las12

Viernes, 7 de junio de 2013

Wenders para todos

Un ciclo de cine del gran Wim Wenders planta bandera en una sala barrial de Mataderos, recuperada por los vecinos.

 Por Rosario Bléfari

Pareciera que las películas no quieren salir de las casas, y nosotras tampoco, menos aún cuando llega el frío y se trata de los clásicos del cine, más fáciles de conseguir que un estreno o una rareza. Pero, ¿no es lo suficientemente motivadora la incomparable experiencia de la pantalla grande? Al ver una película en el marco de una retrospectiva o en algún ciclo organizado en salas con pantalla grande nos acordamos de la diferencia y se renueva la promesa de no dejar pasar la oportunidad. Esta vez es en el barrio de Mataderos y en uno de esos cines, El Plata, que le ganaron a la demolición o a ser convertidos en otra cosa. Ubicado en Alberdi al 5700, es el único cine del barrio y alrededores. A partir de 2009, y gracias al reclamo de vecinos que se negaron a perderlo –juntaron 5 mil firmas y fueron al Incaa–, se lo declaró de Interés Audiovisual. Todavía es posible aprovechar en su totalidad el ciclo con entrada libre que comenzó el martes pasado del director Wim Wenders, gracias a que casi todas las películas se repiten y a que se extiende hasta el 16 de junio.

En sus películas, Wenders muestra una preocupación o una preferencia por utilizar el lenguaje de las imágenes, la fotografía y la edición –lo estrictamente cinematográfico–, como si quisiera hablar solamente con eso. Pero se ve forzado a admitir que las historias son inevitables. Ha comentado que rechaza las historias porque representan mentiras y que la mentira más grande tal vez sea que crean un contexto donde no lo hay. Al mismo tiempo, ir en contra de esto y enlazar una serie de imágenes sin las mentiras de una historia le resulta absurdo. “Las historias son imposibles, pero sin ellas no nos sería posible vivir”, ha dicho. Este tal vez sea el asunto que intenta resolver en cada uno de sus films y lo logra cuando las imágenes cuentan todo, cuando hasta los diálogos o la voz en off se vuelven significantes a la par, como la música.

Los personajes de sus películas –hombres y mujeres– son llevados muchas veces por impulsos internos o externos que no llegan a comprender del todo, a veces son la fuerza de su propio empecinamiento y otras veces son imposiciones externas. Fieles a estas fuerzas, aunque los conduzcan a circunstancias poco claras, dolorosas o teniendo que sortear demasiados obstáculos en determinado momento, toman el timón y deciden arreglar o compensar los daños producidos antes de que sea demasiado tarde. Por supuesto que en esta baraja de situaciones entra la que es o fue, para el propio Wenders el más familiar de los conflictos –para pocos no–: la relación con la producción de las películas.

Once films y un documental sobre la vida del director: El estado de las cosas (1982), Habitación 666 (1982), Paris, Texas (1984), Las alas del deseo (1987), Historia de Lisboa (1994), Los hermanos Skladanowsky (1996), Llamado a las puertas del cielo (2005). Del que se mudó, los primeros años de Wim Wenders (2007), dirigido por Marcel Wehn, es el documental que abarca los primeros pasos en la vida de director hasta su emigración a los Estados Unidos a fines de los ’70. En el transcurso del tiempo (1976), La letra escarlata (1973), El amigo americano (1977), Alicia en las ciudades (1974), esta última ya no tiene repetición y fue proyectada el primer día del ciclo. l

Cine El Plata, Juan Bautista Alberdi 5751, CABA. Entrada libre y gratuita. Las localidades pueden retirarse de lunes a viernes de 13 a 20; sábados, domingos y feriados de 10 a 22. Y también se pueden retirar 15 minutos antes. Tel.: 4635-2429.Días y horarios en museos.buenosaires.gob.ar/plata_cartelera.html

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.