las12

Viernes, 25 de octubre de 2013

PERFILES > MILAGRO SALA

La candidata

 Por Roxana Sandá

“¡Quisieron asesinar a la Milagro!” El grito, hacia el interior de Radio Pachamama, la emisora de la Tupac Amaru, cortó el aire con cuchillo. “La Flaca”, “La Cumpa”, Milagro Sala, había quedado atrapada en lo que se definió como “una emboscada” donde casi pierde la vida y otros dos compañeros salvaron el pellejo en el hospital, heridos de bala. En esa intentona de gravedad institucional, los agresores –entre 15 y 20 hombres de las periferias del Barrio Moreno, en San Salvador de Jujuy– buscaron también pulverizar el ritual de las caravanas, la espera familiar del paso de Milagro para entregarle cartas o nuevos argumentos de lucha, las rondas de vecinxs donde se plantean las urgencias, núcleos centrales de esa construcción política y social. “Es la primera vez que sufrimos un episodio de estas características. Siempre hacemos caminatas por los barrios sin ningún incidente. Milagro está desolada, no entiende cómo pudo ocurrir esa agresión”, dijo su compañero, Raúl Noro, horas después del hecho que cerró con furia la noche del lunes.

Se cometieron muchas felonías en estas vísperas electorales. Las ofensas y el descreimiento de algunos sectores sobre la lesión de la Presidenta, el video de Juan Cabandié difundido cinco meses después de su filmación, el atentado contra el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, un hecho gravísimo al que los medios hegemónicos le dedicaron espacios ínfimos si se lo compara con la viralización que le dedicaron al episodio del candidato a diputado por el Frente para la Victoria. En el transcurso, la muerte del niño Kevin Molina en medio de un tiroteo en el barrio Zabaleta (la mención no es caprichosa). A Bonfatti volvieron a amenazarlo el sábado pasado con mensajes de texto intimidatorios, apenas una semana después del ataque a balazos en su casa, el viernes 11 de este mes. Lo de Milagro, dijo Alejandro Garfagnini, referente nacional de la Tupac Amaru en una entrevista con la Agencia Paco Urondo (APU), fue un intento de asesinato “porque tiraron contra el lugar donde estaba ella. Fue una cosa tremenda”.

A fines del año pasado, la líder de la organización jujeña confirmó que sería candidata a diputada provincial por el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular. “Estaremos donde tenemos que estar”, anunció en un acto inaugural de campaña la que anhela ser gobernadora de su provincia en 2015. Desde entonces las caminatas se les hizo carne a lxs que la acompañan en sus caravanas a La Quiaca, Humahuaca, Abrapampa, Tilcara, Maymará, Volcán, San Pedro, Palpalá, Perico, Libertador General San Martín, los barrios Gorriti, San Pedrito, Alto Verde. Todxs la vieron sostener con manos fuertes otras caras pidiendo ayuda. Por eso a Raúl Noro todavía le cuesta comprender lo que sucedió. “Estamos muy preocupados por el nivel de violencia que está generando esta campaña. Se desencadenó una agresión que no nos explicamos.”

Garfagnini comentó a APU que Milagro “está mal. Estuvo la noche muy golpeada, por los compañeros que están heridos y porque nunca pensamos que podían cometer una barbaridad. Sabemos que hay malestar en el PJ y el radicalismo. Pero nunca esperamos una emboscada de este tipo. Dispararon contra la cabecera de la caminata. Había 800 personas. Pudo pasar cualquier cosa.”

En su libro Milagro Sala. Jallalla (Colihue), Sandra Russo cuenta que “en el NOA, en la región más pobre, en la provincia más marginal, en la que más latigazos recibió en los ’90, emergió un liderazgo femenino y aymara. De ese liderazgo y de diez años de trabajo sostenido, sale hoy una organización descomunal, de una espiritualidad muy andina y muy fuerte, que se extiende a quince provincias argentinas”. Pero en estos años La Flaca debió sortear varios reveses. Las denuncias del senador radical Gerardo Morales, el mismo que en estos días salió con la velocidad de un rayo a repudiar el ataque del lunes, la expusieron sobre una trama que la enredaba al narcotráfico, la violencia, los grupos armados. Espasmos de un feudo donde aún cuesta aceptar a la mujer que les dio vuelta la taba social. Milagro nunca salió a competirle al Estado provincial, pero generó dignidades allí donde el Estado estuvo ausente. Emilio Pérsico, uno de sus compañeros de espacio kirchnerista, define con precisión el fenómeno: “La Tupac es revolucionaria porque les da poder a quienes no lo tenían”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.