a los miles de espectadores que querían ver a las mujeres detrás de la pelota y peleando por un terreno propio –terreno que finalmente consiguió aunque era sólo de barro y que nada tenía del honrado césped verde inglés–. El discurso de Nettie festejaba la posibilidad de demostrar que las mujeres “no eran ornamentos y que todo contribuía a reconocer que la emancipación era posible, tan posible como la esperanza de ver a las mujeres decidiendo en el Parlamento”. No fue fácil llegar al festejo y tampoco decidir cómo iba a ser el atuendo del equipo. La Londres victoriana ponía a las jugadoras frente a un problema de vestuario y enaguas, ¿con qué ropa saldrían a la cancha? Finalmente el conjunto deportivo se armó con voluminosas blusas oscuras abotonadas con cuello y puños claros y amplios pantalones abullonados que terminaban debajo de la rodilla. Unas medias gruesas cubrían el resto de las piernas. El Jarrow Express publicó una nota sobre el partido: “El Club de Fútbol femenino ha jugado su primer partido y esperamos que sea el último (...) siempre habrá curiosidad por ver a mujeres haciendo cosas poco femeninas y no es de extrañar que el partido haya contado con una multitud de espectadores pero ¿a quiénes de esos espectadores les gustaría que sus hermanas o hijas estuvieran en el campo de fútbol?”. Al partido inaugural se le sumaron partidos en Escocia, partidos a beneficio, partidos en distintas ciudades británicas y aunque la agenda de las jugadoras estaba completa, la historia del club de fútbol femenino no tuvo un desarrollo fácil a lo largo de la historia. Durante la Primera Guerra Mundial las mujeres no sólo ocuparon en las fábricas el lugar de los que habían tenido que irse a la guerra, también practicaron su deporte. El béisbol en los Estados Unidos (esa historia se cuenta en la película A League of Their Own (Un equipo muy especial con Madonna, Geena Davis y Tom Hanks) y el fútbol en Inglaterra. Las alumnas de Nettie siguieron jugando pero la Federación Inglesa de Fútbol recién reconoció la Liga en los años sesenta.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.