las12

Viernes, 29 de septiembre de 2006

CONSEJITOS DE MARU BON BON

¡Sea la estrella de su propia película!

Queridísimo/ma/s, adorables/bles, frescas mariposas/sones, la primavera ya llegó y con ella el deseo incontrolable de salir a la aventura, o al menos al patio (quien dice patio, dice balcón, pulmón de manzana, potrero o lo que Ud. tenga a disposición), en fin, de cambiar de escenario. Que la ropa se hace liviana, que el sudor patina, que la vida loca/co nos alcanza. ¿Y por qué no aprovechar que Ud. anda liviana/ano de cascos para captar adherentes cuando no inversores/ras y/o pretendientes? ¿Y qué? ¡Haga su propia campaña de prensa!, ¡hágalo antes de que la campiña lo abandone a Ud.! O se llene Ud. de ronchas por andar con las partes al viento en lugares poco aptos para el retozo pero altamente apropiados para registrar sus meneos, que así se ahorra luz, cámara e incluso acción. Veamos los pasos necesarios para posicionarse entre las estrellas fugaces que de tanto buscar se encuentran:

1. Sea natural, natural: Pocas maneras quedan de llamar la atención en el atiborrado mercado de las carnes virtuales. Cierto es que quien anda en busca de bonitos estímulos bien se arregla en solitud y con lo que tenga a la mano, pero Ud. será capaz de convocar curiosidades haciendo lo que mejor sabe hacer ¡Sea Ud. mismo/ma!, ¡haga de cuenta que nadie le mira (en definitiva, lo más probable es que nadie lo haga) y provóquese lo mismo que le gustaría provocar en otro/tra/s. Verá que si Ud. se ve bello/lla alguien más lo hará. Y si no, abandone la depiladora ya.

2. Ponga un fondo a la medida de la coyuntura: ¿Vio cómo rinde la ecología? ¿Se fijó qué bien que quedan las causas justas? Nada mejor que poner un fin para su medio, hacer del placer necesidad y la visión de lo que busca ser mirado una militancia. Así se exculpa a mirones/nas culposos/osas y se atrae a un público nuevo, más habituado al bombo, la bandera y la vincha, hacia el combo pandero y pincha.

3. Busque compañerete/ta/s que le pidan lo que Ud. se niega: Siempre es necesario un poco de suspenso, un que sí que no, un hago como que pero cambio de opinión. Eso de ir a los bifes es un invento de la industria imperialista que ahorra cinta y derrocha líquido. Consiga un cómplice y den vueltas al asunto en lugar de ir al punto que una vez llegada se viene la bajada.

4. Jamás explique sus intenciones: Si está Ud. filmándose a sí mismo/ma que parezca que alguien más lo está haciendo por Ud. y sin su consentimiento. Nada más ameno y solaz que ver lo que no quiere ser mirado/ada y aunque Ud. lo quiera bien puede mentir que en definitiva la mentira es la base de toda conquista, aunque después Ud. la vaya descubriendo con la gracia de quien se desviste siguiendo el orden correcto de los factores que de invertirse pierden la magia (¿o Ud. se quitaría antes los calzones que las medias, ¿eh?).

Compartir: 

Twitter
 

Desparpajo, escenarios naturales y poca definición alientan el morbo y la imaginación.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.