las12

Viernes, 14 de junio de 2013

ESCENAS

Harta ya de estar harta

Una obra que, desde el humor, pone en escena el grito irreverente de una mujer que colapsa frente a las presiones que le impone la sociedad por el solo hecho de ser mujer.

Interpretada por María Laura Mariotti, Mujer en crisis (ejercicio de aproximación a una realidad) expone la vida de una mujer que se encuentra en pleno conflicto explosivo con ella y el mundo. A partir del tema, La Mujer hace un racconto tragicómico de su vida en su vínculo con la maternidad, su pareja, su desarrollo laboral y profesional y su sexualidad. Y justamente por ser un ejercicio, como plantea el subtítulo de la obra, el espectáculo hace una aproximación –hecha a conciencia de los autores Julián Cavero y la misma Mariotti– sobre “una” realidad, el recorte subjetivado del malestar de una mujer.

El espectáculo se desarrolla atravesando algunos momentos de la vida de esta dama donde se intercalan, con lógica en la dramaturgia de la obra, canciones como “Besos brujos” o “Nunca tuvo novio” con textos de obras como los de La señorita Julia, de Strindberg; Hamlet, de William Shakespeare; y Medea, de Eurípides; y poemas de Charles Bukowski y Pablo Neruda. Las cosas más simples del día a día de esta mujer pueden desencadenar el huracán, y esto es lo que muestra esta obra de manera irónica: desde la chocotorta para el cumple de la nena que no sale (sí, hay mujeres a las que no les sale la chocotorta) hasta la obrita de teatro de la escuela donde el personaje está vestido con un triste y ridículo disfraz de repollo para proceder a la solemne interpretación de la Sra. Repollo, pasando por una extensísima enumeración de todo lo que hizo en su vida y parece no haberle servido para nada: Pilates, yoga, origami, jardinería, squash, etc. Además, no podía faltar en el kit de la mujer estándar, la charla con la depiladora y el triste momento de la pregunta existencial acerca de por qué las mujeres se meten en tamaña tortura mensual.

El abordaje de Mujer en crisis es desde el humor. María Laura Mariotti explica que junto a Cavero desarrollaron un texto donde priman los dolores y duelos femeninos desde ese tragicómico lugar: “Por muy somera que sea la mirada sobre nosotras mismas, advertimos que a diario todas hacemos una tragedia de hechos menores. La falta de perspectiva, muchas veces, nos lleva a sentir y sumirnos en la más profunda angustia por verdaderas nimiedades. Se puede observar incluso en los medios de comunicación, que reflejan todo como un drama insalvable las veinticuatro horas del día. Y así, transcurren discusiones familiares, políticas, económicas... Con el tiempo y la distancia necesaria una se ríe de su propia sobreactuación y también se desconsuela por una decisión muy mal tomada. Con Julián no creemos, ni buscamos, ni pretendemos ser dogmáticos. Sí invitar a la reflexión, despertar la discusión, provocar los temas, su tratamiento”, dice Mariotti. A la actriz, el espectáculo le depara un desafío tan esencial como el público al teatro: “El desafío actoral es, nada más ni nada menos, que el de resistir por mí misma la poética y peripecias que derrama la obra. Sin otro artilugio ni máscara que el propio cuerpo”. “La obra invita a sentir y pensar la cotidianidad”, dice la autora y sigue: “Porque entendemos que hay salida cuando se produce la catarsis. El personaje se cuestiona, se contradice, se conflictúa, pero también se desnuda, se abre, se vacía. Y eso es sanador”.

Mariotti dice respecto del tema que decidió abordar que “la mujer parece cargar socialmente, entre muchas otras cosas, con el peso de lidiar con las emociones. Cierto es que hay una mirada femenina de las cosas, pero no es propia ni exclusiva de las mujeres. Muchos hombres la poseen y desarrollan. Se trata de una forma de abordar lo masculino y femenino que no se corresponde con el género sexual, sino con actitudes, acciones. Así, desde lo artístico me gusta lo que lleva a desarrollar una mirada femenina, introspectiva, de reflexión de los procesos emocionales. El diario hacer ya estimula por demás la faceta masculina de nuestro carácter”.

Mujer en crisis. Sábados a las 21. Teatro El Opalo, Junín 380. $ 60. Reservas: 49513392

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.