las12

Viernes, 13 de octubre de 2006

MONDO FISHON

30 terribles años 30

 Por Victoria Lescano

Jean Paul Gaultier suele contar que su primera aproximación a la moda fueron los dibujos inspirados en las plumas y las medias de red de las cabareteras del Folies Bergére trazados a los siete años desde el pupitre de su escuela primaria.

A modo de castigo, una maestra pegó esos bocetos en la espalda del enfant estudiante y lo hizo desfilar ante toda la clase con ese print. Pero la sanción provocó el efecto contrario, el joven Jean Paul despertó sonrisas y fue celebrado entre sus compañeros de aula que hasta el momento lo ignoraban.

La semana pasada el modisto nacido en 1952 y bautizado por la prensa especializada niño terrible de la moda desde que en 1976 presentó su primera colección en París volvió a sacar rédito del apodo cuando invitó y sometió a una función privada de magia a las principales editoras de moda del mundo (léase Herald Tribune, New York Times, Vogue y Elle franceses e ingleses), y esa fue una de las múltiples acciones con las que el diseñador célebre por llevar el corsé como prenda de uso externo en la figura de Madonna celebró sus treinta años en la moda. Además de la presentación de su colección de ready to wear primavera-verano 2007 con lecturas propias y exóticas sobre el estilo deportivo (mientras la voz de Jane Fonda invitaba a hacer aerobics, las modelos exhibieron combinaciones de short de seda en gamas de naranja con blusas de organza celestes, remeras de seda con el número 30 bordado en recursos de alta costura, variaciones sobre el buzo marinero, vestidos de algodón con ribs rescatados de pantalones de jogging, viseras de alta costura, vestidos de noche con leggings y una paleta de colores que, luego de mostrar elegancia deportiva en blanco y negro, admitió el verde loro).

En simultáneo hizo un desfile retrospectivo de sus hits de moda, que comenzó con chaqueta de cuero y bustier de igual material, sus variaciones sobre el estilo marinero para mujer y hombre, el rescate de etnias con prendas que simulan tatuajes, los viajes por Oriente, una mujer de talles xxl vestida con portaligas y babydoll, un joven drag con corsé de la gira Ambition Blonde Tour.

Su talento reside además en la facilidad para cruzar mundos, democratizar los recursos de alta costura, usar la moda como recurso para abolir fronteras de sexualidades y, razas, lucirse como conductor de un programa de espectáculos dedicado al género bizarre, pero también crear ropa y accesorios para la chiquérrima firma Hermés.

Hay rumores de que Jean Paul Gaultier va a visitar pronto la Argentina para interiorizarse sobre la labor de artesanos locales consagrados al cuero. ¿Habrá una función de moda y circo criollos?

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.