las12

Viernes, 5 de julio de 2013

EL MEGAFONO

La ley de fertilización asistida, una lucha personal

 Por Fernanda Strático *

Soy mamá gracias a las técnicas de reproducción asistida. Me sometí a siete inseminaciones artificiales y durante el tratamiento perdí dos embarazos (de uno nunca me repuse). Al vivir tanto dolor y frustración en cada test que resultaba negativo, decidí pelear por una ley de cobertura de las técnicas de fertilización asistida porque son muy costosas, tanto desde lo emocional, lo corporal y lo económico. Por esa razón formé la Asociación Civil Develar, un desafío que nos llevó siete años de trabajo. Creo que pude ser mamá gracias a esa ardua tarea, porque me encontré haciendo algo que superaba mi caso particular. Entonces comprendí el verdadero sentido de la frase “lo personal es político”, y creo que no me equivoqué.

Las preguntas durante la búsqueda incomodan, ¿por qué no te acordaste antes?, ¿por qué no te embarazaste antes?, ¿el aborto fue espontáneo o inducido? Mientras, a los cuarenta te convertís en una “madre añosa”. De a poco dejás de ser una mujer que desea ser mamá para convertirte en un cuerpo fragmentado con algún trastorno. Mi historia personal hizo que la maternidad fuera una decisión difícil de tomar y que me llevó años de análisis. Cuando me aproximé a mi deseo, ya era “casi” tarde. Estaba repitiendo mi historia familiar, porque mis padres me adoptaron de grandes.

Para mí lo saludable de la ley que se sancionó es que garantiza y amplía el derecho a la salud y a la salud sexual y reproductiva. Además, no considera la infertilidad como una enfermedad: una cuestión que entraña un sustrato ideológico profundo. La pregunta fundamental que debemos hacernos en este caso es ¿por qué todas aquellas personas que desean tener un hijo no pueden acceder al mismo derecho?

Hay muchos intereses ideológicos, religiosos y económicos que fueron tocados con esta ley que, por su amplitud, es pionera en Latinoamérica y que, sin voluntad política, no se hubiera conseguido. Sin embargo, como sociedad tenemos mucho camino por recorrer aún, en el que los medios de comunicación, así como los profesionales que hablan sobre el tema y forman opinión, tienen un rol muy importante y a veces terminan desinformando. Por ejemplo, durante el debate se escucharon voces afirmando que “habría que determinar prioridades porque los presupuestos no alcanzan”, y yo creo que este modo de pensar debería ser revisado en profundidad. Estamos atravesando un cambio cultural importante luego de la sanción del matrimonio igualitario, ¿qué familia tendría más derecho y por qué? Por otra parte, ¿no existen las familias monoparentales, donde la mayoría son mujeres jefas de familia?

Celebro como mujer que esta ley saliera así, esperamos que su reglamentación esté a la altura de la amplitud que tiene, porque todxs tenemos derecho a ser padres y madres si lo deseamos.

Gracias Cuero por acompañarme y gracias Nahuel por ser nuestro hijo.

* Psicoanalista y presidenta Asoc. Civil Develar www.develar.org.ar

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared